25/03/2013 | NOTICIA BREVE
Había una vez un ratón, 58 años después
Un espécimen conservado desde 1955 en las colecciones del Museo de Historia Natural de San Rafael, Mendoza, fue catalogado como una nueva especie de mamífero roedor tras nuevos estudios.
Investigadores haciendo trabajo de campo

Pardiñas y equipo colocando trampas. Foto: gentileza investigadores

La especie descubierta pertenece al género Holochilus, ratas nativas vulgarmente conocidas como ratas nutria, animales de hábitos anfibios, tamaño mediano a grande, color rojizo y membrana interdigital en las patas posteriores que potencia sus habilidades para nadar.

El investigador independiente del CONICET, Ulyses Pardiñas del Centro Nacional Patagónico (CENPAT-CONICET), destaca que “este hallazgo, además de incorporar una especie más a la lista de mamíferos, constituye un hecho novedoso para la biología de América del Sur debido a que ninguna especie de Holochilus había sido encontrada nunca en ambientes desérticos como el cauce medio del Río Atuel”.

El estudio publicado en la revista científica Journal of Mammalogy se realizó en base a un ejemplar que un pescador, 58 años atrás, llevó al Museo de Historia Natural. Humberto Lagiglia, en ese entonces director y fundador de la institución, la preparó y fue conservada hasta la actualidad. “Es por eso que a modo de homenaje, la nueva especie lleva el nombre Holochilus lagigliai”, cuenta Pardiñas.

Al trabajo se le suma también el estudio de tres mandíbulas del Holoceno, es decir, los últimos 10.000 años de la historia de la Tierra, también encontradas por el fundador del Museo de Historia Natural en Cueva del Indio, un importante sitio arqueológico y paleontológico ubicado en cercanías de San Rafael.

“A partir de las mandíbulas encontradas pudimos compararlas con la del espécimen hallado 58 años atrás. Son iguales en su morfología. La similitud de dientes permite suponer que todas pertenecen a la misma nueva especie de rata nutria”, concluye Pardiñas.

Este nuevo animal de la especie de los Holochilus genera en los investigadores una serie de preguntas e incógnitas que aún no han sido develadas. ¿Cuáles son las relaciones de parentesco con las otras familias de roedores? ¿Cómo son sus hábitos alimenticios? o ¿Cómo emigró y se adaptó a estas regiones hostiles por sus bajas temperaturas en las que es poco frecuente encontrar ratones anfibios?

Para Pardiñas es crucial determinar si esta rata sigue presente en la región y, si así fuera, busca obtener nuevos ejemplares para profundizar en estudios anatómicos y comparados que permitan dar respuestas a todas las incógnitas y plantear posibles estrategias de conservación.

  • Por Alejandro Cannizzaro
  • Sobre investigación
  • Ulyses Pardiñas. Investigador independiente. CENPAT.
  • Pablo Teta. Becario. Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica (AGENCIA)
  • Damián Voglino. Becario doctoral.
  • Fernando Fernández. Becario doctoral

 

Video
cerrar
Imágenes
cerrar