14/03/2017 | CIENCIAS BIOLÓGICAS Y DE LA SALUD
Drogas antivirales y anticuerpos de amplio espectro contra el VIH
Estudios recientes demuestran que la combinación de estas dos estrategias permite reducir la carga de virus en sangre.

Por Juan Pablo Jaworski*

Si se tiene en cuenta que todavía no existe una vacuna efectiva contra el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) y que la epidemia está aún fuera de control, se vuelve necesario explorar nuevas alternativas para prevenir y contener esta infección. En este sentido, las combinaciones de drogas antirretrovirales (cART) han mostrado ser extremadamente eficaces para contener la replicación viral pero no son capaces de eliminar al virus del organismo.

Al igual que las cART, las terapias con anticuerpos monoclonales de amplio espectro neutralizante (bNmAbs) son capaces de prevenir la infección y reducir la carga viral a niveles indetectables. Pero, más importante todavía, los bNmAbs pueden también estimular la respuesta inmune del organismo e impulsar la eliminación de células infectadas con el VIH.

Los bNmAbs atacan la proteína de envoltura del VIH (Env), neutralizan las partículas virales libres y favorecen la destrucción de las células infectadas. A partir de resultados favorables obtenidos en ensayos preliminares, en el último año los bNmAbs comenzaron a utilizarse en ensayos clínicos humanos. A grandes rasgos los anticuerpos fueron bien tolerados por personas sanas y pacientes infectados con VIH, y se comportaron en forma muy parecida a otros anticuerpos utilizados en la clínica médica. Una vez dentro del organismo, los anticuerpos conservaron su actividad neutralizante y no se detectaron respuestas inmunes contra ellos.

Los ensayos clínicos demostraron también que los bNmAbs fueron capaces de reducir la carga viral en pacientes infectados con VIH que no se encontraban bajo tratamiento antirretroviral (cART) o en aquellos en los que el tratamiento había sido interrumpido. Sin embargo, la monoterapia –es decir, el tratamiento con un único anticuerpo- permitio la selección de cepas virales resistentes y por ello, a largo plazo, el tratamiento no fue capaz de contener la carga viral. En conjunto, estos resultados señalan la eficacia del tratamiento con bNmAbs en pacientes infectados y remarcan la necesidad de utilizar combinaciones de bNmAbs con diversas especificidades para minimizar la selección de variantes virales resistentes.

En un trabajo recientemente publicado en la Revista Frontiers in Immunology junto a colegas describimos y analizamos los últimos avances en la materia, desde los mecanismos involucrados en la producción de estos anticuerpos durante la infección natural hasta el rol de los bNmAbs en la prevención de la infección, la inducción de la respuesta inmune, la disminución de las concentraciones de virus en sangre y la eliminación del reservorio viral.

Los bNmAbs han demostrado ser capaces de prevenir y controlar la infección causada por el VIH y en un futuro cercano constituirán una herramienta importante en el tratamiento de esta enfermedad. La combinación de bNmAbs dirigidos a diferentes regiones de la proteína de envoltura y su uso conjunto con drogas antirretrovirales permitirá reducir el número de cepas virales resistentes y aumentar así la eficacia del tratamiento.

Finalmente, un estudio detallado de la interacción entre bNmAbs y Env, así como también un mayor entendimiento acerca de la forma en que los linfocitos B maduran para convertirse en secretores de este tipo de anticuerpo, posibilitará el diseño de nuevos inmunógenos para ser incluidos en una vacuna efectiva contra el VIH.

*Juan Pablo Jaworski es investigador asistente del CONICET en el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) Es médico veterinario por la Universidad de Buenos Aires, donde también recibió su Maestría en Biotecnología (Facultad de Farmacia y Bioquímica) y su Doctorado en Microbiología (Facultad de Medicina).