06/11/2013 | COOPERACIÓN NACIONAL
Salvarezza participó del debate sobre una Estrategia Nacional de Biodiversidad
El presidente del CONICET estuvo en la apertura de una jornada de diálogo sobredesarrollo sustentable y biodiversidad.
Roberto Salvarezza junto a Laura Alonso y Silvia Révora

El panel de apertura de la jornada “Hacia una Estrategia Nacional de Biodiversidad” estuvo a cargo de Laura Alonso, subsecretaria de Gestión y Coordinación de Políticas Universitarias del Ministerio de Educación de la Nación; Silvia Révora, subsecretaria de Planificación y Política Ambiental de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación; y de Roberto Salvarezza, presidente del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET).

La jornada que se realizó en el Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti, propone abrir el debate acerca de la necesidad de pensar un modelo de desarrollo con conservación de nuestros recursos naturales en el marco de una Estrategia Nacional de Biodiversidad.

Alonso destacó la importancia de la creación de nueve universidades públicas en diferentes provincias del país y la articulación entre las distintas instituciones, incluido el CONICET,  para “poder convocar al sistema público universitario en un proceso de mayor protagonismo en la construcción de un modelo de desarrollo con inclusión social, y en ese sentido involucrarnos en la construcción de una estrategia nacional de biodiversidad”.

Al respecto Salvarezza resaltó el rol histórico del CONICET en el “conocimiento de la biodiversidad de nuestro país al apoyar investigaciones, sostener colecciones y repositorios biológicos desde una concepción taxonómica y especializada inicial hasta la perspectiva actual integradora de ecosistemas”.

Los estudios sobre la  recuperación de los ecosistemas implican seguimientos de largo plazo e integración de variables. En este sentido Salvarezza agregó que “es necesario el establecimiento de observatorios en ecosistemas terrestres, acuáticos y marinos que provean información de manera actualizada y continúa de las relaciones  entre sus componentes para poder realizar una gestión más sustentable”.

“Si logramos que los investigadores y la transferencia de conocimiento se acople a las políticas nacionales habremos dado un salto cualitativo en el camino de lograr un desarrollo sustentable”, concluyó el presidente del CONICET.

Por su parte Révora resaltó que la cuestión ambiental “es un tema estratégico a nivel global y es necesario realizar acciones concretas en los territorios, teniendo en cuenta la biodiversidad y buscando que esas acciones redunden en mejoras en la calidad de vida de las poblaciones más vulnerables”.

El CONICET y la Biodiversidad

En el campo de la catalogación y preservación,  el CONICET es un actor predominante  en el Sistema Nacional de Datos Biológicos del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación que contribuye al inventario de los recursos biológicos terrestres, fluviales y marinos. Este Sistema proveerá información a investigadores interesados como así también a decisores nacionales, provinciales y locales para la gestión económica y ambiental de los recursos biológicos.

Un salto cualitativo en la caracterización, en la calidad de nuestros registros y colecciones,  fue alcanzado mediante la taxonomía molecular. El programa internacional de Código de Barras de la Vida o iBol (por sus siglas en inglés), permite la confirmación taxonómica de especímenes en cualquiera de sus estadíos. Mediante el establecimiento de  cinco laboratorios distribuidos en diversas regiones del país, el CONICET procesa actualmente 30.000 muestras anuales de colectas de campo y decolecciones históricas. Para el 2015 se espera alcanzar las 100.000 secuenciacionesanuales.

En el campo de la microbiología en ambientes terrestres y acuáticos fluviales o marinos se está trabajando en la identificación de microorganismos que modulan variables de su entorno o que ofrecen en sí mismos posibilidades de aprovechamientos biotecnológicos.

En este sentido los avances tecnológicos hoy nos permiten encarar proyectos de metagenómica en estos ambientes , es decir la identificación de microorganismos por secuenciación masiva del ADN.

El CONICET  junto con el Servicio de Hidrografía Naval opera el Buque Oceanográfico Puerto Deseado a disposición de los proyectos oceanográficos de investigación desde 2009. Proximamente se incorporará un buque hidrográfico costero que permitirá duplicar las prestaciones actuales. Se han realizado más de 50 campañas en nuestra plataforma continental y 4 campañas Antárticas de verano que han permitido el relevamiento de mamíferos y aves marinos y estudios de sus áreas de migración. Asimismo se han descripto numerosas nuevas especies pelágicas ,  bentónicas y de fito y zooplacton  de la plataforma continental o de profundidades de cañones marinos nunca antes explorados. Los estudios en ecología marina apuntan a las relaciones entre todos estos organismos.

En el caso de nuestros ríos, lagunas y humedales, diferentes institutos del CONICETtrabajan intensamente en el humedal que acompaña  al sistema Paraguay-Paraná-La Plata, uno de los principales de nuestro planeta.

En un país donde el 70% de su superficie son tierras secas,  el CONICET ha constituido con la Secretaría de Ambiente, el INTA y varias universidades, el Observatorio Nacional de Degradación de Tierras y Desertificación donde la biodiversidad se convierte en uno de los principales indicadores del proyecto.