23/09/2015 | Ciencias Agrarias, de la Ingeniería y de Materiales
Red de investigadores para optimizar el desarrollo de tecnología en telecomunicaciones
Científicos del CONICET cuentan cómo idearon este entramado que aspira a enlazar los trabajos que se lleven adelante en el país.
El objetivo de la Red es la interacción permanente de científicos y técnicos de todo el país para optimizar los recursos tecnológicos y humanos. Ilustración: Diseño CONICET

El objetivo de la “Red de investigadores para el desarrollo de tecnología en telecomunicaciones” es lograr que el estudio en el área se realice mediante la interacción permanente de científicos y técnicos de todo el país para optimizar los recursos tecnológicos y humanos en la materia.

“Desarrollamos temas puntuales que en la Argentina eran tratados de forma diseminada porque estábamos todos separados y que ahora tienen mayor relevancia, mayor presencia”, asegura Cecilia Galarza, investigadora adjunta en el Centro de Simulación Computacional Para Aplicaciones Tecnológicas (CSC).

La científica junto a sus colegas Mario Hueda, investigador independiente en la Universidad Nacional de Córdoba; Juan Cousseau, investigador independiente en el Instituto de Investigaciones en Ingeniería Electrica “A. Desages” (IIIE, CONICET-UNS) de Bahía Blanca; Carlos Muravchik de la Universidad de La Plata; y Rubén Milocco, investigador independiente en la Universidad Nacional del Comahue, idearon esta red de investigaciones a nivel nacional que se propone aunar los esfuerzos e investigaciones en el área de las telecomunicaciones. Recientemente se incorporó a la Red el investigador asistente Javier Areta de la Universidad de Río Negro.

Como comenta Galarza habían observado que desde el sector industrial existía una desconexión entre los empresarios y el conocimiento científico, y esto les fue más evidente en la última jornada de trabajos sobre Telecomunicaciones, organizada por la Dirección de Vinculación Tecnológica (DVT) del Consejo, en conjunto con la Secretaría de Comunicaciones (SECOM) y la Comisión Nacional de Comunicaciones (CNC), en la que muchos empresarios mostraron sorpresa al conocer los desarrollos e investigaciones que se llevan a cabo en el área científica. “Algunos no sabían que existía y quedaron favorablemente sorprendidos con nuestro trabajo”, agrega.

Desde Córdoba, Bahía Blanca y Buenos Aires, parte de los integrantes de esta red cuentan de qué trata esta asociación científica y los logros que obtuvieron.

 

¿Cuándo comenzaron con esta mecánica de trabajo?

Cecilia Galarza: Esto empezó en el 2005 con el primer proyecto subsidiado por el CONICET y ya vamos por el tercero.

Juan Cousseau: Tenemos muchos puntos de superposición. Compartimos cursos o co-dirigimos a los mismos becarios y así nos complementamos. El gran secreto desde lo académicos es ese: la no competencia.

 

¿Cuál es el objetivo de la red?

C.G.: Principalmente, la formación de recursos humanos y la asignación de cursos y talleres que compartimos entre todos los integrantes de la red. Apuntamos a la formación de postgrado, básicamente a profesionales que están haciendo el doctorado o maestrías que orbitan la red. Toman los cursos y en los talleres exponen sus trabajos y sus ideas, y hay una discusión abierta en un ambiente relajado.

Mario Hueda: La posibilidad de interactuar con los grupos, además de los talleres y los cursos, es otra de las cosas que funcionaron a lo largo de estos años.

 

¿Qué logros se obtuvieron con este sistema o red de investigación?

C.G.: Lo que noto es una mayor presencia temática entre el pool de investigadores. Eran temas que antes pertenecían a otras áreas y que a alguien se le ocurría tomarlos.

J.C.: Antes no existía como un área específica dentro del CONICET. El propio CONICET académicamente puso en relevancia el área y a partir del 2006 se instauró la Comisión Asesora de Informática y Comunicación y fue creciendo en cantidad de participantes de graduados, de calidad de proyectos dentro de esa comisión temática. Estuvo orientado a hacer crecer los grupos consolidados de investigación científica y existieron casos de inserción en la industria. La gran mayoría está en el ambito académico-científico.

M.H.: Son todos casos que desde la universidad están trasfiriendo conocimiento, tecnología y otros también que han formado parte de ese staff inicial, ya recibidos que desarrollan actividades en la industria, y ese es uno de los objetivos que nos planteamos: formar recursos humanos calificados y que estos recursos puedan seguir con actividades en esta especialidad.

C.G.: Uno de los primeros egresados de esta red en este momento lidera todo un grupo de investigación y desarrollo en la Universidad de la Plata y la red le dio un gran ambiente de contención que lo ayudo a lograr los mejores resultados.

 

¿Cuál sería el paso para transformarlo en una red formal?

C.G.: Hay puntos a formalizar, de hecho una de las debilidades es la informalidad. Esto [la red de investigadores] surgió como una necesidad de nosotros cinco, y después se sumó más gente, y nos manejamos con financiamiento de proyectos plurianuales de CONICET (PIP) para afianzar esta red cuyo objetivo final es la formación de recursos humanos para investigación. Las distintas comisiones consideraron que nuestra labor es válida y seguimos adelante.

 

¿Eso está en proceso?

J.C.: La red interuniversitaria subsidiada por el Ministerio de Educación de la Nación, con apoyo económico, tiene el objetivo de formalizar en un postgrado interuniversitario o una maestría el funcionamiento de la red.

J.C.: El objetivo particular es la formación de recursos humanos en estos temas que generan, en la industria, mucho dinero, tanto en el país y como fuera de él, y que curiosamente no tiene antecedentes a nuestra red.

 

  • Por María Bocconi