INVESTIGADORES
BRUNO Paula Graciela
artículos
Título:
ARTÍCULO: El Círculo Literario (1864-1866): un espacio de conciliación de intereses
Autor/es:
BRUNO, PAULA
Revista:
PRISMAS. Revista de Historia Intelectual
Editorial:
Universidad Nacional de Quilmes
Referencias:
Lugar: Buenos Aires; Año: 2012 p. 166 - 166
ISSN:
1666-1508
Resumen:
En 1864, Lucio V. Mansilla y José Manuel Estrada fundaron el Círculo Literario, cuya vida se extendió hasta 1866. Mansilla contaba para entonces con una experiencia amplia en el mundo de la prensa y José Manuel Estrada había tenido una activa participación en las tertulias de la Librería del Colegio y en empresas periodísticas, como La Guirnalda, Las Novedades, La Paz, La Revista de Buenos Aires y El Correo del Domingo. Emprendieron juntos un proyecto de sociabilidad intelectual que apuntaba a formar una asociación /que sirva de centro a todas las inteligencias argentinas, cualesquiera que sean sus opiniones/. Respondieron a la convocatoria hombres públicos de distintas edades y tendencias políticas. A la primera reunión, por ejemplo, concurrieron Valentín Alsina (presidente interino del Círculo), Dardo Rocha, Estanislao del Campo, Miguel Navarro Viola, Eduardo Wilde, Marcos Sastre, Adolfo Rawson, Domingo F. Sarmiento (hijo), Ángel Estrada, Andrés Lamas (hijo), Damián Hudson, Luis Sáenz Peña, Santiago Estrada, Luis Beláustegui, L. A. Argerich, Pastor Obligado, Mariano Pinedo, Carlos Tejedor, Estanislao del Campo, entre otros.El Círculo contó con varias secciones: Sección de ciencias morales y metafísicas; Sección de ciencias históricas; Sección de ciencias matemáticas; Sección de ciencias físicas y naturales; Sección de bellas artes; Sección de bellas letras; Sección de artes útiles, mecánicas e industriales y sus objetivos se sintetizaron en los siguientes principios: /El poeta y el artista, el jurisconsulto como el médico, todos los que contribuyen al desarrollo y al progreso intelectual y material del país son llamados a estrechar en nuestras salas los vínculos que los unen entre sí, y a disciplinarse en ese espíritu de asociación culta y fraternal, que nos llevará un día a la formación de un Ateneo, en el que podamos honrar dignamente los triunfos de la inteligencia argentina/. La Revista de Buenos Aires alojó una /sección especial/ que se presentaba como la publicación destinada a promulgar las actividades del Círculo Literario. El Círculo Literario compartió las mismas inquietudes que otras agrupaciones de su tiempo que movilizaron a los hombres que comenzaban a ganar un espacio en Buenos Aires. El Círculo Literario se vio a sí mismo como una asociación que podía convocar a hombres de la política y la cultura de distintas facciones y diversas generaciones, y a tono con otras asociaciones de la época, intentó generar espacios inexistentes en el universo letrado. Es la intención de este artículo estudiar las dinámicas de esta asociación intelectual desplegada en la incipiente república porteña de las letras. 
rds']