27/09/2017 | NOTICIAS INSTITUCIONALES
El CONICET participa en la planificación de la política de ciencia chubutense
Se realizó en el CCT CONICET CENPAT la presentación de los Lineamientos para una Política de Ciencia, Tecnología e Innovación del Chubut.

“Para nosotros el CONICET es, dentro de la provincia, el lugar donde podemos identificar el mayor caudal de conocimiento al cual poder recurrir para atender al sector productivo” destacó la secretaria de Ciencia, Técnica e Innovación Productiva de la Provincia del Chubut, Noelia Corvalán quien junto al director del CCT CONICET CENPAT, Pedro Barón y el licenciado Fernando Porta del Centro Interdisciplinario de Estudios en Ciencia, Tecnología e Innovación (CIECTI) de la Universidad de Quilmes, presentaron los Lineamientos para una Política de Ciencia, Tecnología e Innovación del Chubut.

El acto tuvo lugar el pasado jueves 21 de septiembre en instalaciones del CCT de la Ciudad de Puerto Madryn ante una audiencia conformada en su gran mayoría por científicos interesados por el vínculo entre la investigación y su aplicación en actividades productivas de la provincia.

El documento fue producto de una investigación que incluyó: revisión bibliográfica existente sobre las características de los complejos productivos identificados como estratégicos para la provincia; entrevistas en profundidad con actores clave; y talleres con representantes de las principales instituciones científico-técnicas de la provincia entre las que se encuentra el CONICET. De los talleres participaron oportunamente científicos de algunas Unidades Ejecutoras del CENPAT quienes aportaron la experiencia capitalizada en investigaciones ya realizadas o en curso relacionadas con la pesca, el turismo científico o el sector productivo ganadero, entre otras.

Para Barón el encuentro del ámbito científico y sectores productivos “es reconocido como una necesidad de todo el sistema nacional de ciencia, habiendo zonas del país donde esto realmente se ha aprovechado y potenciado, y quizá por las características de nuestra región de dispersión geográfica hace que lleve un poco más de esfuerzo implementar. Además de que las idiosincrasias, tanto del sector productivo como del nuestro, muchas veces dificultan encaminarse hacia una filosofía orientada a lo productivo, aun cuando siempre declamamos esto como cuestión prioritaria”.

Según la letra del futuro Plan de Ciencia el objetivo es aportar a la construcción de lineamientos estratégicos para el diseño y planificación de la política científica y tecnológica de la Provincia. En particular, se busca identificar los aportes que el conocimiento en general, y el desarrollo de la ciencia en particular, pueden realizar para promover un mejoramiento de la matriz productiva de Chubut que favorezca la equidad social y el desarrollo.

En el diagnóstico previo se identificaron los principales complejos productivos: hidrocarburos, aluminio, hidrobiológico, lana-textil, carnes, energías renovables, minero, frutihortícola, turismo científico, forestal y bebidas. Para cada uno de ellos, se realizaron estudios particulares, que buscaron identificar algunas de las principales problemáticas de estas actividades consultando por ejemplo a especialistas, en algunos casos del CONICET.

Para Pedro Barón “el hecho de definir prioridades para la investigación mirando cuáles son los temas emergentes en los que tenemos más potencial para lograr un impacto nos puede servir para hacer mejores inversiones y esfuerzos que afectando lo productivo repercutan luego en lo social”.

Por su parte la responsable de la cartera de Ciencia provincial destaca que “el documento de lineamientos lo que nos permite es identificar las oportunidades para escalar la matriz productiva. Hay muchas actividades productivas en la provincia, pero identificamos aquellas en donde, o por el peso específico dentro del producto bruto geográfico o por las posibilidades de desarrollo que tienen, las priorizamos y a partir de eso las estudiamos”.

“Las bases están sentadas y creo que hay que trabajar muchísimo de aquí en más porque es un muy buen antecedente que además nos viene muy bien a nosotros como referencia en el desarrollo del Plan Estratégico del CONICET, que nos está demandando que volquemos, desde los CCT, las realidades regionales”, concluye Barón.