26/12/2012 | CENPAT
Insectos: una gran base de datos para los investigadores
El CENPAT, a través de la bióloga Ana Paula Armani, brinda asesoramiento a la Justicia Penal de Chubut en materia de entomología forense.

Una larva es sólo una larva, pero para los científicos es una herramienta invaluable. La entomología forense estudia los insectos y artrópodos en relación con los cadáveres y se vale de estos datos para determinar el momento de la muerte, presencia de sustancias tóxicas a través del estudio de la fauna, si hubo o no traslado del cuerpo y el lugar en el que se produjo el deceso.

“El ciclo de vida de los dípteros o moscas en Patagonia es variable dependiendo de la estación del año en que se produzca. Por el estadio de desarrollo en el que se encuentra la fauna que habita el cuerpo se puede determinar la fecha de muerte”, explica Ana Paula Armani, bióloga y becaria cofinanciada CONICET-Provincia de Chubut.

Desde el 2010 se están desarrollando las investigaciones en entomología forense a partir de la tesis doctoral que la científica se encuentra realizando en el Centro Nacional Patagónico (CENPAT).

Según la bióloga, este trabajo representa el primer estudio sistemático a nivel regional, en Patagonia, y constituye un aporte significativo para el esclarecimiento de casos forenses humanos.

“Hemos participado en dos pericias. El médico forense recolectó las muestras y nos envió la fauna. En el laboratorio determinamos la especie y el estadio de desarrollo”, comenta, “además se solicitó al Servicio Meteorológico Nacional la información de las temperaturas de la región y se reciben fotos para evaluar el estado de descomposición del cadáver”, describe la investigadora.

Los resultados obtenidos hasta el momento han sido fundamentales para su aplicación en peritajes y estimación de data de muerte solicitados por el Ministerio Público Fiscal de Chubut.

Armani cuenta que busca armar una base de datos de insectos y artrópodos característicos de la zona, para utilizar en la estimación del intervalo postmortem (PMI) en casos forenses, como herramienta útil y fiable de auxilio a la Justicia.

El estudio se desarrolla en dos ambientes típicos y representativos de la zona NE de la provincia, que son la estepa y el ambiente ribereño del Río Chubut.

La científica explica que una forma de estimar el intervalo postmortem es determinar en qué etapa del ciclo de desarrollo se encuentra el insecto y estimar como varía la duración de este ciclo por la influencia que ejerce la temperatura: las temperaturas elevadas aceleran el ciclo, mientras que si la temperatura es bajo 0º, lo detiene.

Click aquí para agrandar.

Aclara además que la fauna es variada. “Una vez producida la muerte, experimenta una serie de cambios físicos y químicos que hacen del cuerpo un ecosistema único y dinámico. Cada etapa de descomposición se caracteriza por un grupo de insectos en particular que utilizan el cadáver como recurso, es decir alimento y hábitat”, afirma.

Los valores de estimación del PMI pueden verse alterados fácilmente por diversos motivos. “La condición meteorológica, el lugar donde se halla el cuerpo, el tipo de sustrato del suelo y las relaciones intra e interespecífica de la fauna cadavérica, son factores a tener en cuenta”, concluye Armani.

 

Existe en el CENPAT un Servicio Tecnológico de alto nivel (STAN) de Análisis Bioantropológicos de restos óseos humanos y de Antropología Forense a cargo de la Dra. Silvia Dahinten por convenio con el Superior Tribunal de Justicia de la Provincia del Chubut y con el Foro de Superiores Tribunales de Justicia de la Patagonia, que presta servicios también a otros estamentos oficiales y privados en causas penales.

El STAN cuenta también con el servicio de análisis de fauna entomológica y realización de pericias para precisar la data de muerte en las causas penales que lo requieran.

En el marco de este Servicio se han realizado pericias entomológicas con estimación de PMI en casos judiciales solicitados por el Ministerio Publico Fiscal de Esquel.

  • Por Alejandro Cannizzaro
  • Sobre investigación
  • Ana Paula Armani. Becaria doctoral. CENPAT.