IANIGLA   20881
INSTITUTO ARGENTINO DE NIVOLOGIA, GLACIOLOGIA Y CIENCIAS AMBIENTALES
Unidad Ejecutora - UE
congresos y reuniones científicas
Título:
Resultados preliminares del análisis de la distribución de las principales crioformas en los Andes Centrales del extremo suroccidental de la provincia de San Juan.
Autor/es:
TAPIA BALDIS CARLA; TROMBOTTO LIAUDAT DARÍO
Lugar:
Córdoba, Argentina
Reunión:
Congreso; XIX Congreso Geológico Argentino; 2014
Institución organizadora:
Universidad Nacional de Córdoba
Resumen:
La distribución de los glaciares de escombros en los Andes Centrales está controlada particularmente por factores climáticos y topográficos, a los que se puede agregar la historia glacial previa y el contexto geológico en el que se emplazan las crioformas. En este sentido, la litología determina principalmente el tipo de material constitutivo de las mismas. Para analizar la influencia de dichos factores, se estudió la distribución regional y local de las crioformas más relevantes en una porción del territorio de los Andes Centrales (31°L.S. a 35°L.S.) de la provincia de San Juan. A nivel regional, se eligió como zona de estudio a la cuenca del río Blanco, uno de los afluentes principales del río de Los Patos. Dicha cuenca posee una superficie de 4860,85 km2 y geográficamente está limitada hacia el oeste por el límite internacional con la República de Chile, al sur por los cordones de La Ramada (6400m snm) y cerro Mercedario (6850 m snm) y, al noreste por la Cordillera de Ansilta. Geológicamente, la región abarca afloramientos pertenecientes a la Cordillera Principal y a la Cordillera Frontal. Dentro de la misma, se seleccionó la subcuenca del río Bramadero (148,43km2) debido a la elevada concentración de crioformas presentes en ella. Para el procesamiento de los datos se emplearon los programas ArcGis10 y Spring, usando como base una imagen ASTER ortorectificada (01/04/2013 y 0% de cobertura nubosa), el modelo de elevación ASTER GDEM desarrollado por el METI (Ministry of Economy, Trade and Industry of Japan) y la NASA (National Aeronautics and Space Administration of United States) y, las cartas geológicas de la provincia de San Juan (1: 500.000) y del Cerro Aconcagua (3369-1; 1:250:000), elaboradas por el Segemar. En la cuenca del río Blanco se contabilizaron preliminarmente un total de 510 cuerpos, entre glaciares de escombros activos (272), glaciares de escombros inactivos (171) y prótalus ramparts (67), que cubren un área total de 103,04km2, en contraposición a los a 63,65km2 que ocupan las áreas englazadas (57,07km2 de glaciares descubiertos y 6,58km2 de glaciares cubiertos). La cota topográfica mínima del frente de los glaciares de escombros activos se ubica, en promedio, a 3900msnm y la de los glaciares de escombros inactivos a 3800msnm. Por otra parte, en la subcuenca del río Bramadero, se detectaron 91 crioformas (27 glaciares de escombros activos, 24 glaciares de escombros inactivos, 4 en estado fósil y 36 prótalus ramparts), que cubren un área total de 9,92km2. Los glaciares de escombros activos cubren un área de 3,9km2, mientras que los inactivos ocupan 4,39km2 de los cuales 0,4km2 presentan evidencia de fenómenos de termokarst. En los alrededores de la cuenca del Bramadero (3800msnm), la temperatura media anual del aire (TMAA) es de 1,3°C pudiendo alcanzar 9°C en los meses de verano y descender hasta -7°C en invierno. La temperatura mínima absoluta registrada en invierno es de -20°C (Arenson et al., 2010). La precipitación es fundamentalmente nival y se produce en invierno, oscilando entre 300 y 400 mm por año. En este sector, la cota mínima del frente de los glaciares de escombros activos está a 3800msnm y la de los glaciares de escombros inactivos a 3650msnm. Los datos anteriores concuerdan con los valores topográficos mínimos del permafrost andino encontrados por Schrott (1996), Trombotto et al. (1999) y Esper Angillieri (2009) en distintas localidades de los Andes Centrales Argentinos. A nivel regional y local, la distribución de las crioformas está fundamentalmente restringida a las laderas orientadas al sur y sureste, más frías y protegidas de la acción de los vientos predominantes del sector oeste y suroeste. La litología cumple también un rol fundamental como elemento de control: entre el 72 y el 80% de las crioformas analizadas se emplaza en sus nacientes en rocas de naturaleza ígnea (vulcanitas, piroclastitas y granitoides del Grupo Choiyoi, vulcanitas cretácicas, y sobre afloramientos pertenecientes al Complejo Volcánico de La Ramada).
rds']