08/09/2015 | 9º PREMIO L´ORÉAL “POR LAS MUJERES EN LA CIENCIA”
Dos mujeres premiadas por el estudio de los efectos de la forestación en la Patagonia y por sus aportes en Medicina Regenerativa
Fueron galardonadas las investigadoras del CONICET Amy Austin y Julia Etulain.

En una ceremonia encabezada por el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación, Dr. Lino Barañao, el presidente del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), Dr. Roberto Salvarezza, el Director General de L´oréal Argentina Marcelo Zimet, y el presidente de la Academia Nacional de Medicina, Roberto Pradier, se llevó a cabo la Edición 2015 del Premio Nacional L’Oréal-UNESCO “Por las Mujeres en la Ciencia” en colaboración con el CONICET. En el acto también estuvo presente la Vicepresidenta de Asuntos Científicos del CONICET, Dra. Mirtha Flawiá.

Este año, el premio estuvo dirigido a investigadoras y becarias post-doctorales del área “Ciencias de la Vida”, que comprende las siguientes disciplinas: Ciencias Médicas, Biología, Bioquímica, Veterinaria, Biotecnología y Fisiología.

Durante el encuentro, Salvarezza indicó que las premiadas “son científicas destacadas de nuestra institución, que tiene un índice de mayoría de mujeres entre sus investigadores. Mientras que en 2003 las mujeres representaban el 44% del organismo, hoy en día son más 53% del total. En Estados Unidos y en Europa, en cambio, las mujeres no son más del 30% del total. Esto motivó que la propia UNESCO nos reconozca como una de las mejores instituciones en materia de género”.

El presidente del Consejo destacó además que el 50% de los técnicos que componen el CONICET son mujeres, así como el 60% del total de becarios. “Para nosotros la mujer es muy importante para nuestro organismo, y desde hace ya varios años que realizamos esfuerzos para que se realce su rol destacado en la ciencia argentina”.

Por su parte, el ministro Barañao resaltó que “este premio merece toda nuestra alabanza, porque reivindica el valor de la belleza y la importancia de la mujer. No hay mayor disfrute estético para un científico que obtener un hallazgo, es lo que hace que pasemos horas y horas adentro de un laboratorio. Estas mujeres marcan el rumbo de la ciencia que queremos”.

Galardón por investigar los efectos de la forestación con pinos en la Patagonia

La primera de las laureadas de la jornada fue Amy Theresa Austin, Dra. en Ciencias Biológicas e investigadora principal del CONICET del Instituto de Investigaciones Fisiológicas y Ecológicas vinculadas a la Agricultura (IFEVA), que resultó ganadora del premio por la investigación que lidera, titulada “Efectos de las forestaciones sobre los ciclos de carbono y nitrógeno en los ecosistemas naturales de la Patagonia, Argentina”, y recibirá 200 mil pesos a través de este premio para continuar con su línea.

“Por medio de las redes sociales estamos bombardeados por imágenes que restringen el modelo femenino a la apariencia física en detrimento de la inteligencia, pero yo creo que las mujeres podemos hacer cualquier cosa. Quizás la ciencia no sea el camino más común, pero sí el más indicado. La ciencia nos necesita.  Comparto este premio con todas las personas –becarios, investigadores asistentes, colaboradores nacionales e internacionales- que colaboraron y colaboran en mi línea de investigación”, resaltó la Dra. Austin durante la ceremonia.

El objetivo de la investigación de la Dra. Austin es entender cómo la transformación desde ecosistemas naturales a plantaciones de pinos afecta a los ciclos biogeoquímicos en la Patagonia. El enfoque experimental consiste en comparar la vegetación natural con plantaciones de pino a lo largo de un gradiente amplio de precipitaciones, para prever cómo los cambios en la vegetación pueden afectar los ciclos biogeoquímicos, la biodiversidad, la composición de la comunidad microbiana del suelo y el balance de carbono. Esta información permitirá evaluar estos impactos en un rango de ecosistemas, y cuantificar la capacidad de estos ecosistemas como sumideros de carbono, tanto a corto como a largo plazo.

Tal como explica la investigadora en su abstract, la práctica de la forestación se está realizando a nivel mundial, debido a la explotación comercial y también debido al creciente interés en las posibilidades de compensar las emisiones antropogénicas de CO2 que está aumentando en la atmósfera. Es casi desconocido, sin embargo, cómo estos cambios en el uso del suelo afectan los ciclos biogeoquímicos y cuáles son las consecuencias para las interacciones biosfera-atmosfera. El objetivo central de su investigación es entender los controles sobre el balance de carbono y nutrientes en ecosistemas naturales y modificados en la Patagonia a lo largo de un gradiente de precipitación natural. El foco está puesto en aprovechar  un experimento no planificado en la región patagónica donde las zonas de estepa y el bosque nativo han sido “aforestadas”, es decir, plantadas con una sola especie exótica de pino (Pinus ponderosa), sustituyendo así a la vegetación natural. El área de interés en la provincia de Neuquén abarca Junín de los Andes, Lago Lacar, Lago Lolog, Lago Meliquina y la cuenca del Río Quemquemtreu.

Becaria post-doctoral abocada a optimizar biomateriales para Medicina Regenerativa

La becaria post-doctoral Julia Etulain, que se encuentra en la última etapa de sus estudios en el área de Farmacia y Bioquímica y se desempeña en el Instituto de Medicina Experimental del CONICET en el Laboratorio de Trombosis Experimental de la Academia Nacional de Medicina, recibió también el premio –y una inyección de 100 mil pesos- por su investigación “Optimización del plasma rico en plaquetas para su aplicación en la Medicina Regenerativa”.

“Ser científica para mí es un sueño hecho realidad. Quiero agradecer a los miembros de mi laboratorio y dedicarle mi respeto a todas las mujeres científicas”, manifestó Etulain emocionada. Además, dedicó la distinción a la memoria de su padre. “El dolor motivado por la enfermedad de algunos es la principal motivación para encontrar la cura para otros”, reflexionó.

Tal como explicó la becaria durante la ceremonia de premiación -y luego en una entrevista en vivo que realizó a las galardonadas la periodista Nora Bär-, las plaquetas, además de ser elementos claves en la hemostasia y la trombosis, también juegan un rol clave en la regeneración tisular. Basándose en este fundamento, los derivados de plasma rico en plaquetas son empleados en la Medicina Regenerativa para el tratamiento de diversas condiciones clínicas incluyendo reparación de úlceras y tejido muscular, enfermedades óseas y recuperación tisular post- quirúrgica. Sin embargo, en la actualidad, no existe consenso acerca de las condiciones óptimas para la preparación de estos biomateriales. El objetivo de su proyecto de investigación, entones, es optimizar la preparación del plasma rico en plaquetas para su aplicación en la Medicina Regenerativa. Ello podría aplicarse en la reparación de úlceras, tejido muscular ósea y recuperación tisular luego de intervenciones quirúrgicas, a costos económicos y favoreciendo la eficiencia de los tratamientos clínicos de esas patologías.

Para ver el video de la investigadora premiada Amy Austin, acceder al siguiente link: https://youtu.be/1scFTkUezo4

Para ver el video de la becaria post- doctoral Julia Etulain, acceder al siguiente link: https://youtu.be/QjIGbpJn5I0

Para ver el video de la ceremonia de entrega, acceder al siguiente link:
https://youtu.be/6EiT3jaTxQM

Acerca del premio

Lanzado en el año 2007, el principal objetivo del Premio Nacional L’Oréal-UNESCO “Por las Mujeres en la ciencia” en colaboración con CONICET, es reconocer y apoyar la excelencia del trabajo de la mujer en el ámbito científico, y promover la participación de las mujeres en la ciencia a nivel nacional. Reconocer la trayectoria y también promover la formación y el desarrollo de Jóvenes Investigadoras. El premio está dirigido a mujeres con grado de doctorado, de hasta 50 años de edad, que lleven a cabo sus trabajos de investigación en nuestro país, y a una joven investigadora, de hasta 34 años de edad, becaria en etapa de post-doctorado. Este año fueron convocados proyectos en “Ciencias de la Vida”, con el fin de  consolidar el papel de la mujer en la concepción de soluciones científicas a los problemas con que debe enfrentarse la sociedad en el nuevo milenio.