14/02/2018 | UNIVERSIDAD DE LANCASTER-REINO UNIDO
Becas Rutherford para Innovación en Seguridad Alimentaria
Investigadores jóvenes del CONICET podrán acceder a estadías de seis meses de duración. La convocatoria finaliza el 25 de febrero.

Con el apoyo del Fondo Rutherford del Departamento de Negocios, Energía y Estrategia Industrial (BEIS), la Universidad de Lancaster, el Programa N8 AgriFood y el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) están construyendo una asociación estratégica bajo el lema de “Innovaciones en Seguridad Alimentaria”.

Es por eso que se financiará a seis jóvenes investigadores del CONICET (becarios postdoctorales e investigadores asistentes y adjuntos con no más de 10 años de doctorados) para trabajar durante seis meses en la Universidad de Lancaster.

La convocatoria está destinada a un gran espectro de disciplinas (Agronomía, Ingeniería, Ciencia Sociales, entre otras) vinculadas al estudio y la innovación en sistemas de producción agropecuaria. El objetivo es diseñar soluciones tecnológicas y comerciales para el desafío del exceso y la escasez de agua y los impactos sobre la producción de alimentos y la resiliencia agrícola.

Los participantes se involucrarán en proyectos de investigación con estrecha colaboración con sectores no científicos (producción, comercialización, infraestructura y gestión).

La convocatoria finaliza el 25 de febrero de 2018 y el programa incluye un estipendio mensual y cubre gastos de movilidad.

Para acceder a más información y a los formularios de aplicación, haga click aquí.

Una buena oportunidad de cooperación internacional

Esteban Jobbagy y Lucas Borras, investigadores del CONICET en el Instituto de Matemática Aplicada de San Luis “Prof. Ezio Marchi” (IMASL, CONICET-UNSL) y en el Instituto de Investigaciones en Ciencias Agrarias de Rosario (IICAR, CONICET-UNR) respectivamente, ya se encuentran trabajando con la Universidad de Lancaster para llevar adelante investigaciones en distintos aspectos de la produccción agrícola y el sistema alimentario global.

“Encontramos que dicha universidad puede ayudarnos, por ejemplo, a integrar la ingeniería de sensores con la psicología de la toma decisiones de los agricultores; o el análisis de políticas de precios y mercados locales con el ciclo del agua y la inundación en la llanura. Tenemos que atravesar fronteras entre disciplinas”, expresó.

También se refirió a la necesidad de coproducir conocimiento junto a otras instituciones y empresas. “No solo esperar que nuestros resultados “derramen” al medio, sino más bien iniciar la investigación compartiendo preguntas y acciones con los sectores no científicos. En esta iniciativa, la Universidad de Lancaster abre sus puertas para que seis investigadores aprendan sobre esta forma de trabajo y la repliquen en Argentina”.

Por su parte, Mariana Rufino, profesora titular contratada por la Universidad de Lancaster para trabajar en el área de sistemas agrícolas dentro del N8 AgriFood Programme, expresó que “la colaboración con el CONICET se inicia cuando en 2017 el Programa me pidió organizar una visita a Argentina, motivada por la Oficina de Asuntos Exteriores Británicos (el FCO). El tema se enfocó en Agro-alimentos. La oficina de Ciencia de la Embajada Argentina en Londres ha jugado un papel fuerte en apoyar el diálogo y facilitar las acciones que condujeron a que obtengamos los fondos para las becas”, expresó la profesora.

El N8 AgriFood Programme es una iniciativa de ocho universidades del norte de Inglaterra, financiada por el Concejo de Educación Británico para estimular la colaboración en el área de Agro-alimentos. Sus objetivos abarcan la investigación conjunta, la adaptación de la ciencia a los usuarios, estimular las relaciones con la industria y aumentar la visibilidad en el mundo de la investigación de esta parte del país.