BECAS
HUERTAS HERRERA Alejandro
artículos
Título:
HISTORIOGRAFÍA DE LA GANADERÍA EN LA ORINOQUIA
Autor/es:
HUERTAS RAMÍREZ HUGOBERTO; HUERTAS HERRERA ALEJANDRO
Revista:
ACTA IBEROAMERICANA DE CONSERVACIÓN ANIMAL
Editorial:
Red Conbiand
Referencias:
Lugar: Córdoba; Año: 2015 vol. 6 p. 300 - 300
Resumen:
Existe unanimidad en reportes de que el desarrollo económico y cultural de lallanura oriental de Colombia se forjó a partir de su colonización ganadera. Sinembargo, se perciben imprecisiones sobre el origen de las razas llaneras deColombia; el objetivo de esta ponencia pretende dilucidar dichas incongruencias,desde un contexto cronológico y ecogeográfico. La imprecisión consuetudinaria esque nuestro ganado casanareño provino desde la llanura venezolana, y esto no fueasí; se afirma que los alemanes Federman y Espira introdujeron los primerosbovinos a la llanura colombiana en la década de 1530, pero la realidad es queellos solo estuvieron en busca de El Dorado. El hecho verídico es que los Jesuitas con la fundación de la hacienda Caribare en 1661 ingresaron los primeros bovinos a sabanas de Casanare y Arauca, desde sus haciendas ubicadas en estribaciones orientales de la Cordillera Oriental correspondiente a Boyacá y Casanare, establecidas en su primera estadía entre 1621-1628. Allí comenzó a configurarse el ?criollo de piedemonte llanero?, sufriendo moderados cambios fenotípicos, respecto al criollo de clima frio, fundamentales en su posterior adaptación al ambiente cálido húmedo de llanura inundable; de este criollo poco se habla, pero aún quedan relictos con características de doble propósito; el cruce con Normando lo dejó casi extinguido. La importancia del criollo de piedemonte radica en ser el precursor de la raza Casanareña. Respecto a la colonización ganadera del piedemonte metense, coinciden las fuentes secundarias con la de cronistas que le asignan a Juan de Avellaneda el asentamiento inicial de bovinos en San Juan de los Llanos, núcleo precursor de la raza Sanmartinero. El proceso de colonización ganadera mencionado lo inició el Adelantado del Nuevo Reino de Granada Alonso Luis de Lugo en 1542-43 y prosiguió con Avellaneda y Gonzalo Jiménez de Quesada, para el caso del piedemonte del Meta, y con las misiones, especialmente Jesuitas, para el caso de Casanare y Arauca. Actualmente la raza Casanareña se encuentra en riesgo de extinción por absorción con Brahman.