12/06/2015 | NOTICIAS INSTITUCIONALES
Se inauguraron las obras de puesta en valor de las Ruinas del Shincal de Quimivíl
El trabajo de los investigadores del CONICET fue fundamental para la reconstrucción del sitio arqueológico.

Con la presencia del ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación, José Lino Salvador Barañao, y la gobernadora de Catamarca, Lucía Corpacci, se inauguraron las obras de puesta en valor del sitio arqueológico El Shincal de Quimivil, situado en las inmediaciones de la ciudad catamarqueña de Londres.

Representando al CONICET estuvieron Alan Temiño, Gerente de Asuntos Legales, y Pablo Kuhnert, Coordinador General de CONICET Documental.

Durante la apertura, Barañao afirmó que “las políticas del Ministerio de Ciencia representan el compromiso para que este cambio se vuelva tangible y medible; nos proponemos que la ciencia llegue a todos los puntos del país, que alcance a quienes nunca llegaron y que repare lo que se esa deuda generó”.

Esta iniciativa se llevó a cabo en el marco de un convenio de cooperación que suscribieron, en 2013, el Ministerio de Ciencia; el CONICET; el Gobierno de la provincia de Catamarca y el Ministerio de Turismo de la Nación, al que se le sumó un acuerdo entre la cartera de Ciencia y la Fundación de Historia Natural Félix de Azara, para difundir El Shincal y trabajar en la investigación y restauración de vestigios arquitectónicos y de los elementos que contribuyeran a la recuperación de las huellas de nuestros antepasados.

Precisamente, para dar a conocer este sitio arqueológico, CONICET Documental realizó “Shincal: La huella Inca en Argentina”, largometraje que visibiliza la compleja trama de redes que el Imperio Inca tejió a lo largo de la zona oeste del continente americano, y del que el actual territorio argentino constituyó un punto importante. El documental se estreno este mes por Canal Encuentro.

Por otra parte, los investigadores del CONICET que participaron de la reconstrucción fueron Rodolfo Raffino, Marco Giovannetti, Reinaldo Moralejo, y Aylen Capparelli.

Para la puesta en valor del sitio arqueológico, el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva invirtió 3 millones de pesos, que implicó limpieza y mantenimiento del lugar; consolidación de las estructuras y la confección de senderos y señalética, entre otros obras.

Hasta 1980 El Shincal estuvo casi olvidado y tapado por los arbustos “shinki”, hasta que el doctor Rodolfo Raffino, investigador del CONICET, catedrático de la Universidad de La Plata y miembro de número de la Academia Nacional de la Historia, con más de 130 obras sobre arqueología y urbanismo, dio con él y retomó los estudios del lugar.

Para ver el video haga click aquí.