04/10/2012 | Consejo Interinstitucional de Ciencia y Tecnología
Nuevos criterios de evaluación del personal científico
Las principales instituciones que hacen ciencia y tecnología en el país firmaron un acuerdo que evaluará la investigación aplicada y creará un Banco Nacional de Proyectos de Desarrollo Tecnológico y Social

El secretario de Articulación Científico Tecnológica del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Alejandro Ceccatto, encabezó la firma de un documento sobre nuevas pautas y criterios para la evaluación del personal científico dedicado a actividades de desarrollo tecnológico y social. El documento permitirá equiparar las evaluaciones de los investigadores dedicados a la ciencia básica con los que realizan ciencia aplicada.

Durante la firma, Ceccatto aseguró que “se trata de un consenso histórico, hoy por hoy se hace muy difícil desarrollar tecnología cuando las carreras científicas demandan la constante publicación de papers, esto no favorece el objetivo central de este Ministerio que es que el conocimiento académico se inserte en el sistema productivo”.

Los nuevos criterios, elaborados mediante el trabajo conjunto de todas estas instituciones durante más de un año, apuntan a enriquecer el sistema de evaluación considerando a los investigadores no sólo en su trayectoria individual sino también en su inserción y desempeño en equipos y proyectos estratégicos. Se procura que la investigación aplicada se iguale con la básica a la hora de evaluar al personal científico, incentivando así a que las investigaciones se conviertan en desarrollos concretos, prototipos o productos.

Durante la reunión el presidente del CONICET, Roberto Salvarezza compartió con todos los presentes “la felicidad de poder firmar este documento. La comunidad científica ha ido evolucionando y está madura para intentar nuevas posibilidades”.

Con estos cambios, en la evaluación de proyectos “se abre un nuevo espacio, no se quita ninguno existente. Necesitamos que los recursos humanos muy calificados puedan trabajar en función de las necesidades del país, hay muchas maneras de que la ciencia básica colabore en algunos proyectos que la van necesitando”. Al finalizar Salvarezza reafirmó “desde el CONICET vamos a estar totalmente comprometidos en este cambio”.

La iniciativa contempla la puesta en marcha del Banco Nacional de Proyectos de Investigación y Desarrollo Tecnológico que agrupará proyectos orientados a aprovechar oportunidades estratégicas y necesidades sociales o de mercado. En este caso los investigadores y tecnólogos que participen, a través de instituciones del sistema científico nacional, serán evaluados según su grado de participación y sus avances.

La propuesta fue suscripta por el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria (CONEAU) y el Consejo de Rectores de Universidades Privadas (CRUP). Además también lo hicieron organismos del sistema científico nacional como el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE), el Instituto Nacional del Agua (INA), el Instituto de Investigaciones Científicas para la Defensa (CITEDEF), la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud (ANLIS), el Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (INIDEP), el Servicio Geológico Minero Argentino (SEGEMAR), el Instituto Antártico Argentino (IAA) y el Programa de Incentivos a Docentes Investigadores.