06/09/2014 | CICLO DE ENTREVISTA
“Este descubrimiento permitirá ampliar el conocimiento de estos enormes dinosaurios”
El paleontólogo del CONICET Fernando Novas participó del equipo que describió un nuevo titanosaurio saurópodo de aproximadamente 60 toneladas y 26 metros de largo.
Dreadnoughtus schrani, el nuevo titanosaurio saurópodo. Imágenes: gentileza Jennifer Hall, Mark A. Klingler y Kenneth Lacovara.

Los titanosaurios, dinosaurios herbívoros de gran tamaño, poblaron la Tierra hacia el fines de la Era Mesozoica, entre 120 a 70 millones de años atrás. Esta familia agrupa especies de diferentes tamaños, entre los que se encuentran los animales terrestres más grandes que hayan existido.

En la provincia de Santa Cruz un grupo de científicos dirigidos por Kenneth Lacovara, de la Universidad de Drexel, Filadelfia, Estados Unidos, hallaron gran parte del esqueleto postcranial de un nuevo titanosaurio, llamado Dreadnoughtus schrani.

El paleontólogo argentino Fernando Novas, investigador principal del CONICET en el Museo Argentino de Ciencias Naturales “Bernardino Rivadavia” (MACN-CONICET) y miembro del equipo de trabajo, explica las características de este nuevo ejemplar y la importancia de su hallazgo, que fue publicado en la revista Scientific reports.

 

¿Cuál es la importancia de haber encontrado este espécimen?

Se trata del esqueleto de dinosaurio gigante más completo hallado hasta ahora, aunque no el más grande de todos. Por la gran cantidad de material hallado, este descubrimiento permitirá ampliar el conocimiento que tenemos sobre estos enormes dinosaurios, los titanosaurios saurópodos, porque al tener un ejemplar más completo se pueden establecer con más datos más precisos de las relaciones de parentesco de los titanosaurios gigantes.

 

¿Qué dimensiones tiene?

Dreadnoughtus schrani midió aproximadamente 26 metros y pesó alrededor de 60 toneladas. Pertenecía al gran grupo de dinosaurios herbívoros Titanosaurios, dentro de las cuales hay una enorme diversidad de especies: el Argentinosaurus, el Futalognkosaurus, el Puertasaurus, y que ahora se suma este nuevo.

 

¿Cuál es la expectativa en la paleontología respecto a los conocimientos que se pueden deducir del ambiente patagónico durante el Mesozoico?

Lo interesante es intentar dilucidar cuáles habrían sido los condicionamientos paleoambientales y paleoecológicos que hicieron de la Patagonia el “hogar” apropiado, para que, a lo largo de millones de años, distintas especies de súper-dinosaurios tuvieran oportunidad de prosperar. Ese es uno de los principales interrogantes que aún no tienen respuesta: ¿Por qué aquí y no en otro lugar del mundo, evolucionaron y dominaron dinosaurios tan gigantescos?

 

¿Cuáles son los antecedentes de este hallazgo?

Ya desde fines del 1800 se habían descubierto fósiles de dinosaurios enormes, pero consistían en esqueletos fragmentarios, tal vez una pata o parte de la columna vertebral. A partir de 1999 comenzamos a realizar exploraciones paleontólógicas en el sector sudoeste de la Provincia de Santa Cruz y tuvimos la fortuna de descubrir nuevas especies de dinosaurios, tanto herbívoros como carnívoros, que bautizamos en distintos trabajos científicos. Esto llamó la atención del doctor Kenneth Lacovara, quien se sintió interesado en prospectar esta región patagónica en busca de nuevos materiales. Las diversas piezas halladas del Dreadnoughtus están actualmente en Filadelfia para finalizar con el estudio comparativo. El año próximo serán devueltas al país y alojadas definitivamente en el Museo “Padre Molina” de Río Gallegos.

  • Por María Bocconi.