MACNBR   00242
MUSEO ARGENTINO DE CIENCIAS NATURALES "BERNARDINO RIVADAVIA"
Unidad Ejecutora - UE
artículos
Título:
Obesidad y disminución del éxito reproductivo femenino: Posible asociación con los niveles séricos de ghrelina.
Autor/es:
HERNÁNDEZ M ; ESTOFAN D; MOLINA R; NOVILLO ESTOFAN JM; PONZIO MF; ESTOFAN P; CANTARELLI V; ESTOFAN G; MARTINI AC
Revista:
Reproducción
Editorial:
Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva (SAME)
Referencias:
Lugar: Buenos Aires; Año: 2016 vol. 31 p. 108 - 108
Resumen:
La obesidad femenina se asocia a subfertilidady, en ocasiones, a una disminución en la ghrelina (Ghr) sérica. En estudiosprevios realizados en nuestro laboratorio, utilizando a los ratones como modeloexperimental, detectamos que tanto la hiperghrelinemia como la disminución enla Ghr endógena en las primeras fases de la gestación retrasaba el desarrollo preimplantatoriode los embriones así como su implantación. Por otro lado, dos estudios clínicosrealizados con mujeres de bajo peso o normopeso informaron una relaciónnegativa entre las concentraciones de Ghr (séricas y/o del fluido folicular) yla viabilidad o clivaje embrionario. Resta por conocer si la hipoghrelinemiaasociada a la obesidad constituye una de las posibles causas de susalteraciones reproductivas. Es por ello que en el presente estudio nos propusimosinvestigar, en mujeres bajo tratamiento de fertilización asistida de altacomplejidad (ICSI) que asistieron a un centro privado de reproducción asistida,la posible variación en los niveles séricos de Ghr de acuerdo al índice de masacorporal (IMC) y su asociación con las concentraciones de hormonas reproductivasy el éxito del tratamiento. Para esto, se estudiaron desde julio de 2014 amarzo de 2015, 75 mujeres con indicación de ICSI, < 40 años, sin síndrome deovario poliquístico, cuyas parejas no presentaran factor masculino severo. Lasmismas fueron clasificadas según los criterios de IMC de la  OMS como: normopeso (N= 18,5 ≤ IMC < 25), sobrepeso(S = 25 ≤ IMC< 30) y obeso (O = IMC ≥ 30). Treinta pacientes pertenecían al grupo N,29 al S y 16 al O. La edad de las pacientes y los años de esterilidad promediofueron 34,5 ± 0,4 y 3,6 ± 0,3 respectivamente, sin diferencias  significativas entre los grupos.Contrariamente a lo esperado, la Ghr sérica fue significativamente mayor en elgrupo O vs S (2559,7 ± 297,9 vs 1695,3 ± 182,4 pg/ml, p< 0,05). No sedetectaron asociaciones significativas entre los niveles de esta hormona y losparámetros reproductivos evaluados en este estudio. Detectamos sin embrago que,a medida que aumentó el IMC, se observó una disminución significativa (análisisde regresión lineal) en los niveles basales de FSH (Coef: -0,11, p < 0,05),LH (Coef: -0,12, p < 0,05) y estradiol (Coef: -1,78, p < 0,05). Tambiénaumentaron los días de estimulación hormonal necesarios y las dosis degonadotrofinas requeridas para lograr una respuesta ovárica adecuada (Coef:0,09, p < 0,05). Detectamos además un incremento en los niveles séricos deinsulina (Coef: 0,68, p < 0,05) en el día de la punción. No se encontrarondiferencias entre grupos en el número de ovocitos obtenidos, el grado demaduración de los mismos, la tasa de fertilización, la calidad y desarrolloembrionarios, ni en los porcentajes de embarazo o abortos. En conclusión, elaumento en el IMC se asoció a alteraciones endocrinológicas basales, pero ni laobesidad ni la concentración sérica de Ghr afectaron el éxito del tratamientode fertilización asistida.