03/09/2014 | BUQUE OCEANOGRÁFICO PUERTO DESEADO
Se realizó una campaña científica marítima en la Plataforma Bonaerense
Participaron 18 investigadores y becarios del CONICET, además de tesistas de grado de distintas universidades nacionales pertenecientes a 7 grupos de investigación del país.
El Dr. Ezequiel Mabragaña junto a los tesistas Valeria Gabbanelli y Martín Vazquez. Foto: gentileza investigadores

Tras cinco días de trabajo de muestreo a bordo del Buque Oceanográfico Puerto Deseado (BOPD), concluyó la campaña Plataforma Bonaerense desarrollada en forma conjunta entre el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y el Servicio de Hidrografía Naval (SHN). La misión recorrió estaciones costeras y de plataforma en la provincia de Buenos Aires, con profundidades que oscilaron entre los 15 y 110 metros.

En total, participaron 18 investigadores, becarios y tesistas de grado pertenecientes a 7 grupos de Investigación del Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras-UNMdP (Mar del Plata), Museo de La Plata (La Plata), la UBA (Buenos Aires), UNC (Córdoba) y el CENPAT (Puerto Madryn).

El investigador del Consejo, Ezequiel Mabragaña, fue el coordinador científico de la campaña. El doctor en Ciencias Biológicas contó que “los objetivos de la campaña contemplaron estudios taxonómicos (morfológicos y moleculares), de biología reproductiva y ecológicos en diferentes grupos taxonómicos tales como turbelarios, gasterópodos, equinodermos, crustáceos, ascidias, peces y aves marinas”. En relación a los peces, El Dr Mabragaña destacó que “nuestro principal objetivo fue detectar en plataforma bonaerense, áreas sensibles desde el punto de vista de la conservación de los condrictios ovíparos, las zonas de oviposición, que es donde se produce la liberación de las cápsulas por parte de tiburones ovíparos y rayas”.

Durante el derrotero se colectaron organismos vivos tales como rayas y pequeños tiburones para experiencias en cautiverio en la Estación Costera Nágera de Mar del Plata. Para mantener con vida los ejemplares se utilizó un tanque de 500 litros de capacidad. Además, se colectó material para la docencia de distintas cátedras universitarias de la Universidad de Buenos Aires (UBA); Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMdP) y Universidad Nacional de Córdoba (UNC). A su vez se recolectó material para talleres de divulgación en el marco del programa VocAr de CONICET.

En cuanto a la operatoria para la captura de ejemplares, Mabragaña contó que no solo operaron con la red piloto sino que un 50% de los lances de pesca los efectuaron con la red grande. “Considero que esto ha sido muy importante en la campaña. La capacidad de captura de esta red es muy superior a la de la red piloto y ha sido una de las claves de la abundancia, diversidad y tallas de las capturas”, agregó.

En referencia a la importancia de la campaña, Mabragaña hizo hincapié en que además de investigar, participan en actividades de divulgación científica para que la sociedad conozca la riqueza del mar argentino y la importancia de la conservación de los recursos de nuestro país. “De esta manera, podemos proteger nuestros recursos, nuestra soberanía y tener conciencia de cuáles son nuestras capacidades y fortalezas”, explicó.

El Buque Oceanográfico Puerto Deseado del CONICET junto con el buque oceanográfico costero Comodoro Rivadavia conforman la Unidad de Investigaciones Hidro Oceanográficas (UNIHDO) de gestión compartida entre el CONICET y el Ministerio de Defensa.

Todas las muestras que son colectadas pasan a formar parte de las colecciones biológicas de diversos institutos de investigación como el Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras IIMyC-CONICET, la Universidad Nacional de Mar del Plata o el Museo Argentino de Ciencias Naturales Bernardino Rivadavia del CONICET e integran el Sistema Nacional de Datos Biológicos coordinado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación.