30/04/2015 | NOTICIAS INSTITUCIONALES
Investigadores del CONICET brindaron charlas taller sobre cristalografía y Chagas
Fue en el marco de la 41ª Feria Internacional del Libro de Buenos Aires donde participaron niños y adultos.
Charla taller sobre Chagas. Foto: CONICET Fotografía.

En primer lugar, Griselda Polla, miembro de la Asociación Argentina de Cristalografía (AAC), expuso sobre la importancia de la cristalografía en la vida cotidiana y como obtener cristales en el aula y en el hogar. “Esta actividad se desarrolla desde el año pasado, Año Internacional de la Cristalografía, declarado por la Asamblea General de las Naciones Unidas, donde se realizaron 38 jornadas en todo el país y recibimos más de 500 proyectos”, expresó.

Luego de realizar un recorrido histórico sobre el descubrimiento de los Rayos X, en el marco del Año Internacional de la Luz y sus tecnologías asociadas, y su relación con el estudio de los cristales, invitó a los presentes a participar de la edición 2015 del concurso de crecimiento de cristales para colegios secundarios, auspiciado por el Programa de Promoción de Vocaciones Científicas (VocAr) del CONICET. “Con compuestos de fácil acceso como sulfato de cobre, sal y azúcar se pueden hacer crecer cristales de una manera entretenida y a su vez educativa”, afirmó.

Ver bases y condiciones

La segunda charla taller, estuvo a cargo del grupo interdiscilplinario ¿De qué hablamos cuando hablamos de Chagas? (CONICET – UNLP – CIIE). El objetivo fue instalar la problemática del Chagas desde diferentes lenguajes: micros animados para (re)pensar la enfermedad de una manera integral y actualizada, libros, cuadros y juegos para chicos fueron algunas de las expresiones artísticas presentadas.

Cecilia Mordeglia, parte del grupo, comenzó con preguntas disparadoras para introducir al tema para luego invitar a observar la serie “Juana y Mateo contra el Chagas”, una idea original de CONICET Documental cofinanciada junto a Pakapaka para que llegara a la televisión abierta.

Durante los distintos capítulos, los protagonistas dialogan sobre el Chagas con una maestra, con un vecino que fue “vinchuquero” (técnico del programa local de control de la enfermedad) y con Hermes, un amigo que vive en la ciudad y tiene Chagas.

Luego de la proyección de los videos los participantes interactuaron con los investigadores quienes respondieron diferentes preguntas acerca de la enfermedad.

Además, de manera didáctica les enseñaron a los presentes diferentes tipos de vinchucas que sirvieron de complemento a la charla y proyección de los capítulos de Juana y Mateo.

En cuanto a la importancia de la actividad y el objetivo de multiplicar voces Mordeglia destacó que “el Chagas es una problemática muy compleja que nos afecta a todos y todos tenemos algo para decir”.