31/08/2017 | NOTICIAS INSTITUCIONALES
El CONICET lamenta el fallecimiento del investigador Juan Alfredo Tomasini
Era antropólogo y se desempeñaba en el organismo desde 1974. Apasionado por la etnografía, fue el mentor del hallazgo de las ruinas de Esteco, en Salta.

El martes 29 de agosto falleció en La Plata el reconocido científico Juan Alfredo Tomasini, investigador principal (r) del CONICET y licenciado en Ciencias Antropológicas por la Universidad de Buenos Aires (UBA). Tenía 78 años y dedicó los últimos 17 a investigar el pasado colonial de Salta, más específicamente en las ruinas de Esteco, donde encabezó el hallazgo de un fuerte y una iglesia matriz.

Nacido el 23 de julio de 1939, Tomasini se definía como un apasionado por la etnografía – ciencia que estudia los pueblos y sus culturas -, la religiosidad aborigen y la arqueología histórica. Fue autor de varios trabajos sobre pueblos originarios de nuestro país, Bolivia y Paraguay, y durante su carrera científica supo desempeñarse en el Centro de Endocrinología Experimental y Aplicada (CENEXA, CONICET – UNLP) y la Facultad de Ciencias Naturales y Museo de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP).

Fue director del proyecto de investigación sobre las ruinas de Esteco en el marco de un acuerdo firmado en 2000 entre el CONICET y la provincia de Tucumán – el actual territorio salteño era parte de la gobernación tucumana en tiempos de la colonia -. Poco más de una década después de la rúbrica del acuerdo, el grupo de expertos del CONICET, la UNLP y la Universidad Nacional de Salta (UNSa) pudo dar con pistas de la ciudad desaparecida en 1692 a causa de un terremoto.

La metrópoli existió por apenas 43 años y según historiadores llegó a albergar a unas 60 mil personas. Había sido fundada en 1609 por Alonso de Ribera y estaba situada a unos 30 kilómetros de la actual localidad de El Quebrachal. Con 49 manzanas, contaba con una plaza central, una iglesia matriz, un cabildo y un convento de franciscanos. “Es uno de los tesoros arqueológicos más importantes del país”, describía entusiasmado Tomasini al momento del hallazgo.