27/03/2015 | PREMIOS “FIDEL ANTONIO ROIG”
Investigaciones de científicos del CONICET fueron galardonadas por la Comisión Asesora sobre la Biodiversidad y Sustentabilidad
Se premiaron proyectos científico tecnológicos cuya aplicación práctica favorece el uso sustentable de la biodiversidad.
Dr. Barañao junto a la Dra. Ladio. Foto: gentileza Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación.

La apertura del encuentro estuvo a cargo de la investigadora principal del CONICET y coordinadora científica de la Comisión, Dra. Bibiana Vilá quien expuso sobre el nacimiento, funciones especiales y miembros de la Comisión, para luego presentar los proyectos ganadores. Entre los principales objetivos de la Comisión está generar conocimientos básicos y herramientas que colaboren con la conservación de la biodiversidad y proponer la realización de actividades de promoción del desarrollo científico tecnológico vinculado a la biodiversidad y su uso sustentable, entre otros.

El proyecto “El conocimiento ecológico tradicional y su potencial como herramienta de desarrollo local en la Patagonia”, liderado por la Dra. Ana Ladio, investigadora independiente del Consejo junto a su equipo de trabajo de Etnobiología del Instituto de Investigaciones en Biodiversidad y Medioambiente (INIBIOMA – CONICET) y docentes del Laboratorio Ecotono, recibió el  primer premio, que consistió en la suma de $50.000. La iniciativa se basó en investigar cómo el paisaje y las plantas silvestres nativas y exóticas de los ambientes patagónicos son utilizadas y manejadas por los habitantes rurales de la región. El objetivo principal fue articular la cosmovisión de los pobladores locales, en relación a sus prácticas de uso del ambiente, llamados conocimientos ecológicos tradicionales, con la mirada proveniente de la ciencia y la sociedad moderna, fomentando no solo la generación de nuevos conocimientos, sino también innovaciones que estén en línea con la conservación bio-cultural. El área de influencia delimitada por las provincias de Neuquén, Río Negro y Chubut se caracteriza por poseer una amplia población rural criolla, Mapuche y Tehuelche, ligadas a economías de subsistencia. El proyecto se destaca por su aporte al emponderamiento de estas comunidades a través de actividades de transferencia, donde participan distintos actores sociales, instituciones educativas, sanitarias y técnicas, principalmente en relación con el estudio del uso de las plantas comestibles y medicinales por su carácter de brindar autonomía alimentaria y salud.

El segundo premio fue para el proyecto “Un manejo ganadero sustentable logra conciliar objetivos productivos y de conservación de la biodiversidad. El caso del Parque Nacional Campos del Tuyú y campos ganaderos en Bahía Samborombón, provincia de Buenos Aires”, liderado por el Dr. David Bilenca, investigador independiente del Consejo, quién recibió la suma de $20.000 para financiar el proyecto. La iniciativa forma parte de un trabajo interdisciplinario resultado de un Convenio Específico entre el CONICET, a través del Instituto de Ecología, Genética y Evolución de Buenos Aires (IEGEBA; UBA-CONICET) y la Fundación Vida Silvestre Argentina, tuvo como objetivo desarrollar un modelo de producción sustentable que combine la actividad ganadera con la conservación del pastizal y de su biodiversidad asociada, validar dicho modelo poniéndolo en práctica en pastizales de la región de Bahía Samborombón, vecinos al Parque Nacional Campos del Tuyú”, y extender la escala de aplicación del modelo mediante su diseminación y difusión a nivel regional enla Pampa deprimida.

Durante el cierre del acto, el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación, Dr. Lino Barañao destacó la labor de la Comisión al manifestar que “es necesario asumir un compromiso por conservar lo que la naturaleza no puede reproducir. Esto surge de una conciencia sólida que es imperioso instalar desde lo político por el respeto hacia la biodiversidad”. Al referirse a la ética y al componente social sobre uso sustentable de la biodiversidad, Barañao expresó que “se les debe garantizar el legítimo derecho sobre la propiedad intelectual a las poblaciones originarias, que han sido relegadas históricamente de todo beneficio proveniente de la ciencia y la tecnología, y que tienen como único patrimonio su propio saber”. Para finalizar, el titular de la cartera de Ciencia, expresó que “es posible ser coherentes y liderar una corriente de pensamiento que va a rendir sus frutos en materia de cuidado y protección del ambiente y sus recursos naturales”.

Sobre el final de la entrega de premios, el Dr. Barañao reconoció la labor del periodista y escritor Mempo Giardinelli, como personalidad destacada de la cultura por su promoción del uso sustentable de la biodiversidad y al Dr. Virgilio Roig, Investigador Emérito del CONICET desde el 2006, como científico relevante por su trabajo sobre el uso sustentable de la biodiversidad.