INENCO   05446
INSTITUTO DE INVESTIGACIONES EN ENERGIA NO CONVENCIONAL
Unidad Ejecutora - UE
congresos y reuniones científicas
Título:
MAGMATISMO ORDOVÍCICO EN EL BORDE NORORIENTAL DE LA SIERRA DE EL PEÑON, PUNA AUSTRAL, PROVINCIA DE CATAMARCA.
Autor/es:
NESTOR SUZAÑO; RICARDO FARFAN; RAÚL BECCHIO; ALFONSO SOLA; GABRIELA FUENTES
Lugar:
Córdoba
Reunión:
Congreso; XIX CONGRESO GEOLÓGICO ARGENTINO; 2014
Resumen:
En el extremo nororiental de la sierra de El Peñón, ámbito de la Puna Austral, afloran cuerpos graníticos de composiciones sieno a monzograníticos, intruidos por diques básicos que, en su conjunto conforman el Complejo Intrusivo Las Parinas (CIP). Los granitos intruyen a metapelitas de bajo grado metamórfico y son cubiertos por metacuarcitas. El CIP junto con unidades metamórficas de bajo a alto grado, constituyen el basamento ígneo-metamórfico paleozoico inferior de la región (Fig.1). Los granitoides y las unidades de metacuarcitas, son descriptos por primera vez. Se realizaron estudios petrográficos, geoquímicos, geocronológicos e isotópicos de muestras representativas con el fin de caracterizar las distintas facies y determinar las posibles fuentes de los magmas. El CIP tiene forma elongada en sentido NNO-SSE (10 km x 5 km aproximadamente), intruído en rocas metamórficas de bajo grado (pizarras-filitas en facies de esquistos verdes) de protolitos grauvaquico-pelíticos. Lucassen y Becchio (2003), determinan una edad de metamorfismo de ~520 Ma para metapelitas en facies de anfibolita aflorantes en la quebrada de El Peñón. En la zona de contacto de los cuerpos graníticos con las metapelitas, se genera una aureola metamórfica de contacto de poco espesor, representado por filitas moteadas. En discordancia erosiva, sobre el CIP y las metapelitas, se apoyan potentes bancos de metacuarcitas de grano fino a grueso con relictos de estructuras sedimentarias primarias de entrecruzamiento. La zona de contacto entre metapelitas y metacuarcitas, está afectada por una faja discreta (2m) de deformación dúctil con desarrollo de milonitas. Los granitos del CIP afloran en forma discontinua y en algunos sectores (Fig. 1) están afectados por deformación dúctil con desarrollo de protomilonitas y pequeñas fajas discretas de milonitas-ultramilonitas de orientación predominantemente NNO-SSE. La deformación alcanza mayor desarrollo en afloramientos del borde oriental del intrusivo, originando ?ortogneises de ojos? en granitos porfíricos con megacristales de Kfs. Los granitoides están instruidos por diques básicos con espesores que varían de 7 a 20 metros, emplazados concordantemente con la foliación (Fo: 075/80). Petrográficamente se definen dos facies principales: una facies porfídica (P) y una equigranular (E). En las facies porfíricas, se observan notables variaciones texturales de la matriz y en la relación fenocristales / matriz que permite discriminar: facies porfíricas con matriz de grano grueso (Pg), porfíricas de matriz media (Pm) y porfíricas de matriz fina (Pf). Los afloramientos de las facies Pm son los más extensos y está compuesta por fenocristales de kfs (hasta 2 cm) inmersos en matriz compuesta por Qtz+Kfs+Pl+Bt±Ms. Intruyen a las facies Pf con contactos transicionales (transferencias de fenocristales de Kfs desde Pm hacia Pf) y en algunos sectores posee enclaves de Pf. Las facies Pf aflora al oeste y sur de Laguna Grande y está compuesta por fenocristales de Kfs (15 a 20 mm) con formas subredondeadas a subhedrales inmersos en una matriz (0,3 a 1,2 mm) de Qtz+Kfs+Pl+Bt±Ms+Ttn±Ep. Los afloramientos de esta facies al oeste de la Laguna Grande, poseen deformación dúctil con formación de protomilonitas y delgadas fajas de milonitización (2m, Fo: 126/85). La facies porfírica de grano grueso aflora al sureste de la Laguna Grande y se caracteriza por poseer grandes fenocristales de kfs (hasta 3,5 cm), escasa matriz (Qtz+Kfs+Pl+Bt+Ms) y una fuerte deformación dúctil (Fo: 075/80). La fuerte deformación provoca recristalización dinámica evidenciada por texturas típicas como core-mantle (porfiroclástos de Kfs), generación de subgranos y mosaicos de cuarzo de extinción ondulosa. Los afloramientos de facies equigranulares (E) se encuentran al sur de la Laguna Grande (Fig. 1). Está compuesta por Qtz+Kfs+Pl+Bt+Ms y con tamaños de grano entre 0,5 a 2 mm. Se encuentra afectada por deformación dúctil y en la parte superior se observan zonas con greisen. El greisen es del tipo cuarzo-muscovítico, con abundantes patinas de óxidos de color ocre. Los diques básicos, conforman un enjambre, emplazados principalmente en las facies Pf y Pg, poseen texturas granonematoblásticas a nematoblásticas cuando se encuentran deformados. Están compuestos por Anf+Pl+Qtz±Ep+Ilm+Ttn. Geoquímicamente (roca total n = 18) los intrusivos silíceos se clasifican como granitos (SiO2 = 81,19-71,7%; CaO = 0,2-2,15%; Na2O + K2O = 8,52-5,33%) y corresponden a magmas calcoalcalinos según el diagrama AFM. De acuerdo con el diagrama A/CNK vs. A/NK se ubican en el campo de rocas débilmente a peraluminosas (A/CNK = 0,9-1,37). Los diques básicos corresponden a gabros, ricos en CaO (8,33 a 12,03%), tienen valores uniformes de SiO2 (46-51%), Fe2O3 con valores de 9,68 a 15,65 % y MgO 4,1 a 7,72 %, son metaluminosos y pertenecientes a la serie toleítica. La distribución de elementos mayoritarios y trazas con respecto a SiO2 para granitos y diques básicos, definen campos composicionales. Isotópicamente, la facies granítica porfírica posee valores negativos de ƐNd (-8,72). Tiene una edad de cristalización de 483±16 Ma determinada por el método U/Pb en zircones (LA-ICP-MS). La peraluminosidad, ƐNd negativo y matriz enriquecidas en Bt de los granitos, sugieren que el magmatismo de Las Parinas, se habría generado por anatexis cortical. El emplazamiento de las distintas facies del Complejo y el enjambre de diques básicos, sería a través de pulsos múltiples, producidos en un ambiente de deformación dúctil durante el Ordovícico temprano. El emplazamiento de magmas controlados por zonas de cizalla, es común para la región. Tal es el caso de la Zona de Cizalla El Peñón (Suzaño et al., este congreso), en donde se observan numerosas intrusiones sincinemáticas concordantes de leucogranitos, pegmatitas y diques básicos. Al este de la zona de estudio, en la sierra de la Laguna Grande, afloran importantes cuerpos de granitoides porfíricos con diques básicos, fajas discretas de deformación dúctil e intruidos en metamorfitas de bajo grado (González et al., 1991). El CIP, es parte de un extenso magmatismo emplazado en el borde oriental de la Puna durante el Paleozoico Inferior entre los 500 y 460 Ma (Viramonte et al., 2007, Lucassen y Becchio, 2003, entre otros), acompañado al menos en la Puna Austral, por un magmatismo básico (Coira et al., 2009) representados cuerpos de pequeños volumen y enjambres de diques. Las metacuarcitas se habrían depositado en un ambiente marino de plataforma pudiendo representar el margen oriental de las cuencas ordovícicas. La edad, aún no ha sido determinada, sin embargo sus relaciones de campo indican una edad Ordovícica Media a Tardía (postgranito y predeformacional?). Esta edad es consistente con potentes bancos de metacuarcitas intercaladas con esquistos del borde occidental de la sierra de El Peñón y las descriptas por Verdecchia y Baldo (2010) para el Complejo Metamórfico La Cébila, borde oriental de la sierra de Velasco, de La Rioja.
rds']