PROGRAMA VOCAR

La voz de “los maestros” en las Jornadas de Neurociencias en Tucumán

Los docentes que concurrieron al encuentro cuentan la experiencia de participar en este tipo de charlas y talleres.


Jornadas de Neurociencias en Tucumán.

Durante los días 17 y 18 de mayo, se llevaron a cabo en Tucumán las I Jornadas de Neurociencias, organizadas por el Programa de Promoción de Vocaciones Científicas (VocAr) del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y el Centro de Innovación e Investigación para el Desarrollo Educativo, Productivo y Tecnológico (CIIDEPT). Un día estuvo dedicado a docentes y otro, a niños de escuelas primarias de la provincia.

“Educando al Cerebro” fue el nombre de la charla-taller que brindaron los biólogos Fabricio Ballarini, Pedro Bekinschtein y Lionel Muller Igaz a los más de 900 docentes presentes. Al día siguiente, “Mi Cerebro me controla”, un taller experimental sobre el rol central del cerebro en el comportamiento humano, cautivó a 200 chicos, de la mano de los becarios Valentina Martínez Damonte, Román Mustafá y María José Tolosa (IMBICE, CONICET- CIC-UNLP).

¿Qué fue lo que más gustó? ¿Qué impresiones causaron los científicos? ¿Surgieron ideas para trabajar en el aula? La experiencia es relatada por los protagonistas: los docentes.

“Me gustó que las actividades y experimentos pueden ser trabajados en las distintas disciplinas, ya que en todas las áreas interviene nuestro cerebro”, dijo una joven que da clases en la localidad de Simoca. “La explicación fue sencilla y fácil de entender, a pesar de la temática científica”, comentó otra de la Escuela Comercio Nº 1, de San Miguel de Tucumán.

Las maestras que acompañaron a los alumnos de sexto grado destacaron la gran participación que se les dio a los chicos. Todos levantaron las manos para ofrecerse como voluntarios durante las distintas experiencias: jugar con un modelo gigante de neurona que ilustra las propiedades de la transmisión química, medir la velocidad de reacción y reflejos, observar preparados a través de un microscopio, entre otras. “Se ve que los chicos están motivados porque todos quieren participar. Me gustaron las experiencias: los chicos pasan y las viven”, expresó una docente de 60 años de la escuela Niño de Praga.

Algunos de los asistentes se sorprendieron al ver quiénes eran los investigadores y becarios disertantes. “¡Cuando los vi, ni me imaginé que eran científicos!”, confesó un docente de la escuela de Comercio Nº 3. “Realmente no me imaginaba a los científicos así. Creo que la mayoría tiene un concepto equivocado, como que uno no los va a entender”, contó sorprendida una estudiante de magisterio de Aguilares. Otra maestra de un colegio católico privado reflexionó: “Cuando me imaginaba a un científico, pensaba en alguien más grande y no tan cercano al público”. “Estos tiempos felizmente nos muestran científicos muy jóvenes”, expresó Rosa del Niño de Praga.

Ideas para trabajar en el aula

La explicación sobre la investigación realizada por Fabricio Ballarini y su equipo para demostrar que las situaciones novedosas ayudan a consolidar los recuerdos fue destacada por los docentes. “Como profesora de Lengua, me pareció interesante aprender a usar algo novedoso y sorpresivo después de leer un texto con los alumnos”; “a través de la sorpresa es posible mejorar la memoria y el aprendizaje”; “buscar algo que sorprenda a los chicos en clase, como hacerlos escuchar un tema musical en un momento inesperado o reventar un globo, puede ser útil”, fueron algunos de los comentarios.

Otros subrayaron los ejercicios de estímulo-respuesta en los que hay que “cerrar los ojos y percibir diferentes texturas y calcular el tiempo en que los alumnos tardan en adivinar de qué objeto o material se trata”, o bien, “utilizar materiales cotidianos para elaborar una neurona”. Todas actividades para “incentivar a los alumnos a relacionar la ciencia en nuestra vida cotidiana”.

Iniciativas como estas charlas y talleres tienen como objetivo acercar la ciencia a la sociedad y fomentar vocaciones científicas en los jóvenes. La apuesta del Programa Vocar es seguir creciendo en este tipo de acciones, algunas en conjunto con otras instituciones, para llegar a todos los rincones del país.

Por Jorgelina Martínez Grau