NOTICIAS INSTITUCIONALES

Celebran jornada científica en homenaje a Enrique Chaneton

El investigador del CONICET, fallecido en marzo de este año, desarrolló su carrera científica en el IFEVA.


Enrique Chaneton. Foto: Sofía Campana.
Enrique Chaneton en el campo junto a una estudiante. Foto: Pedro Tognetti.

El próximo jueves en el Instituto de Investigaciones Fisiológicas y Ecológicas Vinculadas a la Agricultura (IFEVA, CONICET-UBA) tendrá lugar un homenaje al ecólogo Enrique Chaneton, fallecido en marzo de este año, a través de la organización de una jornada científica que llevará su nombre.

Chaneton, quien desde muy  joven comenzó a trabajar en el IFEVA –años antes incluso de obtener su licenciatura en Biología en 1986- ingresó a la Carrera de Investigación Científica y Tecnológica (CIC) del CONICET en 2001 y desde 2012 se desempeñaba como investigador principal. Era Magister Scientiae en Recursos Naturales por la Universidad de Buenos Aires y Doctor en Biología por la Escuela Imperial de Londres.

Amén de sus valiosos aportes en el campo de  la ecología de comunidades, quienes lo conocieron o pasaron por sus clases, destacan su rol como docente y formador de futuros científicos. En esta ocasión, a modo de presentación de las jornadas, Marina Omacini y Pedro Tognetti, quienes fueron dirigidos por Chaneton cuando realizaban sus tesis de doctorado, escribieron estas sentidas palabras.

 

Retratos de un maestro, colega y amigo 

Por Marina Omacini* y Pedro M. Tognetti**

¿Por dónde empezar un retrato Enrique J. Chaneton que incluya su significado para la comunidad científica y, en particular, para quienes caminamos detrás y cerca de él desde que éramos estudiantes? A partir de su fallecimiento el 11 de marzo de este año, lo intentamos y lo postergamos una y otra vez, como tantas cosas que nos conmueven y no tienen deadline. Nos ayudó a concretar este desafío la necesidad de promover la primera jornada científica que llevará su nombre, prevista para el 29 de este mes en el IFEVA, el instituto donde trabajó entre 1984, antes de recibirse de biólogo, y el año de su muerte. Él mostraba un gran interés en la ecología de comunidades y en cómo las interacciones entre especies de un mismo o diferente nivel trófico influyen en la estructura y el funcionamiento de pastizales y bosques. Sus estudios se centraban en los efectos directos e indirectos de ciertas especies vegetales (algunas de ellas invasoras) y prácticas de manejo como el pastoreo, sobre la diversidad, la productividad, la descomposición de material muerto o la dinámica de las redes tróficas.  Elegimos de forma premeditada no mencionar aquí sus publicaciones, muy bien destacadas en un homenaje reciente en la revista Biological Invasions  y en el que realizó la Asociación Argentina de Ecología (AsAE). En ambos textos se describen sus primeros pasos con Rolando León en la Facultad de Agronomía (UBA) y con John Lawton en el Imperial College de Londres, y sus valiosas contribuciones en distintas instituciones nacionales e internacionales.

Algunas personas encontramos en Enrique un docente con quien queríamos formarnos desde el primer día que lo vimos en el aula. Otras hallamos a un maestro que siempre recordaremos o a un director capaz de acompañarnos con paciencia y dedicación en el campo, en los congresos, en el análisis de los datos y en la escritura. Nos enfrentamos a un evaluador con comentarios pertinentes, positivos y constructivos. A un colega generoso, siempre disponible para ayudarnos a encontrar la palabra justa, el marco conceptual o la importancia ecológica de nuestro estudio. Algunas personas encontramos a un amigo colega a quien acudir cuando no sabíamos cómo avanzar con una maraña de datos o con el borrador de un manuscrito.  Algunas reconocimos en él a un estoico que alentaba en el campo y sólo se quejaba cuando se le secaban las lentes de contacto. Otras, a quien siempre debíamos esperar en la camioneta; al que exclamaba, con sonoridad e infancia, cuando aparecía un coipo; al que hacía pensar y reír en los viajes; al que preparaba cada palabra de su clase o charla y dejaba a todos fascinados; al que callaba sin dejar de exigir y lograba lo mejor de uno y de nuestros datos; a quien confió en nuestra capacidad de escribir aunque nos haya llevado años y muchas, muchas idas y vueltas enviar un manuscrito a publicar; a quien parecía no cansarse de corregir; a quien admiramos por su forma de escribir, de leer, de organizar las ideas, de plasmarlas en un papel; a quien dio sentido y postura a nuestra marcha; a quien sabía dónde ubicar la coma, la cita o la goma de borrar. Algunas personas reconocemos en él a una persona que hablaba muy poco de sus sentimientos, que nos valoraba desde el silencio, que nos abrazaba con la mirada, que brindaba lo que podía y a quien otras personas consideraban que debían defender o darle voz.

Si bien sólo algunas personas lo conocimos con barba o con bigotes, o lo llamamos Lord Chaneton, Chane, Chuli o Henry, es curioso detectar, en estos meses de despedida, que todos sus estudiantes lo recordamos por su forma de arremangar su  remera, de hablar, de dirigir, de explicar, de orientar, de sonreír, de acompañar o de dejarnos continuar por el camino elegido. Todos nos sentimos agradecidos de haberlo conocido, de haber trabajado con él, de haber sido respetados y reconocidos como personas diferentes a él, con nuestras propias necesidades. Gracias; gracias Chane por todo lo que nos diste y nos seguís enseñando.

Jornada Científica Abierta “Enrique Chaneton”

Cronograma de actividades:

9:30. Martín Oesterheld (director del IFEVA). Bienvenida.

9:40. Semblanzas a cargo del Dr. Martín Aguiar y el Dr. Thomas Kitzberger (INIBIOMA, CRUB. Universidad Nacional del Comahue)

10:15. Conferencia del Dr. Osvaldo Sala “Efectos del Cambio Climático sobre los Ecosistemas: Cambios en la Cantidad y Variabilidad de la Precipitación”. School of Life Sciences, School of Sustainability and Global Drylands Center. Estados Unidos.

11:15. Intervalo

11:45. Conferencia del Dr. Lucas Garibaldi: “10 acciones basadas en ciencia para la intensificación ecológica de la producción agrícola”. Instituto de Investigaciones en Recursos Naturales, Agroecología y Desarrollo rural – Sede andina -Universidad Nacional de Rio Negro –

12:45. Fin de la jornada.

*Marina Omacini es investigadora independiente del CONICET en el IFEVA y profesora asociada  en la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires

** Pedro Tognetti es investigador asistente del CONICET y profesor adjunto en la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires