25/06/2013 | MACN-CONICET
Gigantes del océano prehistórico para toda la familia
Una nueva exposición en el Museo de Ciencias Naturales busca enseñar más acerca de la biodiversidad marina hace millones de años. Se presenta además una reproducción de un plesiosaurio por primera vez en el Museo.

No todos los grandes reptiles que habitaron nuestro planeta durante el Mesozoico, era que abarca entre 250 y 65 millones de años atrás, son tan conocidos como los dinosaurios, que acaparan las pantallas de Hollywood. Sus parientes, los reptiles marinos, habitaron superficies mucho mayores y presentaban asombrosas adaptaciones anatómicas que les permitieron reinar en los océanos.

Una nueva muestra del Museo Argentino de Ciencias Naturales “Bernardino Rivadavia”, organizada por investigadores del CONICET y del Museo, busca presentar por primera vez cuatro familias de grandes reptiles que durante más de 200 millones de años vivieron en los mares.

“Se tiene la idea equivocada de que los dinosaurios fueron los únicos animales que prosperaron durante el Mesozoico, pero si bien eran efectivamente los ‘dueños’ de los ecosistemas terrestres, los mares le pertenecían a otros reptiles, los marinos”, explica Fernando Novas, investigador independiente del CONICET en el MACN y organizador de la muestra.

El paleontólogo explica que a pesar de que esos dos grandes grupos estaban emparentados a través de antepasados lejanos, los que vivían en los océanos presentaban diferencias morfológicas especialmente en la forma del cráneo, los huesos de las aletas y sus patas y en las caderas que les permitieron adaptarse mejor a la vida en el mar.

“Dentro de los reptiles marinos hay cinco grandes linajes: las tortugas, que son las únicas que sobrevivieron hasta nuestros días; los ictiosaurios, con hocico alargado y apariencia de delfín; los plesiosaurios, reptiles con cuello largo, cabeza pequeña y cuatro paletas de gran tamaño; los mosasaurios, lagartos similares al dragón de Komodo pero de enorme tamaño; y los talatosuquios, grupo de cocodrilos extinguidos adaptados a vivir en el mar”, enumera Novas. De los cinco grupos, se exhiben reproducciones de ejemplares de los últimos cuatro.

En esta muestra se presenta por primera vez en el MACN el esqueleto del plesiosaurio Tuarangisaurus cabazai, que habitó los mares cálidos y poco profundos que cubrían gran parte de la Patagonia aproximadamente 65 millones de años atrás. Este reptil fue descubierto en 2003 por Héctor Cabaza, paleontólogo aficionado y fundador del Museo de Ciencias Naturales de la ciudad de Lamarque, provincia de Río Negro.

 

Juntos, pero no tanto

Estos linajes aparecieron en momentos diferentes y prosperaron con una historia compleja. Algunos grupos de reptiles marinos desaparecieron 65 millones de años atrás, en la gran extinción masiva – la que ciertas teorías atribuyen a la caída de un meteorito – junto con gran parte de la biodiversidad del planeta, mientras que otros reptiles marinos desaparecieron mucho tiempo antes, por motivos aún desconocidos.

Novas explica que los ictiosaurios fueron los primeros reptiles que comenzaron a poblar los mares a inicios del Mesozoico, aproximadamente 245 millones de años atrás, mientras que los últimos en extinguirse, aproximadamente hace 65 millones de años, fueron los mosasaurios y plesiosaurios, que en algunos casos llegaron a medir entre 14 y 15 metros.

“Esta exposición de reptiles marinos busca representar una temática sumamente rica que no había sido expuesta y explicada al publico antes. A través de ella los visitantes podrán conocer más acerca de la vida marina prehistórica y tener un panorama más amplio de la biodiversidad del planeta millones de años atrás”, explica Novas.

La muestra Monstruos Marinos Prehistóricos fue inaugurada el martes 25 de junio a las 12:00 y se puede visitar en el Museo Argentino de Ciencias Naturales “Bernardino Rivadavia”, Av. Angel Gallardo 470, CABA, todos los días de 14 a 19  horas.

Vea también: “Una nueva muestra para el aniversario del Museo Nacional de Ciencias Naturales”.