Vinculación Tecnológica

“Oro, plata y bronce” para el CONICET en la competencia IB50K del Instituto Balseiro

Investigadores y becarios del Consejo se llevaron el primer, segundo y tercer puesto y una mención especial en la sexta edición del concurso que galardona los mejores planes de negocios.


Integrantes del proyecto ganador, “RadSafeLabs”. Foto: Gentileza Prensa IB0K.
Integrantes del proyecto ganador, “RadSafeLabs”. Foto: Gentileza Prensa IB0K.

¿Qué pasa cuando un científico, además de investigar, pone el foco en su capacidad emprendedora y apunta a crear y desarrollar propuestas tecnológico-industriales para el país? Cada año, en el marco del concurso de Planes de Negocios con Base Tecnológica que organiza el Instituto Balseiro, son cientos de estudiantes de universidades nacionales, becarios e investigadores del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) que se animan a pensar sus proyectos de investigación en clave comercial.

En su sexta edición y luego de pasar por un proceso de evaluación técnica y económica, que estuvo a cargo de tecnólogos, investigadores y expertos en economía y negocios, el ganador del desafío fue el proyecto “RadSafeLabs” integrado por los investigadores adjuntos José Lipovetzky, Mariano Gómez Berisso, y Jerónimo Blostein; los investigadores asistentes Iván Sidelnik y Martín Pérez; y los becarios doctorales, Miguel Sofo Haro, Fabricio Alcalde Bessia y Melisa Lucía Gimenez – ésta última de la Comisión Nacional de Energía Atómica-.

La empresa provee soluciones de seguridad radiológica y nuclear basadas en tecnologías innovadoras como el uso de sensores de imágenes CMOS (los que se usan para tomar fotografías en las cámaras digitales de los celulares) y de detectores de partículas. El premio consta de una suma en pesos equivalente a 30 mil dólares, que el equipo ganador podrá invertir para desarrollar su propia empresa de base tecnológica.

El segundo premio fue para el proyecto “Vedevax” que se basa en la primera vacuna recombinante contra el virus de la diarrea viral bovina, innovación que ya se encuentra patentada en Europa y en Argentina. “Se propone producir una vacuna eficiente, eficaz, segura y competitiva en el mercado local, con posibilidad de expansión hacia Latinoamérica”, postula el investigador Andrés Wigdorovitz (CONICET-INTA) y los integrantes del equipo Jimena Soledad González, Demian Bellido, Andrea Pecora, Eduardo Zabalia y Josefina Baztarrica provenientes de la Universidad Nacional de Morón, la Universidad de Buenos Aires (UBA), la Pontificia Universidad Católica Argentina (UCA), la Universidad Argentina de la Empresa (UADE) y la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ).

En tanto “Tedison” se llevó el tercer premio de la mano de sus integrantes Nahuel Olaiz, investigador asistente del CONICET en el Instituto de Física del Plasma (INFIP, CONICET-UBA), Felipe Maglietti, becario posdoctoral del Consejo en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y Matías Tellado, Ezequiel Goldberg y Sebastián Michinski, investigadores de la UBA. El proyecto se propone desarrollar y fabricar un electroporador y electrodos para el tratamiento de tumores en medicina humana y veterinaria mediante electroquimioterapia. Ésta técnica consiste en la aplicación de un campo eléctrico a la superficie del tumor, algo que permite reducir considerablemente la dosis de quimioterapia utilizada y de esta forma sus efectos adversos, según explicaron sus integrantes.

Premios Especiales

De manera de promover la iniciativa emprendedora entre becarios e investigadores, este año el CONICET participó del concurso de forma institucional otorgando un Premio Especial a Proyectos Originados en la Sociedad, equivalente a 5 mil dólares en pesos.

El proyecto meritorio de dicho premio fue para el equipo que diseñó un “Método rápido para diagnóstico del Virus Zika”, integrado por Alejandro Cassola, investigador asistente del CONICET, Juan Manuel Polledo y Daniela Castillo, investigadores del Instituto de Investigaciones Biotecnológicas (IIB-INTECH) dependiente de la Universidad Nacional de San Martín y el CONICET.

El mismo equipo también recibió el premio especial en la categoría Biotecnología, de 3.500 dólares, otorgado por el INTA.

En referencia al concurso, Juan Soria, Director de Vinculación del Consejo, quien brindó una charla en la ceremonia de premiación el pasado viernes 25 de noviembre, expresó: “Nos gratifica mucho saber que jóvenes investigadores y becarios apuesten a proyectos de investigación científica y desarrollos tecnológicos con la idea de poder dar respuestas a problemas y necesidades de la sociedad. Desde el Consejo incentivamos a que crezca el espíritu emprendedor entre la comunidad científica porque creemos que trabajar de la mano de empresas, industrias, instituciones y el Estado es una excelente alternativa para aportar al desarrollo socio-productivo del país”. Asimismo, agregó: “Cuatro de los cinco proyectos finalistas están integrados por agentes del Consejo. Esto nos enorgullece pero también nos dice que la investigación en Argentina está a la altura de los estándares de innovación, excelencia y competitividad que hoy el mercado necesita”.

La empresa Y-TEC, la Universidad Nacional del Litoral, la Secretaria de Políticas Públicas Universitarias, la Fundación Ar y el Centro de Innovación Tecnológica, Empresarial y Social (CITES) del Grupo Sancor Seguros fueron patrocinadores del concurso de Premios Especiales.

 

Acerca de IBK
El IB50K es un concurso que premia a los mejores Planes de Negocios con Base Tecnológica. El certamen está dirigido a grupos en los que al menos la mitad de sus integrantes sean jóvenes (menores de 35 años), estudiantes regulares y/o profesionales graduados de Universidades de la República Argentina en las áreas disciplinarias de Ciencias Aplicadas, Ciencias Básicas y Ciencias de la Salud. Los proyectos que se presentan en cada edición pertenecen, entre otras, a las áreas Nano y Micro-tecnología, Tecnología Aplicada a la Energía, Biotecnología, Física Médica, Tecnología Nuclear y Tecnología de la Información y las Comunicaciones.
Este año participaron representantes de nueve universidades argentinas quienes se disputaron 50 mil dólares, divididos en tres categorías, que fueron aportados por las empresas e instituciones que cada año patrocinan IB50K. Este año, además, se entregaron 18 mil dólares en premios especiales.