24/03/2016 | Ciencias Biológicas y de la Salud
Andrea Gamarnik recibió el Premio Internacional L’Oréal-UNESCO “Por las Mujeres en la Ciencia”
La investigadora del CONICET fue seleccionada por sus importantes descubrimientos sobre el virus del dengue.
Andrea Gamarnik durante la entrega del premio.Foto: gentileza L'Oréal.
Andrea Gamarnik durante la entrega del premio.Foto: gentileza L'Oréal.

Andrea Gamarnik, investigadora principal del Consejo, recibió esta tarde en el gran anfiteatro de la Sorbona en París, Francia, el premio junto a las ganadoras de las regiones de Europa y Norteamérica (trabajaron en colaboración), Asia/Pacífico y África/Estados Árabes. De entre las más de 2.500 nominaciones de 135 países, además de Gamarnik, fueron seleccionadas: por África y los Estados Árabes Quarraisha Abdool Karim, de Sudáfrica por sus descubrimientos por la diseminación del VIH en adolescentes mujeres; por la región de Asia-Pacífico, Hualan Chen por sus estudios sobre el mortal virus de influenza aviar (H7N9); por Europa y América del Norte, Emmanuelle Charpentier y Jennifer Doudna por sus trabajos en la tecnología Crispr-Cas 9 para editar genomas que permitiría eliminar secuencias defectuosas de ADN.

Gamarnik es Doctora en Farmacia y Bioquímica en la UBA y dirige el Laboratorio de Virología Molecular en el Instituto Leloir, Instituto de Investigaciones Bioquímicas de Buenos Aires (IIBBA, CONICET-FIL). En el año 2009, fue distinguida con Premio L’Oréal-UNESCO en la Argentina por sus investigaciones sobre los mecanismos moleculares del virus del dengue con el fin último de encontrar métodos de controlar las infecciones, ya sea por vacunas o por un antiviral. Hoy, seis años después de este logro, la científica fue galardonada con el Premio Internacional L’Oréal-UNESCO “Por las Mujeres en la Ciencia” por Latinoamérica para lo cual fue seleccionada por un jurado independiente e internacional de trece científicos presidido por la Dr. Elizabeth Helen Blackburn, ganadora del mismo premio en 2008 y premio Nobel en Fisiología o Medicina 2009.

“Cuando decidí volver a la Argentina en el año 2001 tuve que elegir un tema de trabajo y en ese momento consideré que el dengue era muy importante en Latinoamérica, en el país todavía no se hablaba mucho pero en Brasil y otros países era un tema alarmante. Pensé en elegir un sistema biológico que realmente sea relevante para la región y en ese momento no había muchos laboratorios trabajando en ello. Hace 14 años armé un laboratorio abocado a entender cómo funciona el virus. Nuestro objetivo gira entorno a aportar este conocimiento para buscar soluciones”, explica la investigadora.