30/10/2014 | CICLO DE ENTREVISTAS CONICET
“Estamos yendo a contrapelo de las necesidades de la humanidad”
El panel intergubernamental de la ONU señaló mejoras en las medidas para recuperar la capa de ozono. El investigador del CONICET Pablo Canziani dio detalles del informe.
El investigador Pablo Canziani. Foto: gentileza del investigador.

Fuertes lluvias en el centro y norte del país, frecuentes sequías en el sur y el oeste, y eventos climáticos de gran envergadura. El clima está cambiando y se hace sentir en la Argentina y en el mundo. Pablo Canziani, investigador principal del CONICET en la Universidad Católica Argentina (UCA), integró el Panel Internacional de Cambio Climático (IPCC) de la ONU – uno de los ganadores del Premio Nobel de la Paz 2007 – y participó en calidad de experto revisor del informe del Protocolo de Montreal que realiza cada cuatro años una evaluación minuciosa sobre el estado de la capa de ozono. Este año por primera vez se presentó “Cambio Climático 2014: mitigación del cambio climático”, un informe del IPCC que detalla los escenarios futuros en el planeta.

 

¿Cuáles son las principales conclusiones del informe?

El documento que se presentó es una síntesis que informa cómo se avanzó en las medidas para recuperar la capa de ozono, cuál su estado actual, los problemas que está generando en su vinculación con el cambio climático, en particular para el hemisferio sur, y además cómo los inconvenientes emergentes de los sustitutos de los gases que dañan la capa de ozono están convirtiéndose en una problemática que se suma al de los gases de efecto invernadero.

 

¿Hay una crisis ambiental?

Sí, lo hay a nivel ambiental global, concretamente una de tipo socio-ambiental porque tiene que ver con el modelo de desarrollo que afecta a la atmósfera y a la humanidad. Es un modelo socio-económico que no contempla el ambiente como una parte del funcionamiento del sistema. En realidad el ambiente es fundamental ya que si no está sano no hay ninguna posibilidad de desarrollo. Estamos yendo a contrapelo de las necesidades de la humanidad.

 

¿En qué estado actual se encuentra la capa de ozono?

De todos los múltiples problemas ambientales que hay, este es el único que está controlado y con posibilidades de revertirse. La Convención de Viena para la Protección de la Capa de Ozono y su implementación a través del Protocolo de Montreal y sus enmiendas han sido exitosos en la medida en que, si bien todavía no se detectaron las mejorías en la magnitud que estábamos esperando, se frenó el incremento de la crisis y las sustancias que la dañan comenzaron a disminuir en la atmósfera.

¿Y eso a qué se debió?

A un consenso que se logró luego de varios años de discusiones para proteger la capa de ozono, que era un problema comparativamente simple en comparación con otras cuestiones ambientales y se pudo encontrar rápidamente una solución que era viable económicamente. Este caso nos demuestra que se pueden tomar decisiones políticas nacionales e internacionales y que generan un beneficio para la humanidad en general.

 

¿Qué factores afectan a la capa de ozono?

Los daños los generan de manera dominante las especies halogenadas, los átomos de cloro y bromo y, en menor grado el flúor, con tiempos de permanencia en la atmósfera muy prolongados. Estos gases, cuya permanencia depende de la estructura de la molécula, se usaron hasta su prohibición a fines del siglo XX y principios del XXI, y ya se dejaron de producir. Son moléculas que liberaban cloro y bromo en la estratósfera por interacción con la radiación ultravioleta, en un proceso lento, con un tiempo de permanencia de entre 50 y 100 o más años. Hay un impacto residual que queda debido a los stocks preexistentes a esta prohibición. Estos son los famosos CFC y los gases halones. Actualmente esos gases fueron reemplazados por los HCFC y HFC, que son moléculas similares pero hidrogenadas, y que cumplen las mismas funciones en la sociedad pero que tienen una vida generalmente inferior a los 30 años. Pequeñas emisiones de estos gases pueden generar una contribución al calentamiento global, y por ende su acumulación por uso creciente en los próximos 35 años aportaría de manera significativa al cambio climático en muy poco tiempo, tal como lo indica el presente informe.

 

¿Cómo incide el ozono en el cambio climático en el presente y a futuro?

En cuanto a la capa de ozono, el principal efecto sobre el hemisferio sur, tal como se presenta en este documento, se viene produciendo en las últimas décadas durante los meses de verano. Tiene que ver con mayores temperaturas y precipitaciones en nuestro país y sequías en el centro de Chile, Australia y norte de Nueva Zelanda principalmente. La región de la pampa húmeda, hasta el sur de Brasil, es la zona del planeta probablemente con el mayor aumento de precipitaciones del siglo XX, debido a los aportes tanto de los impactos en la circulación atmosférica del agujero de ozono antártico como de los impactos climáticos de los gases invernaderos.

 

¿Y qué ocurriría con los gases de efecto invernadero?

Si no se logra una reducción de ellos y se produjera un aumento acelerado, esto traería una mayor cantidad de precipitaciones. Las regiones subtropicales del hemisferio sufrirían cada vez peores estados de sequía. También se observan cambios en la circulación oceánica del hemisferio sur y en la secuestración del dióxido de carbono atmosférico en los océanos. A su vez las reducciones de emisiones de sustancias que dañan la capa de ozono, ha generado un mayor beneficio en la reducción de presencia de gases de efecto invernadero que el propio Protocolo de Kyoto.

 

 

* Pablo Canziani es doctor en Ciencias Físicas en la Universidad Nacional de Buenos Aires. Es director del Equipo Interdisciplinario para el Estudio de Procesos Atmosféricos en el Cambio Global, en la Pontificia Universidad Católica Argentina. Además, es investigador Independiente del CONICET y docente universitario. Autor o Co-autor de más de 50 trabajos de investigación científica. Integrante de Equipos Científicos de Misiones Satelitales de la NASA. Investigador en la Misión Satelital SAC-C de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales. Miembro del Comité Científico de Conducción del Programa de Procesos Estratosféricos en el Clima – Programa Mundial de Investigación del Clima. Integrante del Panel Intergubernamental Sobre Cambio Climático de la ONU. Responsable de Ciencia y Tecnología del Diálogo Argentino (2002-2006). Premio Dr. Mario Molina 1998 a la Divulgación en la prensa escrita de los problemas de la capa de ozono. Laureado Nobel, como Integrante del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), Premio Nobel de la Paz, 2007.

  • Por Douglas Mac Donald.