19/12/2016 | NOTICIAS INSTITUCIONALES
El CONICET fortalece los lazos con Y-TEC
A través de un nuevo espacio de innovación para desarrollos aplicados para la sustentabilidad de la industria energética y un convenio para la exploración del mar.
Ceccatto y Sacerdote durante la firma del convenio. Foto: CONICET Fotografía.
Ceccatto y Sacerdote durante la firma del convenio. Foto: CONICET Fotografía.

La semana pasada, un nuevo Espacio de Innovación impulsado por Y-TEC fue inaugurado en el Instituto de Química, Física de los Materiales, Medioambiente y Energía  (INQUIMAE, CONICET-UBA) -que se dedicará a la investigación y fortalecimiento de desarrollos aplicados a la sustentabilidad de la industria energética-, así como se firmó un convenio de colaboración entre Y-TEC y el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) para que la empresa pueda acceder a realizar campañas a bordo del buque Austral, en el marco del programa Pampa Azul. Ambas acciones tienen como fin estrechar lazos con la empresa que YPF tiene con CONICET.

En cuanto a los Espacios de Innovación, son impulsados por la empresa Y-TEC como una nueva forma de relacionamiento con socios estratégicos para fortalecer y complementar capacidades científicas con instituciones públicas y privadas, con el objetivo de generar productos tecnológicos de alto impacto. Con el reciente espacio inaugurado, ya son veinte los que formalmente funcionan en varias provincias del país. Del acto inaugural participaron directivos de la empresa Y-TEC, autoridades de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires, el Director del INQUIMAE, Dr. Ernesto Calvo, y el director de Vinculación Tecnológica del Consejo, Mg. Juan Soria.

Calvo expresó que “el INQUIMAE se fundó hace 20 años para ocupar una vacancia en el área metropolitana en química básica aplicada a problemas de energía, fundamentalmente a la química aplicada a las energías renovables que requieren de materiales diseñados especialmente y de un conocimiento de la química en el medio ambiente, es decir, cómo puede afectar al ambiente cualquier proceso de conversión o almacenamiento de energía”.

También, la Ing. Maria Noel Forame, Gerente Capacidades y Vinculación de Y-TEC, brindó una exposición en la que destacó “para poder progresar tenemos que identificar donde están los mejores profesionales de cada área, de cada especialidad, y poder sentarnos a hablar para trabajar en conjunto. El marco formal a esto se lo llamó espacios de innovación. Es una complementación que nos va a dar productos tecnológicos de alto impacto en el menor tiempo posible, a bajo riesgo y con menores inversiones”.

Para finalizar, Juan Soria manifestó: “El CONICET utiliza una serie de diversos instrumentos de vinculación, desde licencia de tecnologías protegidas, becarios cofinanciados y proyectos de investigación y desarrollo, para potenciar la vinculación entre el sector socio-productivo y las tecnologías desarrolladas por el Consejo; este Espacio de Innovación no hace más que reforzar esa idea”.

 

Convenio de colaboración

 Por otra parte, la semana pasada, el presidente del CONICET, doctor Alejandro Ceccatto, firmó un convenio de colaboración en investigación y desarrollo con el gerente general de Y-TEC, Ing. Santiago Sacerdote, para que la empresa de tecnología –compuesta por YPF y el CONICET- acceda al Programa Pampa Azul.

El objetivo del convenio es realizar campañas en el marco de las actividades de exploración que el CONICET realizará en el buque Austral hasta el año 2020, y relevar datos de geología y geofísica marina.

Durante la firma, el Ing. Sacerdote agradeció la reciente visita del doctor Ceccatto a las instalaciones de Y-TEC en Berisso, y se mostró entusiasmado con las expectativas que le genera el convenio: “Será la primera campaña del barco Austral que, más allá de lo científico, se asocie a lo productivo”, destacó. Asimismo, el doctor Ceccatto consultó sobre la posibilidad del buque de quedar estático en el mar, a lo que Sacerdote explicó la mecánica de funcionamiento que mantendrán para relevar los datos durante las futuras campañas.

“YPF va a comenzar a explorar el mar para conocer mejor el subsuelo, y para eso es fundamental contar con el equipamiento que tiene el CONICET para investigar a bordo”, agregó Sacerdote.

Entre otros objetivos enmarcados en el covenio, los científicos de Y-TEC a bordo se propondrán, por ejemplo, en la primera etapa de la primera campaña prevista en el año 2016/2017, estudiar la continuidad hacia el continente de estructuras definidas en el mar del Scotia, y la relación entre la estructuración del Arco de Scotia, y su influencia en el control o modificación de la geometría de las cuencas Magallanes, Malvinas y subcuencas asociadas. Asimismo, confeccionar mapas batimétricos de detalle del fondo oceánico, obtener indicadores geoquímicos de potenciales reservorios hidrocarburíferos y gasíferos, o analizar zonas de deslizamientos del talud como áreas de riesgo por inestabilidades submarinas potencialmente capaces de afectar estructuras antrópicas apoyadas en el fondo –plataformas submarinas, ductos, cables continentales- y determinar áreas aptas como posibles fondeaderos de rutas de navegación.

Acerca de las instituciones involucradas

Creada en 2012, Y-TEC es una empresa propiedad de YPF (51%) y el CONICET (49%), la cual se propone brindar soluciones científicas y tecnológicas al sector energético y también formar especialistas para el desarrollo de la industria en Latinoamérica. Los sectores en los que se concentra Y-TEC son petróleo, gas y energías renovables. De esta manera se pretende potenciar la industria nacional de hidrocarburos y diversificar la matriz energética del país, así como aportar al alcance del autoabastecimiento.
La compañía lidera el desafío de potenciar capacidades en las siguientes áreas de conocimiento: Modelado y simulación, Ingeniería de instalaciones, Geociencias, Ingeniería de procesos, Materiales y nanotecnología, Ambiente, Biotecnología, Desarrollo de productos, Energías renovables
El Instituto de Química Física de los Materiales, Medio Ambiente y Energía- INQUIMAE-, se creó como Instituto de la Universidad de Buenos Aires en 1999 recibiendo una importante donación de la Deutsche Gesellschaft für Technische Zusammenarbeit (GTZ) de Alemania para el apoyo de la química en el área de Buenos Aires. Desde 1995 INQUIMAE forma parte del CONICET y en 1999 se constituyó en Unidad Ejecutora. A partir del Convenio UBA-CONICET en 2005 pasó a ser un instituto de doble pertenencia UBA-CONICET.