13/09/2018 | CONICET: CIENCIA EN TU VIDA
La ciudad de Paraná fue sede de una nueva edición de “Ciencia y Cerveza”
El ciclo itinerante organizado por el IPATEC de Bariloche, reunió al sector cervecero local con el científico para mejorar la calidad de sus productos.
Fotos: gentileza UNER.
Fotos: gentileza UNER.
Fotos: gentileza UNER.
Fotos: gentileza UNER.
Fotos: gentileza UNER.

En la ciudad de Paraná, provincia de Entre Ríos, se llevó a cabo la 5º edición del año del evento itinerante “Ciencia y Cerveza”. A lo largo de dos jornadas, se expusieron las tecnologías que el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) tiene disponibles para la industria cervecera. En lo que va del 2018, los productores artesanales de Mar del Plata, San Luis, Esquel y Alto Valle pudieron interactuar con el sector científico-tecnológico para mejorar las calidad de sus productos.

“Ciencia y Cerveza” es un espacio que potencia la sinergia entre el ámbito público y el privado. El evento incluye diversas actividades de índole técnico y social que nuclean a los actores más relevantes del sector como productores cerveceros artesanales de Argentina, investigadores, profesionales, estudiantes y funcionarios públicos.

La actividad en Paraná fue organizada por el Instituto Andino Patagónico de Tecnologías Biológicas y Geoambientales (IPATEC, CONICET-UNCo), junto al Centro Científico Tecnológico CONICET Santa FeCerveceros Artesanales Entre Ríos, la Secretaría de Modernización del Estado, Ciencia y Tecnología del Gobierno de Entre Ríos y la Universidad Nacional de Entre Ríos (UNER).

El primer día, por la mañana, en el Auditorio de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNER se realizó la apertura, la cual contó con la presencia de representantes de todas las instituciones participantes.

El doctor Diego Libkind, director del IPATEC y organizador principal del evento “Ciencia y Cerveza”, destacó que esta edición fue la que más instituciones organizadoras involucró. “Con mi equipo venimos recorriendo el país con el objetivo de acercar el sector científico-tecnológico con el productivo. Estamos trabajando para que muchos investigadores se sumen a nuestro trabajo en el IPATEC para encarar el desafío de vincular estos dos mundos que en apariencia son distantes y extraños. Sin embargo, hay un punto en común entre los científicos y los cerveceros: ambos somos muy apasionados en lo que hacemos”, remarcó.

Asimismo, señaló su deseo de “tratar de contagiar a los científicos para que se acerquen a ver las demandas de los productores y a los productores para que se acerquen a los científicos en busca de respuestas a sus demandas. El fruto del encuentro es sinérgico y significativo para ambas partes”, concluyó.

El Cr. Andrés Sabella, rector de la UNER, felicitó a los presentes por “tener ganas de seguir trabajando, generando políticas públicas, seguir apostando a la investigación, a la ciencia y a la tecnología”. Asimismo, celebró que las Facultades de Ciencias Económicas y de Ingeniería se unieran en esta ocasión para llevar adelante el evento Ciencia y Cerveza.

Por su parte, la Lic. Lucrecia Escandón, secretaria de Modernización del Estado, Ciencia y Tecnología del Gobierno de la Provincia de Entre Ríos, agradeció a los cerveceros “con los cuales venimos trabajando durante todo el año en actividades que ellos mismos impulsan, entusiasmados por avanzar y crecer, con enormes potencialidades en la provincia”.

Luego, el Dr. Pablo Collins, vicedirector del Centro Científico Tecnológico CONICET Santa Fe, señaló que, entre sus objetivos, “el CONICET trata de acercar la ciencia a la producción. Es muy importante que los trabajos que hacemos los investigadores se puedan transferir a la sociedad. Agradezco a la comunidad cervecera que nos permite acercar nuestro conocimiento a una bebida virtuosa”. El científico también destacó la necesidad de seguir aportando conocimiento para el desarrollo del país.

Finalmente, Mirko Pacoricona, representante de Cerveceros Entre Ríos, agradeció a la Secretaría de Modernización del Estado, Ciencia y Tecnología “que siempre nos ayuda a impulsar nuestro sector y vincularnos con la sociedad. Los cerveceros entendemos que la herramienta para fortalecernos es estar juntos y sobre todo articular con otros sectores”.

Con respecto a la necesidad de capacitación continua, expresó: “No todos tenemos formación técnica por eso nos importa que nos capaciten para mejorar, somos la cara visible de nuestras empresas y queremos ofrecer el mejor producto. La capacitación va a apuntalar la calidad de la cerveza de la provincia, queremos incorporar tecnología al momento de trabajar con levaduras”.

También participó el decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNER, Cr. Eduardo Muani.

Luego de la apertura, se realizó el espacio “El CONICET, la Universidad y las provincias se vinculan”, en el cual se compartieron experiencias y oportunidades de interacción entre científicos, académicos y cerveceros.

Luego el doctor Diego Libkind brindó los cursos teóricos: “Levaduras cerveceras y su manejo en fábrica” y “Re-utilización de levaduras”. En esta edición se sumó la proyección de “Identidad Patagonia”, audiovisual dirigido por Lucio Pugni y producido por la Universidad Nacional del Comahue que relata los desarrollos, servicios e investigaciones del grupo de Biotecnología de Levaduras del IPATEC.

El segundo día, en los laboratorios de Biología y Química de la Facultad de Ingeniería de la UNER, Libkind junto a Andrea Trochine, Julieta Burini y Carlos Bertoli (miembros del equipo del IPATEC) brindaron los talleres teórico-prácticos “Microscopía cervecera: control de calidad de levaduras en fábrica” y “Contaminantes cerveceros y su control en fábricas”. Allí, se puso a prueba la app MicroBrew.AR, aplicación gratuita del CONICET para mejorar la calidad de la cerveza artesanal.

A través de la capacitación, los productores cerveceros acceden a herramientas teóricas y técnicas para mejorar los procesos de elaboración de la cerveza, su calidad, productividad, rentabilidad y diferenciación.

En la región, la actividad cervecera despierta cada vez más interés por parte de productores caseros y artesanales. La posibilidad de acceder a una capacitación científica y conocer la disponibilidad de tecnologías para el sector permitirá abrir nuevas perspectivas de trabajo e impulsar el potencial de la actividad como generadora de recursos y nuevos puestos de trabajo.