08/05/2014 | FERIA DEL LIBRO
Gabriel Rabinovich y Galo Soler Illia disertaron en una charla brindada por ganadores de los premios KONEX
Los investigadores del CONICET dieron una mirada sobre el rol que debe ocupar la ciencia.
Soler Illia y Rabinovich en la 40ª Feria Internacional del Libro de Buenos Aires. Foto: CONICET Fotografía.

Gabriel Rabinovich y Galo Soler Illia, investigadores del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), participaron de la conferencia “Historias de los premios KONEX de Ciencia y Tecnología contada por algunos de sus protagonistas”, en el marco de la 40ª Feria Internacional del Libro de Buenos Aires.

Junto a otros siete científicos galardonados, dieron su opinión sobre cuál debe ser el papel de la ciencia en el país, y contaron algunas de las actividades que están realizando en la actualidad.

Soler Illia, investigador del CONICET que se especializa en la producción de materiales avanzados en nanotecnología en la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), fue quien abrió el ciclo de charlas. Allí recalcó la responsabilidad que tienen los científicos y aseguró que queda un gran futuro por delante. “Tenemos que lograr que la ciencia sea una política de Estado”.

El investigador, que ganó en 2013 el Premio Konex de Platino y Diploma al Mérito en nanotecnología, destacó la formación en los últimos 10 años de un grupo multidisciplinario de colaboradores. “Sin el trabajo de todos no podríamos haber llegado a lo que hemos hecho. Usamos todas las herramientas de la química para crear arquitecturas complejas”, señaló.

Además, indicó que para un futuro cercano se esperan tratamientos medioambientales avanzados, a base de energía solar y de hidrógeno. “Se pueden diseñar materiales en los que se combinan enzimas con elementos inorgánicos o proteínas. Hemos mezclado herramientas de la química orgánica e inorgánica. La idea es gobernar materiales pequeños y sus interacciones con otros materiales”, detalló Soler Illia.

Gabriel Rabinovich, ganador del Premio Konex de Platino y Diploma al Mérito en ciencias biomédicas básicas, fue el encargado de cerrar la conferencia. “Apostamos a la ciencia básica porque creemos que desde allí podremos tener una ciencia sólida que pueda aplicarse al paciente”, dijo el director del laboratorio de Inmunopatología del Instituto de Biología y Medicina Experimental (IBYME, CONICET).

Durante su disertación, el investigador especialista en glicobiología e inmunología insistió en que la ciencia “debe ser para la gente con el objeto de romper las brechas sociales y políticas”. Rabinovich expresó que “hay que tratar de capitalizar la ciencia básica y el conocimiento para poder llevar patentes y tecnología que sirvan para poder vivir mejor”.

El investigador del CONICET identificó recientemente la función de Galectina-1, una proteína que demostró tener un rol fundamental en los mecanismos inflamatorios y en patologías como cáncer y esclerosis múltiple.