IDIHCS   22126
INSTITUTO DE INVESTIGACIONES EN HUMANIDADES Y CIENCIAS SOCIALES
Unidad Ejecutora - UE
artículos
Título:
Dossier Literatura sucia: Pedro Juan Gutiérrez
Autor/es:
TERESA BASILE, ESTHER WHITFIELD, JAMIE FUDACZ, SAMANTA RODRÍGUEZ
Revista:
Katatay Revista crítica de literatura latinoamericana
Editorial:
Sello Katatay
Referencias:
Lugar: La Plata; Año: 2010 vol. VI p. 84 - 84
ISSN:
1669-3868
Resumen:
Se trata de un dossier que organicé bajo el título Literatura sucia: Pedro Juan Gutiérrez que contiene los siguientes trabajos. Publicamos de Esther Whittfield "Mercados en los márgenes: el atractivo de Centro Habana", que constituye una traducción del capítulo cuatro de su libro Cuban Currency. The dollar and "Special Period" Fiction (University of Minnesota Press, 2008). El aporte de Whitfiel ilumina con solidez las complejas relaciones entre mercado, turismo y literatura que atraviesan las novelas de Pedro Juan Gutiérrez e intervienen su escritura. Pero también es posible abordar los textos de Pedro Juan Gutiérrez desde otras perspectivas y con otras preguntas. La destreza para describir y representar los sectores marginales de Centro Habana en los años 90 sacudidos por la crisis económica, constituye uno de los valores de la narrativa de Pedro Juan Gutiérrez, sólo superado por su capacidad para crear una estética, un imaginario y una lengua que convierten a la representación de esa marginalidad en una escritura literaria: el realismo sucio, la literatura sucia, la lengua sucia. Éste es el foco de mi trabajo, titulado "La escritura sucia de Pedro Juan Gutiérrez" en el cual procuro leer la "suciedad" no sólo como un imaginario, sino además como una escritura, colocándola en diálogo tanto con el discurso higienista de la Revolución como con la novela Memorias del subdesarrollo de Desnoes, que parece regresar treinta años después en los textos de Pedro Juan. "Una comunidad de voyeurs: una nueva mirada a Trilogía sucia de La Habana", el artículo de Jamie Fudacz explora el voyeurismo en Trilogía sucia de La Habana, uno de los temas que, según las críticas Loss y Whitfield, se ha vuelto central en la literatura cubana de las últimas décadas. En Trilogía…, Fudacz percibe que el voyeurismo funciona, en el interior de una sociedad que se está volviendo cada vez más individualista, como una rearticulación de los lazos de solidaridad que antes ejercía el estado socialista. Es en el contexto de los años 90, ante el desplome del bloque soviético, cuando despunta cierto tipo de individualismo auspiciado por el debilitamiento de los ideales de solidaridad y comunidad que la Revolución propagó desde sus inicios. Pero Fudacz también encuentra otras causas: la grave crisis económica que llevó a los individuos a buscar modos de sobrevivir, el debilitamiento de la capacidad reguladora del estado en las diversas actividades de la vida social, y el surgimiento de un incipiente capitalismo, condujeron a una retracción de los lazos comunitarios y a un fortalecimiento de las capacidades del individuo para sobrevivir en medio de este remolino de cambios. En este contexto, el voyeurismo en la narrativa de Gutiérrez se presenta como un modo de reanudar lazos y establecer canales de comunicación entre los individuos, un nuevo tipo de camaradería ante el debilitamiento del socialismo que se ejerce por afuera del control del estado, lo que implica una  reconceptualización de ciertas perspectivas teóricas que focalizan en el carácter alienante y aislante del voyeurismo. Samanta Rodríguez en "Conjurar el miedo: la escritura poética de Pedro Juan Gutiérrez"  se abre a la poesía del cubano, una zona poco explorada por la crítica literaria, debido entre otras causas a la circulación restringida de su poesía por fuera de las grandes editoriales y al margen de las prerrogativas del mercado. Rodríguez hace un recorrido por la poesía de Pedro Juan desde sus inicios hasta el presente, indagando sus señas más particulares –el empleo de una lengua coloquial, la matriz narrativa de sus poesías, la presencia de la urbe y de la naturaleza, el silencio y el rugido, el yo y el nosotros, entre otras– y estudiando los vínculos con el complejo contexto político de los 80 y los 90. Marca las continuidades y rupturas en el itinerario poético de Pedro Juan, así como los vínculos y diferencias con el contexto poético cubano en algunas de sus líneas de fuerza. La antología que Samanta Rodríguez preparó para acompañar este dossier, sirve de guía certera y además cala en la poesía visual que nos acerca a la pintura de Gutiérrez.