CIENCIAS BIOLÓGICAS Y DE LA SALUD

Una ayuda a las plantas para protegerse de los rayos UV

Investigadores del CEFOBI encontraron que ciertos compuestos, las beta-beta xantófilas, atenúan los niveles de radiación ultravioleta que pueden ser dañinos para las plantas.


Dra. Paula Casati. Foto: CCT CONICET Rosario.

La luz solar es necesaria para la realización de la fotosíntesis como proceso vital de las plantas, sin embargo, cuando radiación UV es muy alta es peligroso para ellas.

Un grupo de trabajo del Centro de Estudios Fotosintéticos y Bioquímicos (CEFOBI, CONICET-UNR), dirigido por la investigadora principal del CONICET Paula Casati, observó que una molécula, la beta-beta xantófila, protege a las platas de esta radiación ultravioleta. Los avances científicos fueron publicados en Journal of Experimental Botany.

Julia Emiliani, del CEFOBI, como parte de sus estudios posdoctorales, llegó a esta conclusión luego de irradiar plantas mutantes en distintos pasos de la vía de síntesis de beta-beta xantófilas y otros compuestos relacionados con radiación ultravioleta y ver de qué manera toleraban o sobrellevaban esta exposición.

“La síntesis de estos compuestos tiene muchos pasos, entonces ella hizo un trabajo muy minucioso y de esa manera pudo determinar que las beta-beta xantófilas, que tienen un rol importante en la protección contra niveles altos de la luz blanca, también protegen a las plantas frente al daño con radiación ultravioleta”, cuenta Casati.

Las conclusiones del grupo indican que las plantas que acumulan beta-beta xantofilas son más tolerantes a la radiación UV que las que no lo tienen, y estas últimas además son mucho más sensibles. “Las xantófilas disipan los excesos de energía que dañan a la planta y le impiden crecer bien”, explica Casati, y agrega: “No se sabía nada acerca de un posible rol de estos compuestos en protección contra la radiación ultravioleta en plantas, si había algunos reportes en algas y en otras especies de microorganismos”.

“Tanto las xantófilas como los flavonoides poseen propiedades antioxidantes, entonces además de hacerle bien a la planta, los cultivos que tienen estos compuestos no solo pueden crecer mejor en un ambiente natural sino que además tienen beneficios para quien luego las va a consumir” cuenta Casati.

En el laboratorio del CEFOBI estudian cómo las plantas sintetizan compuestos que absorben la radiación ultravioleta y las protegen. Desde hace muchos años trabajan con un tipo de compuestos que se llaman flavonoides que son los más conocidos y los más estudiados y aceptados porque se acumulan sobre la epidermis de las plantas, que es la capa superficial, y absorben la luz ultravioleta. “Las beta-beta xantófilas se conoce desde hace tiempo que protegen a las plantas de exceso de luz visible, es decir, la luz que las plantas utilizan para hacer fotosíntesis y crecer”, destaca la investigadora.

El equipo de trabajo se completa con María Lorena Falcone Ferreyra, investigadora adjunta del CONICET y Evangelina Maulión, ambas del CEFOBI; Eduardo José Rodríguez, investigador independiente del CONICET en el Instituto de Biología Molecular y Celular de Rosario (IBR, CONICET-UNR); y Lucio D’Andrea y Manuel Rodríguez-Concepción, del Centro de Investigación Agrigenómica (Crag) de Barcelona.

Por Ana Paradiso – CCT CONICET Rosario.