12/08/2016 | Vinculación Tecnológica
Se consolida la Unidad Tecnológica para la salud, producción y calidad animal
Con la designación de un coordinador general, la primer Unidad Tecnológica constituida por el CONICET avanza para dar respuesta a las demandas del sector.
Juan Soria, Director de Vinculación Tecnológica del CONICET, durante la presentación del Coordinador de la UT, Foto: CONICET Fotografía.

El CONICET impulsa el agrupamiento de sus numerosas capacidades, servicios y tecnologías bajo la figura de Unidades Tecnológicas (UT) para promover y facilitar las actividades de transferencia de cara a la demanda de los sectores socio-productivos. Estas funcionan en una red de nodos interconectados que trabajan en distintos lugares del país en temas similares. La primera que funciona como tal en el Consejo es la de Salud, Producción, Seguridad y Control de Calidad Animal, conformada en noviembre de 2015 e integrada por quince centros de investigación relacionados a la temática.

El jueves 11 de agosto la Dirección de Vinculación Tecnológica presentó el Coordinador General de esta UT, una pieza clave en la gestión y desarrollo institucional y comercial de la misma.

“Poder contar con Unidades Tecnológicas cambia la lógica de transferencia y aumenta nuestra capacidad y sinergia entre los grupos de investigación para dar respuesta a las necesidades del sector productivo”, resaltó Juan Soria, Director de Vinculación Tecnológica del Consejo, y agregó: “Tenemos expectativas de que esto pueda dinamizar nuestro vínculo con la industria. Queremos que la vinculación sea un elemento más de la vida cotidiana en la relación investigadores- empresa”.

El especialista seleccionado es el Dr. Matias Nardello, médico veterinario con una amplia experiencia en el sector ganadero y agropecuario y un vasto recorrido profesional en el sector privado vinculado al asesoramiento técnico, desarrollo de mercados y promoción técnica tanto en Argentina como en países periféricos y de Centroamérica. “Es un orgullo poder trabajar en el CONICET con investigadores de renombre en el área y en una unidad muy ambiciosa que abarca muchos temas que la industria actualmente demanda continuamente”, afirmó. También agregó: “Es un nuevo desafío que representa la consolidación de los 15 nodos de investigación que hay en el país e intentaremos reunir a todos los servicios y capacidades para poder ofrecerlos de la mejor manera a las empresas que estén dispuestas a pagar por ellos, y así motorizar la vinculación tecnológica”.

Como intermediario entre las Unidades Ejecutoras y el Comité Interno de la UT, las funciones del coordinador son:identificar y promover las capacidades y los servicios de los nodos; potenciar la complementación entre ellos; desarrollar una oferta tecnológica aplicada; explorar las necesidades del sector; y establecer una relación estrecha con los actores clave del área.

Un aspecto que el especialista se propone potenciar es la comunicación y el marketing. “Son aspectos claves en esta nueva forma de trabajo; la marca CONICET es muy potente y entonces hay que instalarla en las empresas”, aseguró.

La comunicación interna y externa de la UT también fue un aspecto resaltado por Soria: “La vinculación es algo que requiere tiempo, de construcción de confianza y de relaciones cara a cara. En el CONICET tenemos los servicios, las capacidades y las tecnologías pero necesitamos de los especialistas que le agregan un valor a la vinculación. El trabajar en redes disciplinares y que podamos brindar soluciones con las capacidades que tenemos en el Consejo es algo que va a afianzar y consolidar más en la medida que nos comuniquemos de manera fluida entre los equipos”.

Las capacidades que ofrece la UT cubren áreas que van desde la prevención, diagnóstico y tratamiento en salud animal, hasta nutrición, producción sustentable y mejoramiento genético y reproductivo. A modo de ejemplos la UT puede brindar servicios en diagnóstico de patógenos y genéticos, puede participar en el desarrollo de nuevas vacunas y nuevos medicamentos, tanto en la formulación como en la realización de ensayos preclínicos. Dentro de sus capacidades destacadas, la UT puede intervenir en el mejoramiento de la nutrición de animales, en evaluaciones genéticas de reproductores, o en la reproducción asistida en especies de interés pecuario; también puede brindar servicios en seguridad y control de calidad en alimentación animal y vacunas.

Instituciones que integran la UT

La UT Producción y Salud Animal se estableció mediante un acta acuerdo firmada por los representantes del CCT Rosario, Centro de Referencia para Lactobacilos (CERELA, CONICET- FECIC), Centro de Estudios Parasitológicos y de Vectores (CEPAVE, CONICET-UNLP), CIT Formosa, CIT Santiago del Estero, CIVETAN (CIVETAN, CONICET- UNCPBS-CIC), Instituto de Ecología, Genética y Evolución de Buenos Aires ( IEGEBA, CONICET-UBA), Instituto de Biología y Medicina Experimental (IBYME, CONICET- Fund. IBYME), Instituto de Ciencias Veterinarias del Litoral (ICIVET-Litoral, CONICET-UNL), ICT Milstein, Instituto de Genética Veterinaria “Ing. Fernando Noel Dulout” (IGEVET, CONICET-UNLP), Instituto de Investigaciones Biotecnológicas – Instituto Tecnológico Chascomús (IIB-INTECH,CONICET-UNSAM), Instituto de Investigaciones en Microbiología y Parasitología Médica (IMPAM, CONICET-UBA),Unidad Ejecutora de Investigaciones en Producción Animal (INPA, CONICET-UBA) y Unidad de Investigación y Desarrollo en Tecnología Farmacéutica (UNITEFA, CONICET-UNC).