CIENCIA Y ESCUELA

EL “HILO” Y EL AULA: la comunicación 2.0 y su influencia en la enseñanza

La investigadora del CONICET Valeria Edelsztein reflexiona sobre el efecto multiplicador de la comunicación científica cuando llega a los docentes y, en consecuencia, a las aulas.


"La Scaloneta" y la tabla periódica, bajo la lupa de Valeria Edelsztein.

Desde su perfil de Twitter, la investigadora del CONICET Valeria Edelsztein, química, docente y comunicadora, pretende ampliar el foco de la comunicación de la ciencia, con el objetivo de llegar a nuevos lugares y realidades. Si bien comenzó investigando en química, hoy se especializa en temas de educación de las ciencias naturales en las aulas.  “Después de muchos años de trabajar en el laboratorio me di cuenta de que me faltaba algo, y era justamente la parte de no sólo hacer ciencia sino contar ciencia”, reflexiona la especialista del Centro de Formación e Investigación en Enseñanza de las Ciencias (CEFIEC, UBA).

“El hilo que no sabías que necesitabas”

El 27 de diciembre del 2022, nueve días después de que el seleccionado de fútbol argentino ganara la copa del mundo en Qatar, @ValeArvejita, tal como se conoce a la investigadora en redes, publicó un hilo en el que presentó a algunos jugadores de la selección como elementos de la tabla periódica, y el paralelismo causó tal furor que atravesó la red social Twitter y llegó a convertirse en noticia en los medios de comunicación.

“Yo soy ante todo una futbolera, desde muy chica -se define Edelsztein- y, en pleno mundial, con el éxito de “La Scaloneta”, me di cuenta de que algunos adjetivos que usamos para describir a los jugadores, como “explosivo”, “impredecible” o “inusual”, los usamos también para hablar de elementos de la tabla”.  Fue así que se puso a trazar correspondencias entre lo que sabía de los elementos y las cualidades de cada jugador.

He aquí los jugadores que pasaron bajo la lupa de la científica:

“Dibu” Martínez: osmio (su símbolo es OS)

Fue descubierto en Inglaterra. Los franceses intentaron aislarlo, pero no pudieron. Es el más denso de todos los elementos químicos. Su óxido es muy, pero muy volátil. 

Respecto al arquero Damián Emiliano Martínez, la tuitera confiesa que lo había pensado también como mercurio, “porque es un metal, pero líquido, distinto a todos y, además, inhalar algunos compuestos causa una condición que se conocía como ‘mal del sombrerero loco’, y se me ocurrió el cruce con el hecho de que, como vimos en los penales de la final, el Dibu ‘vuelve locos’ a los rivales”. Pero, finalmente, le pareció mejor presentarlo como un metal denso, descubierto por los británicos y cuyo óxido es, como el arquero, especialmente volátil

Messi: iridio (su símbolo es Ir)

Se considera un metal del espacio exterior: es raro encontrarlo en la corteza terrestre. Tiene un alto costo y es muy resistente a la presión.

Originalmente, a Lionel Messi lo había pensado como el astato. “Es el elemento natural más raro en la corteza terrestre -explica Edelsztein- y sus propiedades no se conocen por completo, siempre puede sorprendernos”. Pero “Messi no es terrestre”, le dijo un amigo, y fue así que se le ocurrió el iridio. “Messi es un extraterrestre, no puede ser de este planeta, y el iridio tiene la particularidad de ser muy escaso en la corteza terrestre y abundante en meteoritos”, puntualiza la investigadora. Este dato, crucial para la definición del ídolo, ya lo conocía por la historia que suele contar de que “gracias al contenido de iridio en una capa dada de la Tierra, junto con otras cuestiones, se llegó a la conclusión de que un meteorito había extinguido a los grandes dinosaurios hace 65 millones de años” narra.

De Paul: níquel (su símbolo es Ni)

Se encuentra en el núcleo de la Tierra, firme junto al iridio. Es uno de los metales más demandados por la industria. Forma una aleación con titanio, TiNi, que se usa en robótica.

A Rodrigo De Paul lo pensó después que a Messi. Quería un elemento que estuviera firme junto al iridio. “Había un par de opciones, pero cuando vi que uno de esos era el níquel, cuyo símbolo químico es Ni, no pude pensar en otra cosa que no fuera un compuesto con titanio (Ti) para formar TiNi. Y justamente el níquel forma aleaciones con titanio”, revela.

Otamendi: wolframio (su símbolo es W)

Es un metal muy duro y denso. Tiene el punto de fusión y de ebullición más alto de todos los elementos conocidos. Todas sus aleaciones se distinguen por su enorme dureza y su resistencia.

“Cuti” Romero: zinc (su símbolo es Zn)

Su uso principal es la protección: evita la corrosión del acero y es efectivo incluso cuando se agrieta el recubrimiento ya que funciona como ánodo de sacrificio.

Mac Allister: Neón (su símbolo es Ne) 

Este gas noble fue descubierto por los británicos. Emite un característico color rojo anaranjado brillante cuando se estimula eléctricamente.

Di María: potasio (su símbolo es K)

Es un metal ligero, altamente reactivo y en ocasiones explosivo. Es clave para mantener el equilibrio en el organismo.

Julián Álvarez: tántalo (su símbolo es Ta)

Es un metal brillante, dúctil y muy resistente. Existe en forma de coltán en las sierras cordobesas donde se encontró con una pureza de casi el 100%.

Scaloni: oro (su símbolo es Au)

Su nombre en latín quiere decir “brillante amanecer”. Es un buen conductor. Tiene alta resistencia a las alteraciones. Parece duro, pero en realidad es blando y maleable.

El hilo recibió comentarios muy elogiosos respecto a las ingeniosas analogías, pero lo más llamativo fueron quienes argumentaban que con ejemplos así aprender o enseñar química se vuelve más accesible y hasta divertido. También hubo quien consideró al hilo un éxito, por despertar el interés por la ciencia.

Por cierto, la comunicadora cuenta con 150 hilos más para indagar y entretenerse, entre ellos, “Beyoncé como partes de la célulay Madonna como escala de pH”.

La comunicación de la ciencia en 280 caracteres

Un formato que se usa mucho en Twitter es presentar “cosa A como cosa B”, que sirve para usar aspectos de la cultura popular a efectos de comunicar contenidos científicos. Ahora bien, “hacer un hilo de Twitter cuesta mucho más tiempo de lo que la gente cree, porque hay que pensar bien la conexión entre el aspecto de la cultura popular que se va a usar y el contenido científico, para no perder ni ‘gancho’ ni rigor”, explica la especialista.

La red social del pajarito, la que más utiliza Edelsztein, le planteó el desafío de ser muy concisa y “enganchar”, a la vez, con pocas palabras. Es así que “para que alguien se ‘quede’ y lea un hilo entero con contenido científico, necesitamos primero llamar su atención, ¡y todo en 280 caracteres!”, remarca.

La comunicación 2.0 y su influencia en la enseñanza

La educación y el conocimiento de la ciencia son, para la especialista, un derecho de todas las personas y, por lo tanto, algo que le gusta especialmente de su trabajo es la posibilidad de llegar a todos los públicos.

La científica confiesa que, con frecuencia, la contactan docentes de distintos niveles para contarle que los hilos y libros que publica, sobre todo los de historias de ciencia, son usados en las aulas como disparador para dar lugar a la discusión de diferentes contenidos. “Obviamente -reconoce la educadora- la ´magia’ está en los y las docentes que toman esos recursos y saben adaptarlos para sus necesidades pedagógicas con distintos grupos específicos”.

Dado su éxito, es altamente probable que “El hilo que no sabías que necesitabas” ingrese a las aulas en la temporada 2023, para alegría de estudiantes, docentes y amantes de “La Scaloneta”.

Para conocer más sobre Valeria Edelsztein podés ingresar a su sitio web, donde encontrarás publicaciones, libros, podcast y, por supuesto, los 150 hilos de Twitter.

Por Florencia Verrastro

Volver a VocAr