14/09/2018 | CONCURSO DEL GOBIERNO DE LA CIUDAD
Un proyecto del CONICET, ganador del SINAPTEC 2018
La tecnología “Envase flexible para liberación prolongada de repelente”, desarrollada en el PLAPIQUI, recibirá una mentoría y recorrerá Israel para conectarse con instituciones tecnológicas y posibles inversores.
Representantes de las Oficinas de Vinculación Tecnológica junto a pares del Gobierno de la Ciudad. Foto: gentileza SINAPTEC 2018.
“Envase flexible para liberación prolongada de repelente”.

En un acto celebrado en el Instituto Leloir, se conocieron los cinco ganadores de SINAPTEC, un programa de la Dirección de Ciencia y Tecnología del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, destinado a Unidades de Vinculación Tecnológica y Oficinas de Vinculación y Transferencia Tecnológica.

El objetivo del programa Sinapsis para Innovar desde la Ciencia (SINAPTEC) es fortalecer las capacidades de actores clave del ecosistema de innovación y promover el desarrollo y transferencia de proyectos de base científico-tecnológica. En esta tercera edición, se postularon proyectos vinculados a ciencias de la vida, energía y transporte, y ciencias del agro. Anabella Fassiano, gerente operativa de Promoción de Vinculación Tecnológica de la Dirección de Ciencia y Tecnología del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires enfatizó que “a través del SINAPTEC seleccionamos las mejores cinco tecnologías transferibles para que sean mentoreadas con expertos internacionales que ayuden a que esos proyectos se apuntalen en ciertos aspectos, por ejemplo, en cómo presentárselo a un inversor”. Y agregó: “Sabemos que hay un gran potencial para seguir fortaleciendo a las Oficinas de Vinculación y profesionalizándolas. Este año recibimos propuestas de nueve Oficinas de Vinculación Tecnológica diferentes”.

Los líderes recibirán una mentoría a cargo de expertos de importantes universidades de Israel en ese país, adecuando el entrenamiento a las necesidades de los proyectos ganadores. Durante su estadía en Israel, los ganadores visitarán instituciones de investigación y desarrollo, centros de innovación, a expertos y referentes del ecosistema de innovación y del científico-tecnológico, y a posibles inversores. Israel posee uno de los ecosistemas más innovadores del mundo en la creación de startups y transferencia tecnológica, lo que convierte a esta misión en una oportunidad clave para las tecnologías ganadoras.

En representación del CONICET, la Ing. Romina Mabel Cuello de la Gerencia de Vinculación Tecnológica quien se desempeña en la coordinación de Ingeniería, Energía y Medio Ambiente, presentó la tecnología ganadora “Envase flexible para liberación prolongada de repelente”, patentada por el CONICET y la UNS, que permite obtener envases activos para proteger su contenido del ataque de roedores y aves. Esta tecnología es ideal para ser usada en silo bolsa en particular, y para envases plásticos dónde se requiera esta capacidad, en general.

Entre sus principales ventajas se pueden mencionar la posibilidad de incluir el agente activo para la necesidad específica sin migración hacia el producto envasado y la capacidad de “recargar” dicho agente tantas veces como sea necesario y por ende aumentar la vida útil del envase. Asimismo, esta tecnología ha sido probada a escala industrial y es totalmente compatible con los sistemas de producción de envases plásticos flexibles en cualquier escala. Cabe destacar que las inventoras de la tecnología, desarrollada en PLAPIQUI (UNS-CONICET), son las Dras. Ana Grafia y Silvia Barbosa, investigadoras asistente y principal, respectivamente. La misión de la Ing. Cuello, tiene el propósito de difundir la tecnología ganadora en busca de potenciales adoptantes, así como también presentar las capacidades tecnológicas ofrecidas por CONICET.

Las otras tecnologías ganadoras

La Universidad Nacional de San Martín con «Recubrimiento antimicrobiano», que permite prevenir la contaminación post-limpieza de superficies con acción prolongada en el tiempo. La Universidad Nacional de Quilmes con «ANTZ», un controlador biológico de hormigas cortadoras de hojas. La Fundación Barceló, con «Sags», una nueva estrategia terapéutica para el tratamiento en leucemias/linfomas T a través de la inducción de apoptosis por superantígenos. La Universidad de Buenos Aires con «CruziVax», una vacuna para la prevención y tratamiento de la enfermedad causada por la infección mal de chagas (Trypanosoma cruzi).

 

Por Sergio Patrone Firma Paz