ACCIONES VOCAR

CONICET Nordeste participó de la nueva edición de Ciencia en Juego

En la región, la iniciativa de VOCAR que promueve el intercambio de cartas y el diálogo entre la comunidad científica y las escuelas, reunió a agentes de Chaco, Corrientes y Misiones con estudiantes de todo el país.


Ciencia en Juego busca recuperar el sentido simbólico que tuvieron las cartas en la historia de la ciencia y propone encuentros virtuales que despierten nuevas ideas, preguntas, conocimientos y vocaciones.
Intercambio entre Marcela Castro, investigadora del Chaco en el Instituto de Investigaciones en Procesos Tecnológicos Avanzados (INIPTA, CONICET - UNCAus) y el Colegio San Ignacio de Tandil, Bs AS.
Intercambio entre Marina Stein, investigadora del Instituto de Medicina Regional de Chaco, con estudiantes de quinto grado del Colegio Bayard de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
Encuentro entre Victoria Roca del Instituto de Estudios Sociales y Humanos (IESyH, CONICET - UNaM) y el primer año del Instituto San José “Adoratrices” de Concordia, Entre Ríos.

Ciencia en Juego” está destinada a estudiantes del secundario y de  los últimos tres años de educación primaria, quienes organizados por curso eligen a un científico o científica del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas, y les envían una carta que inicia el intercambio. En una próxima instancia se realiza un encuentro virtual donde surgen nuevas ideas, preguntas, conocimientos y vocaciones. En la región, la iniciativa promovida por el Programa de Promoción de Vocaciones Científicas Argentinas (VocAr) del CONICET, reunió a miembros del CONICET Nordeste con escuelas de todo el país.

El primer encuentro del 2021 en nuestra zona se dio en agosto con Marcela Castro, investigadora del Chaco en el Instituto de Investigaciones en Procesos Tecnológicos Avanzados (INIPTA, CONICET – UNCAus), y el quinto año del Colegio San Ignacio de Tandil, Provincia de Buenos Aires. La actividad permitió a los estudiantes conocer el laboratorio donde trabaja Marcela y aprender sobre las bacterias que existen en los alimentos.

Luego fue el turno de Victora Roca del Instituto de Estudios Sociales y Humanos (IESyH, CONICET – UNaM) y el primer año del Instituto San José “Adoratrices” de Concordia, Entre Ríos. En el encuentro la investigadora continuó el diálogo iniciado en la carta y dió más detalles sobre su trabajo en sitios arqueológicos de la región, cómo un lugar en Misiones llamado Santa Ana que fue una misión jesuítica donde vivieron guaraníes.

En septiembre, las reuniones virtuales en nuestra zona continuaron con Marina Stein, investigadora del Instituto de Medicina Regional de Chaco, con estudiantes de quinto grado del Colegio Bayard de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Durante la charla la investigadora siguió compartiendo algunas de sus experiencias de trabajo como bióloga con diferentes especies de mosquitos y despejando dudas sobre las enfermedades que estos transmiten.

En octubre el encuentro fue con Celia Centeno, becaria del Instituto de Biología Subtropical (IBS, CONICET – UNAM) y el sexto año con orientación en Ciencias Naturales, del Instituto Sagrada Familia de la ciudad de Banfield del Gran Buenos Aires. Durante el encuentro, los estudiantes pudieron ingresar virtualmente al laboratorio donde trabaja como genetista Celia y conocer las bacterias del suelo de la provincia de Misiones que cultiva para producir moléculas, que se llaman metabolitos secundarios, en busca de alguno con actividad antimicrobiana que puedan ser potencialmente utilizados en la producción de antibióticos.

Finalmente, el último intercambio en nuestra región se dio en noviembre entre Carlos LUna, técnico del Centro de Ecología Aplicada del Litoral (CECOAL, CONICET – UNNE) de Corrientes y el sexto grado de la Escuela Integral Maimónides de la Ciudad de Buenos Aires. A través de cartas y videos los estudiantes pudieron ver los  huesos de animales actuales y fósiles de especies que habitaron nuestro territorio hace unos 30.000 años. También pudieron conocer el lugar de trabajo de Carlos, donde se encuentran algunas de las Colecciones Paleontológicas más grandes del país.

La propuesta también incluyó intercambios promovidos por el CONICET Nordeste entre escuelas de la región e investigadores de otras partes del país.  Durante el encuentro con María Paz Sánchez Amono, investigadora del CONICET en Córdoba, los estudiantes del Instituto Moderno de Educación Integral del Chaco aprendieron sobre cómo elaborar componentes constructivos en base a residuos y las investigaciones de Sanchez Amono en la elaboración de tejas a base de caucho y polietileno reciclado. Luego, durante el encuentro con Martín Ciancio investigador del CONICET en la Plata, conocieron acerca de su trabajo en el estudio de los mamíferos fósiles.

 

Sobre Ciencia en Juego

Ciencia en Juego busca recuperar el sentido simbólico que tuvieron las cartas en la historia de la ciencia como canal de comunicación entre científicos y científicas y propone dar comienzo a diálogos que despierten nuevas ideas, preguntas, conocimientos y vocaciones.

Esta propuesta surgió en el contexto de aislamiento, social, preventivo y obligatorio (ASPO) con el propósito de acercar al CONICET a las escuelas y poder encontrar a los científicos y científicas de las diferentes provincias, de la Argentina, con estudiantes de todo el país.

La actividad inicia cuando un grupo de estudiantes de una escuela elige a una persona que se dedica a la investigación científica en el CONICET para realizarle diversas preguntas. A partir de allí, se lleva a cabo un intercambio de cartas que finaliza en un encuentro virtual y el envío de postales de agradecimiento, donde los científicos y científicas podrán destacar las virtudes del grupo de estudiantes: expertos en entusiasmo, formuladores de preguntas o inquietos/as por el conocimiento. Por su parte, las escuelas pueden elegir entre cuatro cualidades: capacidad para despertar vocaciones, claridad expositiva, tema novedoso y relevancia en la comunidad.

A pesar de que Ciencia en Juego es una actividad que apunta  principalmente a los alumnos de los últimos grados del nivel primario, también está abierta a los estudiantes de nivel secundario.

 

 Acerca del programa VOCAR

El Programa de Promoción de Vocaciones Científicas Argentinas (VocAr) del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) tiene como fin acercar la ciencia a la sociedad y promover vocaciones científicas en niños y adolescentes.

Con esa misión, VocAr impulsa acciones de capacitación para docentes de los distintos niveles educativos y contribuye así con el mejoramiento de la enseñanza de la ciencia. A su vez, desarrolla actividades experimentales e interactivas como herramientas para promover la participación ciudadana en la construcción del conocimiento.

Con VocAr, la ciencia sale de sus ámbitos específicos para llegar a la sociedad, en todo el territorio nacional ya que se trata de un programa federal e inclusivo.

Para conocer más más sobre “Ciencia en juego” o el programa VocAr, sus novedades y actividades, ingresa a su sitio: https://www.conicet.gov.ar/programas/vocar/ o escribí un email a  vocar@conicet.gov.ar

Por Silvana Siviero – CCT Nordeste

Volver a VocAr