16/06/2015 | CIENCIAS BIOLÓGICAS Y DE LA SALUD
La Patagonia cuida, protege y conserva
A partir de estudios presentados por investigadores del CONICET, la UNESCO incluyó a su Red Mundial de Reservas de la Biósfera a la Reserva Patagonia Azul, la más grande de la Argentina.
pinguinos_punta_tombo

Se trata de un sello de rango internacional de la UNESCO en materia de conservación, desarrollo sustentable, educación e investigación. La Reserva de la Biósfera Patagonia Azul se encuentra en Chubut y posee 3,1 millones de hectáreas, de las cuales el 58 por ciento son marinas y el 42 restante, terrestres. Abarca al sector costero de mayor biodiversidad de todo el litoral marítimo del país, además de innumerables valores históricos y culturales. Investigadores del CONICET y de la Global Penguin Society trabajaron en conjunto para que se incorpore a la lista de la UNESCO.

“Esta Reserva de Biosfera tiene una dimensión semejante a Bélgica o a la provincia de Misiones. Se extiende desde la ruta Nacional 3 hasta las 24 millas náuticas y engloba 300 km de costa. Posee tres núcleos: el área costero-marina Punta Tombo, un área intermedia desde Cabo Raso hasta la Bahía de Camarones, y el tercero es el Parque Interjurisdiccional Marino Costero gestionado entre Chubut y la Administración de Parques Nacionales”, afirmó el investigador independiente del Centro Nacional Patagónico (CENPAT-CONICET), Pablo García Borboroglu.

En su 27ª Sesión realizada en París el 9 de junio de 2015, el Consejo Internacional de Coordinación del Programa Hombre y Biósfera (MAB) de UNESCO aprobó la incorporación de la Reserva de Biósfera Patagonia Azul. Esta nominación fue presentada por la Secretaría de Turismo y Áreas Protegidas del Chubut y elaborada por el CENPAT-CONICET y la Global Penguin Society con el aporte de profesionales del Consejo y bajo la coordinación de García Borboroglu.

“La reserva va a tener el sector costero con mayor biodiversidad del país, con 31 especies de mamíferos terrestres, 36 de mamíferos marinos, 67 de aves costeras y marinas, 65 de aves terrestres, 83 especies de peces, 130 de algas y 197 invertebrados marinos. Posee además yacimientos arqueológicos y paleontológicos como un bosque petrificado”, explica el investigador.

Este reconocimiento eleva la visibilidad y las oportunidades para el área, integrando ahora la Red Mundial de Reservas de Biosfera de UNESCO, formada por 651 reservas en 120 países alrededor del planeta.

Al respecto, el secretario de Turismo y Áreas Protegidas del Chubut, Carlos Zonza Nigro, manifestó: “Esta postulación se enmarca en nuestro Plan Integral de Conservación, donde nos planteamos como objetivo central incrementar la cantidad de hectáreas bajo figuras de conservación, comenzamos con 6,2 por ciento, y con la aprobación de la Reserva de Biósfera Patagonia Azul y otro proyecto del Área Marina Tombo llegaríamos antes de fin de año al 30 por ciento, es un gran logro para la conservación y el turismo en la provincia del Chubut”.

Para el director del CENPAT Rolando González-José, este logro consolida al CONICET como un consultor de excelencia para la planificación de áreas protegidas. “Hace años, desde el CENPAT acercamos la figura de Reserva de Biósfera a las autoridades como un sello apropiado para las áreas protegidas de nuestra provincia, desde lo conceptual e instrumental”, comenta.