COVID-19

Lanzan convocatoria para participar de la última etapa de ensayos clínicos de la vacuna ARVAC Cecilia Grierson contra el COVID-19

La fórmula fue desarrollada por especialistas del CONICET, la UNSAM y el Laboratorio Cassará. La nueva etapa de evaluación requiere de la inscripción de cerca de 1800 personas.


Se lanzó la convocatoria para la inscripción de voluntarios y voluntarias que deseen participar de la segunda etapa de la fase 2/3 de evaluación de la vacuna ARVAC Cecilia Grierson

En la jornada de ayer se lanzó la convocatoria para la inscripción de voluntarios y voluntarias que deseen participar de la segunda etapa de la fase 2/3 de evaluación de la vacuna ARVAC Cecilia Grierson contra el COVID-19. El acto de lanzamiento, que tuvo lugar en el Polo Científico y Tecnológico de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, contó con la participación de Daniel Filmus, Ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación, Juliana Cassataro, líder del proyecto ARVAC e investigadora del CONICET en el Instituto de Investigaciones Biotecnológicas (IIBIO, CONICET-UNSAM), y Jorge Cassará, director comercial del Laboratorio Cassará.

Los requisitos para participar de la nueva etapa de evaluación de la vacuna son ser mayor 18 años y haberse aplicado entre dos y tres dosis de vacunas contra COVID-19 (esquema completo y hasta un refuerzo). Los interesados e interesadas deben inscribirse a través de la página web de ARVAC.

A fines de octubre del año pasado, se presentaron los resultados de la fase 1, que demostraron que la ARVAC es segura, mientras los valores preliminares de respuesta inmunológica contra diferentes variantes del SARS-CoV-2 resultaron promisorios. La fase 2/3, actualmente en curso, se divide en dos etapas. En la primera, iniciada en enero de este año, se administró la vacuna a 232 personas en dos centros de CABA (CEMIC y Clinical Pharma). Ahora se prevé el comienzo de la segunda etapa, en la que se aplicará la fórmula de ARVAC en 10 centros distribuidos en cuatro provincias argentinas y en la ciudad de Buenos Aires, y para la que se necesita la participación de 1782 voluntarios y voluntarias. Los resultados serán presentados a la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), para la aprobación de ARVAC como vacuna de refuerzo contra el COVID-19.

ARVAC se basa en la tecnología de proteína recombinante, considerada muy segura, ya que se utiliza desde hace décadas para fabricar la vacuna contra Hepatitis B, que se usa en niños y niñas recién nacidos.

En esta etapa se evaluará la seguridad e inmunogenicidad de tres ramas de ARVAC: dos monovalentes (versión Ómicron y versión Gamma) y una bivalente (Ómicron-Gamma). No obstante, Cassataro destacó que “la idea es que después de concluir los ensayos clínicos, la plataforma que usamos quede aprobada y que, si es necesario, se pueda readecuar año a año a las nuevas variantes que circulan en nuestra región”.

Por su parte, Filmus manifestó: “Quiero felicitar y destacar el desarrollo de esta tecnología, que servirá para desarrollar además otras vacunas. Esta será una vacuna de refuerzo que servirá para ahorrar la importación de vacunas de otros países. Nuestra expectativa también es que esta sea una vacuna regional, estamos trabajando para exportarla junto con los ministerios de Salud de otros países”

La investigadora del CONICET destacó, además, que cerca de 400 personas de más de 20 instituciones públicas y privadas formaron parte del proyecto, y agregó: “Ya participaron 80 voluntarios en la fase 1 y 260 en lo que va de esta fase 2 y 3. Necesitamos alrededor de 1.800 personas voluntarias más para obtener los datos científicos que avalen la aprobación de ARVAC”.