16/10/2012 | TECNÓPOLIS 2012
Descubriendo fósiles desde Córdoba
Científicos del CONICET contaron a los asistentes la importancia del estudio de los fósiles de invertebrados que vivieron en la región hace más de 400 millones de años
Ezequiel Montoya y Facundo Meroi Arcerito explicaron la importancia del estudio de los fósiles invertebrados. Foto: CONICET Fotografía.

No sólo los dinosaurios poblaron el planeta en tiempos pretéritos. Antes que ellos vivieron, entre otros, los invertebrados marinos, organismos más pequeños pero que sin embargo encierran importantes claves para comprender como era la vida en nuestro planeta.

Ezequiel Montoya y Facundo Meroi Arcerito, becarios doctorales del CONICET en el Centro de Investigaciones en Ciencias de la Tierra (CICTERRA, CONICET-UNC), Córdoba, explicaron su relevancia a los alumnos que visitaron el pabellón Paleontología del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva en Tecnópolis.

“Muchos de estos invertebrados tenían un esqueleto externo – exoesqueleto – formado por carbonato de calcio, que permitió que sus restos se preserven por millones de años”, explicó Meroi Arcerito. Según el biólogo, gracias a la gran cantidad, distribución y diversidad de estos restos es posible conocer las tendencias de la evolución de la vida en el pasado.

Meroi Arcerito estudia los trilobites asáfidos, un grupo de artrópodos – parientes lejanos de los crustáceos y arañas actuales – que fueron muy abundantes y tuvieron su apogeo durante el Paleozoico inferior, entre 540 y 440 millones de años atrás.

Por su parte Montoya trabaja en braquiópodos, animales marinos con dos valvas y similares a los bivalvos que habitan los mares y ríos del planeta. “Su estudio nos permite reconstruir el ambiente durante el período Silúrico, entre 440 y 416 millones de años atrás, cuando en los mares dominaban los invertebrados”, comentó a los asistentes.

A pesar de su anterior abundancia, en la actualidad sólo existen braquiópodos en algunas zonas de aguas frías como la Antártida y la Patagonia Argentina o en determinadas áreas tropicales y subtropicales.

En respuesta a las preguntas de los alumnos, los dos científicos coincidieron que el estudio de estos fósiles “brinda información excepcional sobre la diversidad y abundancia de la vida en esos períodos”.

En esta nueva edición de Tecnópolis 2012, organizada por la Unidad Ejecutora Bicentenario de la Secretaría General de la Presidencia de la Nación, el CONICET acompaña institucionalmente con sus investigadores al Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva en sus 13 espacios temáticos con propuestas y atracciones para disfrutar, explorar y aprender.

La mega muestra de ciencia, tecnología y arte está situada en un predio de más de 50 hectáreas en la localidad de Villa Martelli, provincia de Buenos Aires. Está abierta de martes a domingo de 12 a 20 hs. con entrada libre y gratuita.