04/12/2015 | Vinculación Tecnológica
La temática de Salud y Producción Animal debuta como primer Unidad Tecnológica del CONICET
Con nodos que trabajarán en red, esta nueva forma de organizar las capacidades para su posterior vinculación se afianza entre los investigadores.
Integrantes que conformarán la primera Unidad Tecnológica de Salud y Producción Animal. Foto: Gentileza CIVETAN, CONICET- UNCPBS-CIC.

Las innumerables capacidades y tecnologías que el CONICET ofrece a las empresas, industrias, organizaciones sociales, y hasta el mismo Estado, se están intentando coordinar desde el año pasado bajo la figura de Unidades Tecnológicas (UT). Éstas constituyen una red de nodos interconectados que trabajan en distintos lugares del país en temas similares y cuyo objetivo es promover y facilitar las actividades de transferencia de cara a la demanda de los sectores socio-productivos.

El desafío de coordinar los trabajos de los más de 10.000 investigadores del CONICET para agrupar los temas en nodos recae en la Dirección de Vinculación Tecnológica, por ello el miércoles 18 de noviembre se realizó una reunión de trabajo entre grupos de investigación que están interesados y que abordan la temática ‘Salud y Producción Animal’.

“Después de cuatro reuniones previas, hoy podemos decir que conformamos la Unidad Tecnológica, la primera que formalmente se constituye integrada por quince centros de investigación relacionados a la temática que trabajan en distintos centros de investigación y con la posibilidad de sumar otros a futuro”, manifestó Sergio Sánchez Bruni, investigador principal del Consejo en el Centro de Investigación Veterinaria de Tandil (CIVETAN, CONICET- UNCPBS-CIC), y uno de los promotores del encuentro en la ciudad de Tandil.

Las capacidades que ofrece la UT cubrirán áreas que van de la prevención, diagnóstico y tratamiento en salud animal, hasta nutrición, producción sustentable y mejoramiento genético y reproductivo. A modo de ejemplos la UT puede brindar servicios en diagnóstico de patógenos y genéticos, puede participar en el desarrollo de nuevas vacunas y nuevos medicamentos, tanto en la formulación como en la realización de ensayos preclínicos. Dentro de sus capacidades destacadas, la UT puede intervenir en el mejoramiento de la nutrición de animales, en evaluaciones genéticas de reproductores, o en la reproducción asistida en especies de interés pecuario; también puede brindar servicios en seguridad y control de calidad en alimentación animal y vacunas.

La reunión contó con el soporte técnico de la Dra. Virginie Coste del equipo de la Dirección de Vinculación Tecnológica quien refirió a los temas abordados. “Pudimos consensuar los aspectos relativos a la estructura de la Unidad Tecnológica, su funcionamiento y su alcance, es decir, delimitamos el perfil que queremos darle y algunas reglas básicas que quedaron plasmadas en el acuerdo firmado”, explicó. Además comentó que “esta red favorecerá la colaboración entre todos los grupos que la conforman y que trabajan fuertemente en la temática lo que sin dudas mejorará el potencial de transferencia desde las capacidades que ofrecen hacia distintos sectores”.

Coste afirmó que el impulso de este proyecto se viene dando desde hace ocho meses con una primera convocatoria que incluyó a grupos de investigación que trabajan en temáticas con actividades de transferencia concretas como materiales cerámicos, polímeros, tecnología de alimentos, biotecnología vegetal, probióticos – bioingredientes, y geocronología, entre otros.

Luego, en la segunda convocatoria, se sumaron otros grupos que se dedican a temas tales como ambiente, automática-microelectrónica, energías renovables, medicina regenerativa y simulación computacional y software. “La idea es, en el corto plazo, afianzar más Unidades Tecnológicas conforme a las tecnologías y capacidades que tienen fuerte demanda por parte del sector socio-productivo”, afirmó la especialista.

La adhesión a este tipo de proyectos es voluntaria, abierta tanto a investigadores como a agentes de la Carrera de Personal de Apoyo del CONICET, y no implica ningún cambio en la estructura de cada centro de investigación; básicamente proponen conectar a todos los que trabajan en temas similares para hacer más fácil y dinámico el trabajo de transferencia.

Los participantes de la primer UT que se conformó tienen expectativas en cuanto al impacto que esta nueva dinámica de trabajo les puede traer. “Hemos encontrado un grupo humano con mucha predisposición y entusiasmo a participar en esta política que propone el CONICET. Esto va a fortalecer mucho más a los servicios tecnológicos porque es una nueva institucionalización que ordena y fija prioridades a lo que ya veníamos haciendo de manera independiente”, sentenció el investigador del CIVETAN.

Para más información, dirigirse por mail a ut@conicet.gov.ar

Instituciones que integran la UT

La UT Producción y Salud Animal se estableció mediante un acta acuerdo firmada por los representantes del CCT Rosario, Centro de Referencia para Lactobacilos (CERELA, CONICET- FECIC), Centro de Estudios Parasitológicos y de Vectores (CEPAVE, CONICET-UNLP), CIT Formosa, CIT Santiago del Estero, CIVETAN (CIVETAN, CONICET- UNCPBS-CIC), Instituto de Ecología, Genética y Evolución de Buenos Aires ( IEGEBA, CONICET-UBA), Instituto de Biología y Medicina Experimental (IBYME, CONICET- Fund. IBYME), Instituto de Ciencias Veterinarias del Litoral (ICIVET-Litoral, CONICET-UNL), ICT Milstein, Instituto de Genética Veterinaria “Ing. Fernando Noel Dulout” (IGEVET, CONICET-UNLP), Instituto de Investigaciones Biotecnológicas – Instituto Tecnológico Chascomús (IIB-INTECH,CONICET-UNSAM), Instituto de Investigaciones en Microbiología y Parasitología Médica (IMPAN, CONICET-UBA),Unidad Ejecutora de Investigaciones en Producción Animal (INPA, CONICET-UBA) y Unidad de Investigación y Desarrollo en Tecnología Farmacéutica (UNITEFA, CONICET-UNC).