19/10/2012 | COOPERACIÓN INTERNACIONAL
La influencia de las actividades humanas en el cambio climático
Del 15 al 18 de octubre se llevó a cabo un taller internacional sobre los diferentes factores que influyen en la alteración del clima, y la necesidad de definir políticas de mitigación y adaptación
El ministro Lino Barañao junto al embajador de Francia Jean Pierre Asvazadourian

Organizado por el Instituto Franco-Argentino del Estudio del Clima y sus Impactos (UMI-IFAECI), el evento denominado “Explorando el uso de los métodos de asimilación de datos para la detección y atribución del cambio climático” tuvo lugar en la Academia Nacional de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales en Buenos Aires, y reunió tanto a científicos argentinos y  franceses,  como a reconocidos expertos de otros países del mundo.

El ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación, Lino Barañao, señaló que “nuestra supervivencia en el planeta va a depender de la capacidad de poder encarar el problema del cambio climático” y destacó el componente internacional del evento al expresar que “el cambio climático es un problema global, y como tal, hay que tener en cuenta las visiones provenientes de los distintos países”. Por su parte, el embajador francés Jean-Pierre Asvazadourian, quien participó junto al ministro de la ceremonia de apertura del workshop, expresó que “la cooperación en temas de cambio climático entre el CNRS, el CONICET y la UBA es muy fructífera”.

Durante las jornadas se realizaron diferentes disertaciones y mesas redondas, que partieron de la premisa de poder responder a la pregunta sobre si existen evidencias de la influencia de las actividades humanas en el cambio climático, lo cual es altamente relevante en la determinación de políticas de mitigación y adaptación.

El UMI-IFAECI es un instituto dependiente del CONICET, del Centre National de la Recherche Scientifique (CNRS) de Francia, y de la Universidad de Buenos Aires (UBA) de Argentina, con sede en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de dicha universidad. Inició sus actividades a principios del 2010 con el fin de expandir y profundizar la colaboración científica franco-argentina para aumentar el conocimiento de los mecanismos físicos que controlan la variabilidad y cambio del clima sobre Argentina, promover estudios que describan el impacto del clima en los ecosistemas y en los sectores socio-económicos sensibles al clima, y para generar información climática de utilidad para la toma de decisiones.