29/11/2016 | CIENCIAS BIOLÓGICAS Y DE LA SALUD
Exploran la biodiversidad única del paraje Tres Cerros de Corrientes
El aporte de investigadores del CONICET fue clave para identificar variedades endémicas de animales y vegetales y llevar adelante un proyecto que busca valorizar la reserva natural.
La lagartija nocturna Gecko del Taragui es una de las nuevas especies descubiertas en Tres Cerros. Foto: José Miguel Piñeiro.
El imponente paisaje de los Tres Cerros puede ser descubierto en un circuito ecoturístico habilitado este año. Foto: Rodrigo Cajade.
El aporte de investigadores del CONICET fue clave para el descubrimiento de nuevas especies y la valoración del paraje. Foto: Fernando David Aguirre.
La variedad botánica es muy amplia, con variedades únicas de cactus como el Gymnocalycium angelae. Foto: Rodrigo Cajade.

En una publicación de 1855, Amado Bonpland –el célebre naturalista, médico y botánico francés radicado en Argentina-, recomendó visitar los Tres Cerros del pueblo de La Cruz, en Corrientes. “El reino animal es muy extenso, y no se conoce sino de un modo superficial, interesa mucho estudiarlo y hacer una colección completa de él”, escribió. Más de un siglo y medio después, sus observaciones se comprobaron a través de estudios desarrollados por diversos grupos de investigadores del CONICET, que verificaron que constituyen un paisaje único en el litoral mesopotámico y descubrieron nuevas especies de anfibios y reptiles.

Entre los hallazgos más importantes que se realizaron en los últimos años en el paraje –cuya denominación proviene del guaraní Ybyty Mbohapy, nombre que le dieron los nativos de la zona y que puede traducirse como Tres Cerros- se destaca el de una especie endémica de lagartija nocturna llamada Homonota taragui. En lo que respecta a la botánica, la diversidad es muy amplia e incluye géneros vegetales que fueron identificados por primera vez en Argentina.

Para preservar y continuar estudiando las particularidades de este ecosistema, que está conformado por islas rocosas que alcanzan una altura de 179 metros sobre el nivel del mar y son las únicas elevaciones de este tipo en Corrientes, en 2014 se creó una reserva natural que abarca a dos de los tres cerros: Nazareno y Chico. En agosto de 2016 se dio un paso más para la valorización de este espacio, con la habilitación de un circuito ecoturistico, que permite el desarrollo de visitas guiadas, que están a cargo de equipos que fueron especialmente capacitados por los científicos.

Aunque existen antecedentes de campañas de botánicos que realizaron colecciones y descripciones de especies endémicas en la década del ‘70, el nuevo impulso a la investigación en los Tres Cerros empezó en 2010 cuando el investigador asistente del CONICET en la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE), Rodrigo Cajade, visitó por primera vez el paraje y puso al descubierto un lugar inexplorado para la zoología.

“Como biólogo conocía los ecosistemas que funcionan como islas, como las elevaciones rocosas aisladas, que suelen presentar características únicas, por lo que me puse a buscar el punto más alto de Corrientes y apareció este lugar. Los resultados me sorprendieron desde el principio y ya en la primera campaña encontramos una especie endémica y nueva para la ciencia, una lagartija nocturna conocida vulgarmente como ‘geko’, que posteriormente describimos y clasificamos con su nombre científico como Homonota taragui”, cuenta.

Los estudios permitieron identificar más de 60 especies de anfibios y reptiles, 50 de peces y alrededor de 200 aves y 22 de mamíferos. En tanto, equipos del Instituto de Botánica del Nordeste (IBONE, CONICET – UNNE) retomaron las líneas iniciadas décadas atrás, lo que permitió contabilizar alrededor de 300 especies de plantas, entre ellas 50 que corresponden a árboles.

“Encontramos múltiples variedades de asteráceas, cactus y monocotiledóneas, entre otros. También hay unas 40 especies de helechos, algunos de los cuales solo estaban citados en Brasil y los hallamos por primera vez en Argentina”, explica Walter Medina, profesional adjunto del CONICET en el IBONE.

Se estima que en los últimos seis años más de 20 investigadores del CONICET se adentraron en los cerros, ubicados a 27 kilómetros del pueblo de La Cruz. “Las campañas generalmente duran una semana, que es un tiempo que permite instalarse en el lugar y tomar las muestras para el desarrollo de otras líneas que están abordando los becarios, que abarcan desde biodiversidad de anfibios y reptiles hasta la ecología poblacional de la especie endémica de lagartija”, explica Federico Marangoni, investigador adjunto del CONICET en el Departamento de Biología de la Facultad de Ciencias Exactas de la UNNE.

Junto con los Esteros del Iberá y el Parque Nacional Mburucuyá, los Tres Cerros son considerados una de las áreas relevantes en la biodiversidad de la provincia de Corrientes. Este aspecto es analizado en el trabajo desarrollado por María del Rosario Ingaramo, becaria posdoctoral del CONICET, quien compara las regiones de relevancia biológica con las que están protegidas a fin de determinar si efectivamente se tuvo en cuenta la zona donde se concentra la mayor riqueza.

Aunque la mayoría de las líneas de base están cubiertas, aún hay áreas de investigación que están vacantes y que presentan un gran potencial para otras disciplinas, como la arqueología y la paleontología. Dentro de la reserva, están protegidas ruinas jesuíticas que aún no han sido estudiadas. Se estima que corresponden a corrales, ya que la zona fue utilizada como campo ganadero por los pobladores de la reducción jesuítica guaraní que estuvo emplazada en la ciudad de La Cruz.

 

Circuito ecoturístico

Desde agosto, en la Reserva Natural Privada Paraje Tres Cerros se habilitó un circuito ecoturístico de acceso público. El recorrido está a cargo de guías que fueron especialmente capacitados por los investigadores que trabajaron en la zona.

Para programar una visita, se puede contactar a los guías a través de la página de Facebook de la Reserva Natural Privada Paraje Tres Cerros o por correo electrónico.

Por Cecilia Fernández Castañón. CCT Nordeste.

Sobre investigación
– Rodrigo Cajade. Investigador Asistente. Facultad de Ciencias Exactas, Naturales y Agrimensura (FACENA) UNNE.
– Roberto Salas. Investigador Asistente. IBONE.
– Federico Marangoni. Investigador Adjunto. FACENA, UNNE.
– Martín Javier Ramírez. Investigador Principal. MACN.
– Andrés Alejandro Ojanguren Affilastro. Investigador Adjunto. MACN. Adriana Marina Aranda Rickert. Investigadora Adjunta. CRILAR.
– Ariel Hernán Paracampo. Investigador Asistente. ILPLA.
– Walter Adrián Medina. Profesional Adjunto. IBONE.
– María del Rosario Ingaramo. Becaria Posdoctoral. FACENA, UNNE.
– Sandra Martin. Becaria Postdoctoral. IBONE
– Azul Courtis. Becaria Doctoral. FACENA, UNNE.
– José Miguel Piñeiro. Becario Doctoral. FACENA, UNNE.