02/08/2012
Para que los insectos no renazcan de las cenizas
Científicos del INTA y del CONICET investigan el efecto insecticida natural de las cenizas volcánicas sobre diversas especies de insectos del Norte de la Patagonia
Mediante bioensayos se comprob el poder insecticida de las cenizas volcánicas

El volcán Puyehue-Cordón Caulle –que entró en erupción a principios de junio de 2011– cubrió con cenizas 7,5 millones de hectáreas en la Patagonia argentina. Esto generó que científicos del INTA y CONICET busquen una respuesta que ayude a revertir esta situación. Así, mediante bioensayos comprobaron el poder insecticida de las cenizas volcánicas.

“La caracterización química y física de las cenizas demostró que son altamente abrasivas y son similares a los polvos inertes utilizados como insecticidas inorgánicos”, expresó Valeria Fernández Arhex, investigadora del INTA Bariloche –Río Negro– y del CONICET.

Ensayos de laboratorios indicaron que las cenizas tienen efectos sobre insectos masticadores muy voraces como las tucuras y las langostas verdes –presentes en zonas de mallines y afectan la producción agropecuaria–. Además, podrían afectar a succionadores como las chinches, que se alimentan de la savia de plantas y árboles.

Los componentes mayoritarios que integran la composición química de las cenizas del volcán Puyehue son: el oxígeno (O), silicio (Si), aluminio (Al), hierro (Fe), sodio (Na) y potasio (K). Estos se adhieren a la superficie corporal y resultan tóxicos para los insectos.

De acuerdo con los resultados preliminares, estos materiales podrían “actuar como un insecticida natural, lo cual disminuye el daño que los insectos causan en los pastizales naturales”, aseguró Fernández Arhex y explicó: “Uno de los principales mecanismos de acción de estos polvos consiste en la adsorción de las ceras cuticulares que lleva a la muerte por deshidratación”.

Las cenizas volcánicas actúan como insecticidas generalistas: provocan repelencia, disuasión de la puesta de huevos –lo que disminuiría el crecimiento de la población– incertidumbre durante el reconocimiento de las plantas utilizadas para hospedarse y mortalidad directa, lo que alteraría la dinámica de los ecosistemas biológicos a largo plazo.

Para Fernández Arhex, “los resultados obtenidos hasta el momento son preliminares y no son concluyentes para afirmar que la ceniza volcánica afecta el desarrollo o sobrevivencia de todos los insectos evaluados”.

De todos modos, “la ceniza volcánica emitida por el volcán Puyehue podría tener un efecto beneficioso y actuar como un insecticida natural para eliminar especies plaga, lo cual permitiría disminuir el daño que ocasionan estos insectos en los pastizales naturales, principal fuente de alimento de la ganadería extensiva”, señaló la investigadora.

Esta investigación, en la que trabajaron nueve científicos del INTA Bariloche y del CONICET, se enmarca en el proyecto financiado por el Programa de Emergencia Volcánica (PREVO) cuyo objetivo general  es evaluar el efecto de las cenizas volcánicas procedentes de la erupción del complejo Puyehue – cordón Caulle, sobre el desarrollo y sobrevivencia de los insectos plaga.

Fuente: INTA informa