25/08/2016 | PREMIOS HOUSSAY, HOUSSAY TRAYECTORIA Y JORGE SÁBATO 2015
Ezequiel Adamovsky: “El premio es un estímulo para seguir adelante”
El investigador fue reconocido por sus aportes en el campo de la historia europea y sus estudios sobre la construcción de identidades étnicas y de clase en la Argentina.
Ezequiel Adamovsky, uno de los ganadores del Premio Houssay. Foto: CONICET Fotografía

El historiador Ezequiel Adamovsky, investigador independiente del CONICET en el Instituto de Historia Argentina y Americana “Dr. Emilio Ravignani” (CONICET-UBA), fue recientemente galardonado con el premio Houssay por su labor en el área de las Ciencias Humanas, al que se postuló con el aval de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires (FFyL, UBA).

Adamovsky es Profesor Adjunto a cargo de la cátedra de Historia de Rusia en esa facultad y Profesor Titular de la Escuela de Humanidades de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM). Además de numerosos artículos en revistas especializadas publicó varios libros, entre los que se destacan Euro-Orientalism: Liberal Ideology and the Image of Russia in France (2006), Historia de las clase media argentina (2009) –ganador del Premio Nacional 2013- e Historia de las clases populares en la Argentina (2012).

“Creo que las humanidades y las ciencias sociales deben analizar las consecuencias del uso del conocimiento científico según se aplique para el interés de diversos sectores sociales”, afirma.

 

¿Cuáles son tus temas de trabajo como investigador?

En el curso de mi carrera desarrollé dos líneas de investigación bien diferenciadas. Mi formación de doctorado y mi primer libro importante fueron sobre cuestiones de historia europea, específicamente de Rusia. En esta etapa indagué sobre la formación de la idea de Europa Oriental durante los siglos XVIII y XIX. Más adelante comencé a estudiar cuestiones de identidad étnica y de clase en la Argentina del siglo XX, línea bajo la cual también publiqué varios trabajos.

 

¿Cómo fue que decidiste cambiar tan drásticamente de objeto de estudio? ¿Encontrás algunos puntos de conexión entre ambos?

El viraje a temas argentinos fue menos drástico de lo que parece. En mi investigación sobre la formación de la idea de Europa Oriental dediqué mucha atención a otra idea nueva que nació casi junto con ella, que es la de clase media. En la formación de una identidad occidental, fue central la idea de que la clase media era el motor de la civilización y de la libertad y que, en contraste, la ausencia de esta clase explicaba el atraso y la barbarie de Rusia y de Europa Oriental. Naturalmente, se trataba de un discurso profundamente ideológico, que hacía de la clase media -que en el siglo XIX era sinónimo de burguesía- el grupo social al que debíamos agradecer todo lo bueno que había traído la historia. De allí, al constatar que no había investigaciones sobre este tema en Argentina, casi inevitablemente me vi atraído por investigar cómo había sido el ingreso de la idea de clase media en nuestro país y de qué manera había formateado las identidades sociales y políticas locales.

 

¿Qué significado tiene para vos haber ganado el Premio Houssay?

La obtención del premio representa un estímulo para seguir adelante con mi trabajo, pero además resulta gratificante en tanto es un reconocimiento de un jurado compuesto por otros científicos y académicos del campo de las humanidades.