18/12/2015 | RECTORADO DE LA UNLP
“Sin pasión no hay conocimiento”
La directora del CONICET Dora Barrancos brindó una charla en la que resaltó el entusiasmo y el compromiso social como motores del trabajo científico.
Dora Barrancos. Foto: CCT CONICET La Plata.

La directora del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) Dora Barrancos visitó la ciudad de La Plata para brindar una conferencia en el rectorado de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), en el marco de la ceremonia de entrega de los Premios a la Labor Científica, Tecnológica y Artística y Premio a la Innovación 2015.

En primer término, Barrancos expresó su felicidad “porque el Premio a la Innovación se lo lleve una mujer”, en referencia al galardón otorgado a Carolina Bellera, becaria del CONICET en la Facultad de Ciencias Exactas de la UNLP, por su trabajo sobre el reposicionamiento de fármacos para la enfermedad del Chagas. “Esto va en línea con el gran paso dado en las últimas décadas por las universidades y, sobre todo, por la propia sociedad argentina, en el reconocimiento de las mujeres. También es gracias al gran esfuerzo de la comunidad científica para destacar la importancia que ellas tienen en la construcción del conocimiento”, subrayó.

Asimismo, invitó a los investigadores a mantener un espíritu crítico: “Es la contribución que hacemos, más allá de los errores o equívocos, toda vez que los científicos y las científicas se detienen a reflexionar. La ciencia está llamada a tener deconstrucciones internas permanentemente. La reflexión se impone. Pero no se puede hacer ciencia sólo con la razón, ya que lo menos racional que tenemos son nuestros procedimientos. Toda disciplina es absolutamente social. Un laboratorio es en un 90 por ciento cultura. Hasta el bichito de laboratorio está atravesado por el fenómeno cultural”.

La experta resaltó el rol histórico que la casa de estudios local cumplió desde su fundación en la producción del conocimiento y su relación con el medio social, al marcar que “ha sido señera en la materia, lleva en su ADN el compromiso de promover la extraordinaria relación entre ciencia y pueblo”. En ese sentido, agregó: “En estos años se consagraron inéditas políticas para sostener la ciencia, la innovación y el acto de enseñar y aprender en las universidades. Esto también forma parte de los derechos adquiridos por la sociedad”.

Para finalizar, puntualizó que “sin pasión no hay conocimiento. Sin eso no seríamos capaces de una sola interrogación vibrante sobre los temas de estudio. Para dedicarse a la ciencia hay que tener un espíritu templado, vibrante, apasionado y, sobre todo, comunicado socialmente con lo que ocurre día a día. No nos vamos a salvar solos en la torre de cristal del conocimiento. Lo vamos a hacer enmarcados en una sociedad mucho más justa, equitativa y dispuesta a que estos valores sean de uso gratuito para todas y todos”.

Crecimiento exponencial gracias a las políticas públicas

El acto de premiación fue encabezado por la vicepresidenta del área académica de la UNLP, Ana Barletta, quien estuvo acompañada por Marcelo Caballé y Javier Díaz, secretarios de Ciencia y Técnica y de Relaciones Institucionales, respectivamente. Entre las autoridades presentes estuvieron Luis Epele y Pilar Peral García, director y vicedirectora del Centro Científico Tecnológico CCT CONICET La Plata, y directores de centros e institutos de investigación.

Barletta destacó el crecimiento exponencial de la UNLP en los últimos años, lo que se vio expresado en el crecimiento de la cantidad de investigadores y becarios, como así también en el surgimiento de nuevos centros e institutos científicos. “La investigación en esta universidad es algo vivo, presente y muy reconocido. En estos años ha crecido enormemente gracias a políticas muy fuertes como la creación del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación, por ejemplo”, remarcó.

En esa línea, Caballé agregó que “hemos tenido un contexto de políticas públicas a nivel nacional muy bueno. En los últimos años la inversión en ciencia y tecnología se cuadriplicó, y el presupuesto en educación se multiplicó por veinte, lo que pone de manifiesto el apoyo por parte del Estado para fomentar el sector”.

En la apertura del evento, las autoridades de la UNLP resaltaron el reciente reconocimiento que recibió el programa de televisión del CONICET La Plata, “Café con Ciencia”, que se quedó con el Gran Premio del Jurado de parte de la Asociación Argentina de Televisión por Cable (ATVC) en la última entrega de los Premios ATVC 2015, con los que la entidad galardona a las mejores producciones de cable de nuestro país y América Latina.

Investigadores del CONICET premiados

Además del Premio a la Innovación entregado a Carolina Bellera, los investigadores del Instituto de Investigaciones en Electrónica, Control y Procesamiento de Señales (LEICI, CONICET – UNLP) Fabricio Garelli y Hernán de Battista recibieron una mención honor por el desarrollo de un controlador por infusión continua de insulina para páncreas artificial.

En tanto, otros 14 investigadores del CONICET recibieron el Premio a la Labor Científica, Tecnológica y Artística. Ellos fueron: Érica Tocho, del Instituto de Fisiología Vegetal (INFIVE, CONICET – UNLP); Luis Guarracino, de la Facultad de Ciencias Astronómicas y Geofísicas de la UNLP; Francisco Fernández, del Instituto de Investigaciones Fisicoquímicas Teóricas y Aplicadas (INIFTA, CONICET – UNLP); Jorge Antezana, del Instituto Argentino de Matemática (IAM, CONICET); Ezequiel Kostenwein, de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la UNLP; Luis Gonano, del Centro de Investigaciones Cardiovasculares (CIC, CONICET – UNLP); Eduardo Kruse, del Centro de Investigaciones y Transferencia del Nordeste de la Provincia de Buenos Aires (CITNOBA); Sebastián Richiano, del Centro de Investigaciones Geológicas (CIG, CONICET – UNLP); Guillermo Giovambattista, del Instituto de Genética Veterinaria (IGEVET, CONICET – UNLP); Carolina Zanuzzi, de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UNLP; Noemí Zaritzky, del Centro de Investigación y Desarrollo en Criotecnología de Alimentos (CIDCA, CONICET – UNLP); Mariana Chaves, de la Facultad de Trabajo Social de la UNLP; y Emmnanuel Kahan y Ariel Martínez, del Instituto de Investigaciones en Humanidades y Ciencias Sociales (IdIHCS, CONICET – UNLP).