28/05/2013 | CIENCIA CON VOZ PROPIA
Mapas globales de bacterias: una mirada a futuro
Una publicación reciente muestra que la distribución de dos familias de bacterias aumentaría como consecuencia del cambio climático. ¿Por qué es importante conocer su ubicación?

Por Pedro Flombaum*

¿Quién no soñó alguna vez con ser un aventurero y recorrer el mundo en busca de una especie desconocida? En el siglo XIX nació la biogeografía, una disciplina que estudia los principios biológicos de la distribución de especies. Históricamente biólogos, naturalistas y aventureros se dedicaron a recorrer el mundo y ubicar en los mapas a las especies.
En gran medida, se conoce la distribución de lo que se puede ver, plantas, mamíferos, aves, insectos, etc. Pero gracias al esfuerzo conjunto de científicos de todo el mundo, hoy podemos ver la distribución de dos organismos invisibles al ojo humano: Prochlorococcus y Synechococcus dos linajes de bacterias fotosintéticas cuyo tamaño es 800 veces más pequeño que el diámetro de un pelo.

Los mapas de abundancia y distribución de Prochlorococcus y Synechococcus marcan un hito en la frontera de la biogeografía. Por primera vez podemos ver frente a nuestros ojos dónde están y cuántas células hay de estos dos microorganismos que … ¡no podemos ver ante nuestros ojos! Para quienes estudian a Prochlorococcus y Synechococcus, estos mapas ponen sobre papel la “idea de la distribución y abundancia” de estos dos linajes de bacterias.
Proyecciones de cambio climático sugieren que para el 2100 va a haber más células donde ya hay muchas células, y que la frontera de distribución se va a expandir a los polos. Si bien el aumento en la abundancia de estas bacterias es significativo, no es claro cuál será la consecuencia ecológica, ni si eso va a resultar en beneficio o perjuicio de los seres humanos.

Sí sabemos que debido a su abundancia y su capacidad de hacer fotosíntesis, estas bacterias son claves en los ciclos de carbono y nutrientes del océano. En nuestro planeta hay 1 millón de estas bacterias por cada estrella que hay en el universo. Juntas capturan una cantidad de CO2 similar a las emisiones humanas. . Por eso, hacer las proyecciones de los efectos del cambio climático sobre la abundancia y la distribución es importante para pensar en posibles consecuencias.

Están todos invitados a conocer los mapas en la publicación de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America (PNAS). El trabajo es el resultado de un equipo multidisciplinario formado por ecólogos, microbiólogos, meteorólogos, y estadísticos, y varios estudiantes de computación y biología de la Universidad de California Irvine, y la Universidad de Buenos Aires.

es Investigador Asistente del CONICET, y trabaja en el Centro de Investigaciones del Mar y la Atmósfera(CIMA) y en el Departamento de Ciencias de la Atmósfera y los Océano (F.C.E.y N., U.B.A.).

Realizó sus estudios enla Universidadde Buenos Aires donde se recibió de licenciado en biología, y enla Universidadde Brown (Rhode Island, EE.UU.) donde se doctoró. * Pedro Flombaum