Tecnópolis 2013

Una visita al Acuario Argentino

Un biólogo marino del CONICET habló en Tecnópolis con los visitantes sobre las diferentes especies que habitan distintos hábitats y destacó la importancia del agua como recurso vital.


El biólogo Luis Capozzo en Tecnópolis hablando con niños de primaria. Foto: CONICET fotografía.

Luis Cappozzo, Investigador Independiente del CONICET en el Museo de Ciencias Naturales Bernardino Rivadavia (MACN-CONICET), e integrante de la Fundación Azara, visitó el acuario, la nueva atracción de Tecnópolis y coordinó una serie de visitas guiadas.

Durante el recorrido, el público pudo conocer peces que habitan mares, ríos y océanos de Argentina y del mundo. Tiburones, pacús, lenguados, neónes, son algunas de las especies que alumnos de diferentes escuelas primarias y secundarias pudieron conocer en detalle a través de las explicaciones del biólogo marino.

Cappozzo llamó en su visita a observar el desplazamiento de los tiburones que es constante, porque tiene que recibir flujo de agua permanente en sus branquias para poder respirar.

También destacó la presencia de especies comerciales que habitan el Mar Argentino. “No es habitual para el público poder conocer y apreciar estas especies de una manera directa, viéndolas moverse en un acuario”.

Además, habló sobre la necesidad de que los jóvenes puedan comprender la importancia de conservar los océanos. “Ocupan más del 70 por ciento de la superficie del planeta, que se llama Tierra pero perfectamente podría llamarse planeta Océano. Regulan el clima y son los responsables de suministrar a la atmósfera el 55 por ciento del oxígeno del aire que respiramos”, aseguró Cappozzo.

Para el investigador, las especies que están en el acuario son una buena aproximación para poder tener una visión en directo de la riqueza ictícola de nuestro país. Hay en el Acuario especies del Río Paraná como el surubí, el dorado y el bagre, entre otros y del Mar Argentino como la corvina rubia, el besugo, el mero y el salmón.

“A partir del conocimiento se puede generar conciencia, se puede despertar vocación y se puede transmitir la importancia de conservar y aprovechar los recursos con responsabilidad, de manera sustentable”, concluye Cappozzo.

Por Alejandro Cannizzaro

Sobre investigación.

Luis Cappozzo. Investigador independiente. MACN-CONICET.