17/12/2012 | COOPERACIÓN INTERNACIONAL
Trabajo conjunto para integrar la ciencia y la gestión de riesgo en América
El CONICET formó parte del encuentro internacional de la Plataforma Regional para la Reducción del Riesgo de Desastres en las Américas, realizado en Santiago de Chile
Acto de apertura de la reunión de la Plataforma Regional para la Reducción del Riesgo de Desastres en las Américas

La reunión gubernamental, organizada por la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo en Desastres (UNISDR), se denominó “Invirtiendo para la Resiliencia”. El CONICET estuvo presente como miembro de la delegación argentina y lideró a nivel nacional y regional los pedidos de acciones de integración de la investigación científica con la gestión de riesgos en desastres naturales.

Como resultado del encuentro, se realizó la publicación final del “Comunicado de Santiago”. Dicho documento resalta la necesidad de que el sistema científico y tecnológico colabore especialmente en la prevención, mitigación y gestión de riesgo, atendiendo particularmente las vulnerabilidades de las comunidades más afectadas. Destaca que esta integración de la investigación científica resulta esencial para la aplicación concreta en la reducción del riesgo en desastres. Para ver el documento completo haga click aquí.

Un propósito clave de la reunión fue preparar a la región de América Latina, el Caribe y Canadá para la revisión en el 2015 del Marco de Acción de Hyogo, aprobado por más de 150 naciones en el 2005. En este sentido, se consiguió que todos los gobiernos de la zona apoyen la incorporación del sistema científico tecnológico de la región en el proceso de revisión del Marco.

A lo largo del año, el CONICET conjuntamente con la Dirección de Protección Civil del Ministerio de Interior y Transporte y el auspicio del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, mediante reuniones nacionales y regionales en colaboración con el Consejo Internacional de las Ciencias (ICSU), buscaron consensos de diferentes disciplinas científicas, tanto de las ciencias naturales como de las sociales, para conseguir que los tomadores de decisión sobre riesgo en desastres reconocieran al sistema científico tecnológico como actor importante dentro de la presente gestión.