MACNBR   00242
MUSEO ARGENTINO DE CIENCIAS NATURALES "BERNARDINO RIVADAVIA"
Unidad Ejecutora - UE
artículos
Título:
Hoja Geológica 3872-IV Junín de los Andes
Autor/es:
CUCCHI; LEANZA
Revista:
Boletín - Segemar
Referencias:
Lugar: Buenos Aires; Año: 2006 vol. 357 p. 1 - 1
ISSN:
0328-2333
Resumen:
La Hoja Geológica 3972 –IV, Junín de los Andes, está ubicada en la provincia del Neuquén, oeste central de la Argentina. Los grandes lagos Huechulafquen, Tromen, Quillén y Rucachoroi, los ríos Aluminé y Catán Lil y el majestuoso volcán Lanín constituyen sus elementos geográficos más destacados. La unidad litoestratigráfica más antigua es la Formación Colohuincul, compuesta por metamorfitas fuertemente inyectadas que se atribuyen al Proterozoico superior. Ectinitas de la Formación Piedra Santa han sido datadas como devónicas. Estas unidades son intruidas por los granitoides de los Complejos Plutónicos Huechulafquen y del Chachil atribuidos al Carbonífero - Pérmico. En el Permo – Triásico se desarrolló un gran evento volcánico está representado por un amplio espectro de volcanitas mesosilícicas asignadas a Formación Choiyoi, las cuales se disponen en discordancia sobre las unidades basamentales previamente citadas. A raíz de fenómenos extensionales, el relleno de la cuenca Neuquina comienza en el Triásico superior con la depositación de la Formación Lapa. Durante el Pliensbachiano y el Calloviano inferior tiene lugar la acumulación del Grupo Cuyo, integrado por un conjunto de sedimentitas mixtas constituido por las Formaciones Sierra Chacaicó, Chachil, Piedra Pintada, Los Molles, Lajas y Challacó. Durante el Calloviano superior y el Oxfordiano se acumularon sedimentitas lotenianas, en este caso identificadas con las Formaciones Lotena y Fortín 1º de Mayo. A este ciclo sedimentario seguirá el que corresponde al Grupo Mendoza, acaecido entre el Kimmeridgiano y el Hauteriviano inferior, representado en la comarca por las Formaciones Quebrada del Sapo, Vaca Muerta, Carrín Curá, Picún Leufú, Bajada Colorada y Agrio. Durante el Cretácico inferior tardío y el Cretácico superior tiene lugar un evento magmático representado por la Granodiorita Paso de Icalma. A comienzos del Cenozoico se reconocen andesitas y tobas de la Formación Auca Pan atribuidas al Paleoceno. Luego de un período de erosión se produce, en el Eoceno superior, la depositación de la Formación Lolog, de ambiente continental. Durante el Mioceno medio al Plioceno inferior se acumulan sedimentitas tobáceas y tufíticas de la Formación Chimehuín. En parte concomitantemente, tiene lugar el derrame del Basalto Rancahué. El ciclo efusivo siguiente se desarrolla en el Mioceno superior - Plioceno y comprende al Basalto Tipilihuque y a las andesitas y tobas de la Formación Aseret. Como resultado de la existencia de un importante nivel de agradación se produce durante el Plio-pleistoceno la acumulación de conglomerados de la Formación Pampa Curacó y posteriormente, ya en el Pleistoceno, el derrame del Basalto Hueyeltué. El primer depósito glacifluvial corresponde a la Formación Las Coloradas. El Basalto Huechahué, también con andesitas, antecede a los depósitos morénicos de la Formación Los Helechos y a los glacifluviales de la Formación Collún Có. En el Holoceno se derrama el Basalto Malleo y se desarrollan superficies de pedimentos cubiertas por conglomerados, gravas y arenas. El vulcanismo retoma su actividad con el derrame del Basalto Mallín y el más reciente Basalto Lanín, de registros históricos. En los bordes de mesetas basálticas se produjeron depósitos de remoción en masa; en tanto que los coluviales se ubican en laderas de serranías y los aluviales se vinculan con los ríos y arroyos actuales. Los recursos minerales más importantes de la Hoja consisten en depósitos de minerales metalíferos que incluyen el yacimiento de cobre de tipo pórfiro cuprífero (La Voluntad), tanto como manifestaciones de plomo y oro. Entre los minerales industriales se conocen depósitos de caolín, cuarzo y gabro.