CANNABIS MEDICINAL

La RACME celebró su segundo plenario de trabajo del año en torno al cannabis medicinal

El encuentro, que contó con un centenar de asistentes, fue encabezado por la investigadora del CONICET Silvia Kochen.


La reunión se celebró en formato virtual. El próximo mes será el siguiente encuentro.

Con un centenar de asistentes, se realizó un nuevo plenario de la Red de Cannabis Medicinal del CONICET, encabezada por su coordinadora, la científica del CONICET Silvia Kochen. En la reunión -celebrada en modalidad virtual y conducida por Verónica Abello, del área de Redes Temáticas del CONICET-, se repasaron las principales novedades en torno a la planta y se resumió el trabajo de los últimos meses realizados en las respectivas comisiones que integran la Red.

Durante la reunión, la presidenta del CONICET, Ana Franchi, participó como de costumbre en la reunión plenaria y agradeció y destacó el trabajo de la Red. “Los vengo a felicitar porque la RACME, desde hace más de tres años, está peleando por una ley mejor, con una actividad permanente, con reconocimiento a nivel nacional, así que el trabajo de todas y todos ustedes fue y sigue siendo muy fructífero”, subrayó. “Hay temas que ya no se discuten, el tema del cannabis utilizado con fines medicinales ya tiene una legitimidad que se relaciona con su trabajo, con el trabajo de las ONGs, de los expertos. La RACME se constituyó como un lugar de referencia en el país, y eso a mí me llena de orgullo. Ver acá más de cien personas de todas las procedencias institucionales y de la sociedad civil discutiendo de cannabis es algo histórico”, remarcó.

Sobre el inicio del encuentro, Kochen comentó que el Ministro de Ciencia y Tenología, Daniel Filmus le informó que el flamante titular del Ministerio de Desarrollo Productivo, Daniel Scioli, inició las reuniones con cada Ministerio que integrará el directorio de la Agencia de Cannabis, y que se comprometió a ponerla en funcionamiento en los próximos días. Además, Kochen dijo que también participó en la reunión del Consejo Consultivo Honorario de cannabis medicinal del Ministerio de Salud, en la cual se anunció el nuevo Registro REPROCANN, que facilita el acceso de los pacientes que necesiten cannabis medicinal a la planta. “El REPROCANN está siendo mirado por todo el mundo, porque es algo revolucionario”, indicó Kochen. Por otro lado, comentó que se presentó una Nueva Categoría para el cannabis y derivados, considerándolo como droga de origen vegetal para el uso y aplicación en la medicina humana. Si bien señalo, resulta necesario continuar trabajando en la mejor forma de implementación, es un hecho que pone a la Argentina en la vanguardia en lo referido al acceso del cannabis como alternativa terapéutica, ya que esta categoría significa que los pacientes que se le indique esta opción terapéutica tendrán la posibilidad de ser cubiertos por sus Obras Sociales o por el Estado. “En Estados Unidos y otros países solo acceden quienes tienen dinero. Como no es un producto medicinal, sino que es considerado como un suplemento dietario, el acceso es muy difícil si no se tienen recursos económicos suficientes. Esto que está sucediendo en Argentina es ejemplar”, dijo.

A continuación, el médico y coordinador del Programa Nacional de Investigación sobre los Usos Medicinales del Cannabis en Argentina, Marcelo Morante, reafirmó lo comentado por Kochen en torno a la reunión del Consejo Consultivo del Ministerio de Salud de la Nación. “Siempre es un lugar muy interesante, porque está el compromiso de la Ministra estando presente. En cuanto a la nueva categoría que contemplarían las obras sociales, es necesario hacer estudios observacionales, para tener evidencia lógica. Si no van a quedar muy pocos productos para que sean accesibles, y pocas patologías cubiertas. Darle un nicho de control de calidad y de fabricación nacional va a ser clave. Y la RACME siempre está presente en estas discusiones. El funcionamiento de esta Red es un poco el resumen del avance del cannabis medicinal en Argentina, y es muy satisfactorio ver que los funcionarios tienen en cuenta el trabajo de la Red, que no se comience cada vez desde cero sino que se tome en cuenta el trabajo ya realizado”, aseguró.

El trabajo de las Comisiones

En la mitad de la reunión, se dio paso al diagnóstico realizado por cada comisión que integra la Red en los últimos meses de trabajo. La primera en tomar la palabra fue Catalina Van Baren, en representación de la Comisión de Investigación Básica y Control de Calidad. “El tiempo es el mejor aliado en este proceso: los problemas que se van presentando se van solucionando y encontrando otros caminos”, comenzó explicando. “El primer problema que detectamos desde la Comisión es el acceso a los estándares, y en ese sentido la ANMAT ya dio acceso a las empresas que lo comercializan. El costo sigue siendo el problema. Por otro lado, el INTI ya ha entregado su primer muestra de referencia de THC, que le entregó a diez laboratorios de referencia, con lo cual pensamos que en un año cuatro estándares en total -además de THC, CBD y otros dos- van a estar disponibles en el mercado argentino a un precio muy inferior al internacional”, sintetizó.

A continuación, Jaime Buchuk, en representación de la Comisión de Investigación Clínica, comentó que realizaron reuniones quincenales junto con representantes de distintas ONG, y en el último período avanzaron en seleccionar tres trabajos diversos en torno al uso de cannabis medicinal, así como también anunció que continuarán trabajando en los criterios de investigación y en promover los estudios clínicos observacionales, para respaldar con evidencia. Buchuk puntualizó en tres aspectos cruciales para la investigación: eficacia, seguridad y calidad de vida en las distintas patologías, y explicó que principalmente ven importante enfocarse en la seguridad de los aceites, debido a que hacer estudios observacionales es la evidencia que permite establecer parámetros confiables.

Por la Comisión de Sociales, Cecilia Díaz leyó un documento que refleja el trabajo realizado en conjunto entre sus integrantes. Por otra parte, comentó el cuestionario que lanzaron, a partir de preguntas relacionadas a la sociedad civil y el cannabis medicinal, en el que ya obtuvieron 192 respuestas, brindarán los datos al finalizar la misma.

Más adelante, por la Comisión de Producción, Marta Dardanelli anunció: “Nosotros nos reunimos a través de Zoom el día 7 de julio para analizar diferentes temáticas, y luego realizamos un escrito que editamos en conjunto. En cuanto a las conclusiones, por un lado, consensuamos en crear una subcomisión de cáñamo industrial, para focalizar en esta área, comenzar con la red de ensayos agronómicos de manera urgente en articulación con actores involucrados, como ONG’s, universidades y quienes quieran participar, y enlazar nuevos actores en el desarrollo productivo de las semillas. Se propone además pedir desde la RACME al Ministerio de Desarrollo Productivo que sea desde dicha dependencia la que se encarguen de proveer las semillas para los cultivares de prueba. También proponemos conseguir un genotipo para cada ambiente del país. En relación al cannabis medicinal, analizamos una problemática, que es que pequeñas variaciones ambientales pueden generar estrés en la planta, lo que hace que suba los niveles de THC. Apoyan la creación propuesta por la Comisión de Calidad de establecer una red de laboratorios con estándares comunes para las distintas genéticas de la planta.

En representación de la Comisión de Legales, el gerente de Asuntos Legales del CONICET, Alan Temiño, y Carolina Wiesner, también del área institucional de Legales, señalaron que “desde nuestra Comisión proponemos tener una mesa de trabajo con el SENASA, y ver de qué manera hacemos una propuesta para seguir trabajando en la reglamentación, especialmente con relación a los artículos 1° y 7°”.

Por último, por la Comisión de Veterinaria, Paula Lescano, leyó un documento que redactaron los veinte profesionales que la componen, que provienen de distintas áreas de la veterinaria, y subrayó que trabajaron en relación a un diagnóstico del uso de cannabis medicinal veterinario en Argentina. A partir de ese diagnóstico, dijo que detectaron por ejemplo que el setenta por ciento de los médicos veterinarios de Argentina utilizan cannabis con preparados artesanales, y la afección que más tratan es el dolor. Para avanzar en el aspecto legal, se reunieron con la Comisión de Legales y trabajaron en un documento conjunto para incluir pautas para la legislación de los productos de cannabis medicinal veterinarios en Argentina, y poder posicionar a la comisión como un consejo consultivo de la situación del cannabis en relación a sus usos veterinarios, entre otros puntos.

Al finalizar las exposiciones de las comisiones, se abrió un espacio de intercambio entre los más de cien asistentes. Hacia el cierre del encuentro, además, la química e investigadora del CONICET Mariana Lozada, del CCT CONICET-CENPAT, anunció que a partir de la semana próxima se inician los Ensayos Clínicos Observacionales, en pacientes con dolor crónico, a través de un convenio entre el CONICET y el Ministerio de Salud de la provincia de Chubut. Los fitopreparados serán producidos por investigadores del CENPAT en conjunto con las Farmacias Hospitalarias. Por último, se acordó realizar un encuentro en un mes de la RACME, considerando los trabajos pendientes a realizar por las diferentes Comisiones.