24/07/2015 | TECNÓPOLIS 2015
Graffitear con láser, hacer crecer cristales, conocer de cerca al Chilesaurus y mucho más en el espacio del CONICET
Resumen de una semana llena de actividades científicas en el predio de la megamuestra de Ciencia, Tecnología y Arte.
El Dr. Novas durante la presentación del Chilesaurus. Foto: CONICET Fotografía.

Durante la primera semana de vacaciones de invierno, la sala “Diálogos y Cine” del espacio del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) se llenó de entusiastas espectadores grandes y chicos, que disfrutaron de las actividades que allí transcurrieron.

El lunes las actividades comenzaron con un taller de Jorge Tocho, Dr. en Ciencias Físicas e investigador principal del CONICET del Centro de Investigaciones Ópticas (CIOP, CONICET-CIC) quien junto a su equipo presentaron “Graffiti Láser”. Durante la actividad, niños y adultos dibujaron con rayos láser que se visualizaron en un proyector de alta definición y escucharon las recomendaciones de los especialistas respecto del uso del láser.

A continuación, se proyectaron capítulos de “Misión aventura ¡Larga vida a la aventura!”. En un viaje al conocimiento Alex Tremo, quien estuvo presente en la sala, y chicos de diferentes puntos del país descubrieron con ayuda de científicos y especialistas los secretos naturales y culturales de las cuevas con pinturas rupestres de Cachi, los pingüinos de Ushuaia y fósiles de dinosaurios de Trelew.

Martes y miércoles la sala se llenó de creadores de cristales: fue en el Taller de Cristalografía brindado por los investigadores Diego Lamas (CONICET-UNSAM) y Vanina Franco. El día jueves, el Dr. Lamas junto a Vanesa Contini estuvieron dando charlas sobre “El maravilloso mucho de los cristales”.

Además, durante toda la semana, las familias pudieron disfrutar en ese mismo espacio de una obra de teatro sobre el mar: el investigador del Centro Nacional Patagónico (CENPAT) Flavio Quintana presentó “El científico y la máquina que guardaba el secreto del mar”. La obra aborda temas referidos a las investigaciones realizadas por científicos en el Mar Argentino, las amenazas a las que el mar se enfrenta y cómo la ciencia puede ayudar a entender y mitigar dichas amenazas. En la pieza teatral, la ciencia y el arte se unen para convertirse en una herramienta útil e innovadora para despertar interés por la investigación y la conservación del mar. Además, durante toda la semana, la científica Agustina Gómez Laich presentó el documental “Migraciones 3.0”, un producto de CONICET Documental que ofreció la posibilidad única de que los espectadores puedan acompañar a aves y mamíferos marinos en sus asombrosas travesías en el mar.

 

 Misterioso hallazgo

Uno de los momentos más emotivos de la semana fue cuando el paleontólogo Fernando Novas, investigador del CONICET, presentó en sociedad al “misterioso dinosaurio del jurásico”, el Chilesaurus diegosuarezi, último hallazgo de su equipo del Museo Argentino de Ciencias Naturales.

“¿Qué es la pelontología? Es la ciencia que intenta dilucidar la evolución de la humanidad en la Tierra”, comenzó Novas ante el nutrido publico. Seguidamente, comentó que el trabajo del paleontólogo es salir a buscar “evidencias de la vida en el pasado, fósiles que habitaron el planeta hace millones de años que cuentan los distintos capítulos de la historia de la Tierra”. Y contó que Argentina está llena de fósiles que cuentan el paso del tiempo.

Novas, más adelante, comentó cómo un niño chileno de 7 años fue quien descubrió al Chilesaurus: “Estaba de expedición con sus padres que son paleontólogos, por el Sur de Chile, y encontró estos huesos que luego supimos pertenecen al periodo jurásico (170 millones de años atrás),”.

“Los dinosaurios descubiertos en el sur de Chile nos cuentan una historia totalmente diferente, un grupo de dinosaurios nunca descubierto en otra parte del mundo”, aseguró Novas

Miembros de su equipo contaron pormenores de cómo fue la exploración que emprendieron para completer la búsqueda de los rastros del Chilesaurus. Mostraron, en paralelo, fotos y diapositivas alusivas a los distintos momentos comentados. También contaron el momento en que decidieron remitir el descubrimiento a la importante revista científica “Nature”, y describieron, al tiempo, cómo se enteraron de que su noticia estaría en la tapa de la misma.

Por ultimo, proyectaron un documental a propósito del Chilesaurus, y luego subieron la pantalla de proyección, para mostrar en vivo y en directo una replica a tamaño real del impresionante dinosaurio.